20161216

El Botones Sacarino ¿por Jordi David Redo?

Data Estel·lar botooooneeees Divendres 20161216

Hubo un excepcional dibujante apócrifo en la Editorial Bruguera en unas fechas aproximadamente entre 1980 y 1983. Lo conozco como "el dibujante de los ojos entrecerrados" porque uno de los rasgos de las caras que hace es sacarlas con los cerrados o entrecerrados, como parpadeando. 

En la historieta El Botones Sacarino Seguro a todo riesgo. Revista Super Tio Vivo número 101, de 1981. Numerito: 26875.

Soy consciente de que se puede encontrar o aproximar el mes pero me interesa destacar que la editorial decidió no afinar la fecha con algún objetivo: puede que el de mantener más tiempo en circulación comercial la revista haciendo que fuera "nueva". Ignoro si a algún comprador le importaba mucho o si la compraba por el contenido, siempre que no la hubiera leído no se la poseyera anteriormente, claro.

El guionista, como era habitual está acreditado: "guión: J. de Cos", es decir, Jesús de Cos, quien luego se convertiría en la solvente contraparte de Miguel en Ricky y Los Desahuciados, Bum Bum y Los Desahuciados  o simplemente Los Desahuciados, y en Fernández, de cuando nadie hablaba de juegos de rol ni de mundos de batalla ni de realidades alternativas de forma común...

Por la estupidez de los editores perdimos a ese estupendo dúo humorístico. 
¿De qué me sirve a mí, pobre lector, que su hermano Manuel de Cos sea un directivo de la editorial y así salga mencionado en los superhumores si perdimos al guionista? Es curioso que el mal que aqueja a tantas organizaciones y, en lo que nos atañe, al mundo de la edición y los tebeos, se ejemplifique en estos hermanos: el que daba contenido sabroso, cómico y de guión es suprimido y no sabemos ni qué hizo después ni si hizo algo relacionado con los guiones o la escritura o el humor... pero sospechamos que no. Se iría a vender gambas. El segundo es uno de tantos nombres que salen en listados más o menos largos de gente que no dibuja, no guioniza, no entinta y no crea historias. Casos aún más salvajes son los listados de Panini Comics (con los traductores y demás escondidos entre el 2004 y  el 2016 en letras minúsculas) o los listados de DC Comics con miríadas de vicepresidentes (la invasión de los vicepresidentes).

El dibujante no sale accredictado y hemos acabado entendiendo que "el dibujante de los ojos entrecerrados" pueda ser Jordi David Redo o Redó. Luego pasó a Disney, etc. Por tanto, otro dibujante al que no dejaron desarrollar su tarea en una editorial española que hiciera tebeos para niños o jóvenes. Porque a los editores les ha dado asco el público infantil durante décadas, y he ahí montones de exposiciones de los años 1980 y 1990 en salones de comics o los artículos sesudos que le dejan a uno estupefacto que nos dicen mucho al no hablarnos nunca sobre la historieta infantil o juvenil de masas, si no es para asociarla al vídeo, a los vídejuegos, a la tele, o a la realidad aumentada, siempre evitando cuidadosamente decirnos que en Alemania, Italia, Estados Unidos, Japón o Países Bajos, cada uno con sus géneros o sus intereses, sí que editaban para el público infantil, o que en España sí existía un relativamente fértil sector del libro infantil en mil formatos, estilos, géneros y demás. Freud mata al padre... en la España/Catalunya que conocemos los intelectuales y los articulistas y los opinadores matan al hijo, o al niño, o aquello que ellos creen que fueron alguna vez para quejarse, a renglón seguido, de la falta de renovación generacional.

La causa de denominarlo "el dibujante de los ojos entrecerrados": p1v1, p1v5, p1v10, p2v7, p2v8 (aunque se puede intepretar que esa viñeta es una imitación de ojos cerrados ibañezcos para indicar resolución, acto mecánico repetitivo, decisión o incluso chulería en la acción), p3v4, p3v6, p3v8.





Las imágenes son fotos. Podrían haberse escaneado pero, ah, los impondereables de la informática de los que ya hablaban los griegos y los escitas.

A cambio, no eliminamos la historieta Agamenón: Vino rancio, por el gran Nené Estivill, siempre fiel a su estilo.

Es una historieta simpática, pese a las situaciones de golpes y porrazos.

El agente de seguros de El Tortazo Supersónico es un personaje digno de haber sido reutilizado en otras historietas. Hubiera dado mucho juego porque ya no es el señor Mesmaeker intentando hacer negocios con el editor de Dupuis con el presi o el dire del Aullido Vespertino, sino que se trata casi de un personaje casanyiano pero pasado por J.Cos, un tipo que llega pisando fuerte, y que no se va a amilanar por un cangrejo, un ratón, cuatro petardos o gente que se tira de los edificios.

Es un paso más allá del agente de seguros que va de casa en casa en los chistes. Me recuerda a casos reales, la verdad, de empresas que entran a vender servicios de internet, de informática, de audio, de calefacción o de lo que sea, y que luego son un incordio más metidos en la empresa cliente. ¿Os han dicho alguna vez que una pantalla que te deja ciego es por culpa de tus ojos y no devolver ni dinero ni cambiar la máquina? Pues está basado en hechos reales.

Queremos más historietas con este agente de seguros. Redo o The_Eva o quien sea... 

Como muchos no habréis visto historietas apócrifas o, peor, habréis visto las del Equipo B (imposible dibujar con tanta desgana: aquella portadas del Mortadelo de 1987-1988, puaj) o con los restos del Bruguera Equip... en esta historieta del Botones Sacarino tenemos un dibujo muy aceptable, que resigue el estilo de Ibáñez, y solamente se separa para no rellenar tanto la página porque el dibujante no sabe dibujar así o no sabe dibujar tan bien o no le pagan tanto o hay que ir más rápido por necesidades de la empresa. 


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada