20181228

Plastificar un tebeo

Data Estel·lar povero Divendres 20181228

Me contaron en el 2018 que plastificar un tebeo o un libro hacía que se redujera su valor de mercado. 
Así que me resignaré a ser pobre. O a no vender mis tebeos. ¿Es mejor tirarlos?

Para el 2017 casi todo lo que había adquirido iba forrado. Los primeros tomos de tebeos y libros forrados, ahí estaban, intactos. ¿En alguno había algún leve amarilleamiento interior? Pues en los que no lo tenían o en los que vendían en los mercadillos, podía haber rastros de humedad...

En el 2012 ya había leído lo malo que era forrar libros porque no sé qué de que el plástico se ensuciaba, se despegaba... que no lo pongas, gimoteaban.

En el 2007 me dijo alguien de una biblioteca escolar que forraba con ese plástico de bolsa transparente que no pega y cachos de celo.

Hacia 1999 quise conservar mis primeros Bibliotecas Marvel, sobretodo las aristas... para acabar con todas las tapas. 
En el 1997 tuvo que ser la primera vez que recurrimos a salvar un antiguo libro a base de limpiarlo, hacerle un nuevo lomo, pintarlo con los colores más adecuados (con plastidecors de los años 1980, ceras pastel y lápices de colores de los años 1970). Luego se forró. El libro ahí está.

Así que nuestra experiencia de forrar libros y tebeos es altamente positiva. Se robustecen unas tapas habitualmente de tan poca calidad que ya vienen abiertas las aristas en las tiendas, y encima te enteras en casa. Puedes acumular material encima, porque el espacio es finito y se acaba. Se pueden limpiar con trapo, con papel de cocina, del báter o con bayeta, con o sin alcohol de quemar, con o sin KH-7 o con o sin limpiacristales u otro producto húmedo. 

Usando de ejemplo un tebeo que AÚN NO HE LEÍDO, el Biblioteca Marvel: Los 4 Fantásticos número 17, os mostraremos cómo se forra un tebeo. 

Lógicamente, si habéis leído el principio del artículo, pues no nos importa que os parezca una aberración lo de forrar.

Compramos un tebeo viejo. En este caso, el aspecto y presencia es excelente pero lo habitual para lo que somos de reflexionar, de ganar poco dinero, de asegurarnos de lo que queremos o de buscar cosas viejas, es que los libros y tebeos estén desgastadillos. No es raro que den asco y que nos tiren p'atrás. La gran solución es esperar a que reediten, pero eso te hacer perder una vida. Lo siguiente es buscar un tomo en mejor estado, cosa que puede suceder pero que pueden pasar años hasta ese momento. Lo final es lanzarse porque ¡por fin! te encuentras con lo que quieres. 

0.- Materiales para pre-forrar: alcohol o similar y algodón o papel.

1.-Alcohol de 96º o alcohol de limpieza y de quemar. Una botella puede durar decenas de libros, y además ser usada para otros menesteres durante ese lapso de tiempo.

2.-Algodón porque el algodón no engaña. ¡Y es cierto! Si hay suciedad que no se ve, el algodón se impregna de negro. Si no quieres malgastar dinero en algodón o te apuro, pues papel de cocina o papel de servilleta o  papel del báter limpio (si no, no sirve, y hablo por estudios teóricos sobre el tema de la International Review of Papers on Paper) y no porque lo hayamos comprobado empíricamente. 

3.-Hay que hacer muchas pasadas, tal vez gastar poco alcohol o tal vez bastante... y en ese "bastante" va el misterio de "pues no parece sucio, si la tapa se ve blanca". El algodón dura más pasadas. El papel se desgasta antes. No parece buena idea usar salvauñas de los de lavar los platos o cualquier otro trapo de ese tipo porque son de material plástico y porque son de colores (verde, amarillo, azul) que pueden acabar pegándose en las tapas. Si encontráis solución a ello, perfecto, porque una especie de salvauñas ocupa más superficie. Cepillo de dientes, ¿no arrastrará el grabado de la tapa? ¿Pincel? ¿Tiene fuerza suficiente para arrastrar la porquería invisible?

4.-La cantidad de tiempo a emplear en ello no es mucho: por libro, entre 2 y 10 minutos, siempre fregando con fuerza. Peor con rústica (tipo antiguo ColecciónOlé) porque no puedes frotar con fuerza para no llevarte el dibujo. Mejor con tapas que tengan ese brillo, esa capa plástica superior.

5.-La limpieza inicial es FUNDAMENTAL: se supone que queremos que la tapa esté en las mejores condiciones porque luego se va a fosilizar, a embalsamar, a proteger del exterior. Es muy difícil desenganchar el forro de plástico, aunque hemos realizado una prueba con un libro viejo de origen bibliotecario pero extrañamente plastificado (en vez de usar el plástico de bolsa de garbanzos). No se garantiza que la tapa quede en condiciones: el mejor de los casos dará un par de jirones en el dibujo de la tapas en lugares que no se vean.

6.-Luego es el momento de decidir si conviene repintar desconchados, si conviene o no retocar rótulos a medias, o colores despintados. Solamente si los tienen. No es el caso del tebeo de nuestro ejemplo.

7.-Si tienes acceso a una gloriosa máquina denominada "guillotinadora" (otros nombres pueden ser usados), úsala cuando consideres que los bordes están asquerosos de sucios o demasiado arrugados o que puedes arreglar problemas de aspecto. Las hay que cortan 400 hojas como mantequilla. Son excelentes... hum, no sé... no quiero pararme en esto y no pondré ni una imagen porque me emociono. Con un leve corte de milímetros igualas grupos de revistas, resuelven problemas de mugre en libros viejos de octava mano...

8.-Materiales para forrar: el tebeo, regla para apretar y evitar burbujas de aire, superficie plana para apretar (una mesa puede servir), tijeras (bien afiladas, el uso continuo con el pegamento del papel impiden que corten bien, pero tienes que forrar mucho: aún tienes el alcohol a mano para limpiar la hoja... que esté limpiaaaaa), papel de forrar Ineta (desde 1998 es el más apto porque es muy barato, porque pega poco y se puede desenganchar, porque lo puedes tirar si se te arruga y no cuesta mucho dinero: desde 2016 pierde consistencia y te puedes encontrar con rollos más débiles). Otras opciones son papeles de forrar demasiado rígidos (Aironfix es agresivo, Ineta y Sadipal son demasiado rígidos), lo que implica que se despeguen al ponerlos (y luego no se vuelvan a pegar: porque es mentira eso de que son reposicionables) o que se despeguen luego o que alteren tanto la consistencia de la tapa original que sea irreconocible o que no se pueda abrir bien o que se despeguen las solapitas del plástico (que sirven para proteger un poco la parte interior tanto como para conseguir pegar bien el papel al interior de la tapa). Que cada cual use la marca que quiera: aquí informamos con los datos de la experiencia.

¿Cutter? ¿Te quieres hacer sangre o qué?

¿Lápiz, boli? ¿Para marcar dónde recortar el papel? Si ya lo ves.



Los pasos para plastificar o forrar un tebeo:


1.- Recortar el papel de tal manera que queden alrededor de la tapa unos pocos centímetros o 1 o 2 cuadrados (3 para los que les sobre el dinero). Lo mejor es hacerlo con el tebeo encima. Todas las marcas de papel de forrar llevan ese tipo de recuadros. Las tijeras, el papel de forrar, la superficie horizontal (vulgo mesa) e incluso el tebeo YA han sido usados. Estamos en el primer paso y ya hemos usado la mayoría de materias primas. 

Pones el librito y lo mueves dentro del espacio del papel. OJO: el lomo también se forra. Tengo comprobado que pocos lomos de pocos libros ocupan más de 1 centímetro pero hay que tener en cuante su existencia. Lo mejor es poner la tapa trasera sobre el papel por la línea de los recuadros. Lo pones sobre su lomo sin desplazar el tomo y luego lo pones sobre la tapa delantera sin haber movido el lomo. Hay una imagen con 2 tebeos del mismo tamaño para que nos hagamos una idea.



2.-Arrancar el papel que no pega del papel adhesivo. Arrojarlo lo más lejos uno para que no se nos pegue. Los papeles de forrar y su contrapartida de papel de noforrar son como boomerangs y como perros de amos imbéciles: que se te pegan a los pies hasta que te ponen nervioso y te quieren comer. Si haces una pelota y la arrojas fuera del habitáculo destinado a forrar libros. te beneficiarás de una paz interior suma.


3.-El papel adhesivo se pone con la parte que no pega tocando la superficie horizontal y la parte que sí pega hacia arriba. Se pone una tapa (la de delante, la de atrás) en el papel. Que quede insertado en el espacio de los 2 cuadraditos de alrededor, por favor, que no queremos líos, que no queremos que sobresalga la parte superior de la tapa porque entonces habremos perdido el tiempo. Antes de ponerlo, mira desde arriba.  

Para ir pegando el primer segmento de las tapas, lo mejor es apretar sobre la mesa. Que si te quieres ayudar de la regla, tú mismo.

 4.-El momento más difícil ha pasado. Pegar una tapa delantera o trasera se puede decir que no tiene vuelta atrás. Recomiendo no arrancar aunque no haya quedado bien o te arriesgas a perder el dibujo. ¿Quedar bien? Puede quedar torcido pero, como has dejado 2 cuadraditos alrededor, no hay peligro de que te quedes con un trozo sin forrar. Y, si pasa es una primera prueba. Ya saldrá mejor... La solución es: poner un trozo de papel de forrar pequeño en esa zona sin forrar, o volverlo a forrar todo, o poner un trozo de papel de forrar en toda esa tapa (solamente la trasera o solamente la delantera). Si quedan burbujas, tranquilo. Mejor eso que arrancar el papel.

5.-Si el papel es bueno, y este rollo lo era (pero no todos los rollos de la misma marca son iguales) y si la temperatura es adecuada (es malo hacerlo con mucho calor, con más de 28-30ºC pero reconozcamos que algunos tenemos más horas para perderlas cuando hace calor que es verano y vacaciones). En la imagen siguiente, tenemos una portada que ha quedado totalmente aceptable.


6.-Se hace girar al papel por la parte del lomo. La superficie horizontal que usamos es una madera de una mesa con lomo redondeado, cosa que nos sirve para hacer pasar por abajo la tapa mientras el papel de forrar se va deslizando y se apretando por la fuerza de la madera. Se pueden usar otros sistemas pero aquí nos estamos ahorrando maquinaría y tiempo. Poco a poco... pero todo el proceso no lleva más de 10 minutos en total... incluso menos. Téngase en cuenta de que es para siempre.


7.-Se puede apreciar la parte sobrante (uno o dos cuadraditos como venimos diciendo) del papel de forrar. Eso se pega en la parte interior. Da igual comenzar por la parte sobrante superior de la tapa que por la inferior que por la de la derecha, pero se puede planificar y poner así: primero la inferior, luego la del lado del lado, ejem, porque pega sobre la de abajo, y luego la de arriba, porque pega sobre la la del lado, así una pega o aguanta a la otra, pero, vamos, que no hay problema por ahí. PERO ESO NO SE HACE AÚN. Te esperas al final.



8.-Para los menos finos, ya estaría, pero ahora es el turno de la regla. Mostramos una regla de propaganda que salió en 1993 en las galleta Lu, no sabemos ni por qué. Es de plástico flexible. En resumen, que es una regla cualquiera que no es de la mejor calidad. Si lo haces con una regla de plástico más rígido, aún tienes mayores garantías de ELIMINAR LAS BURBUJAS DE AIRE, si es que han aparecido. En el caso de que no desaparezcan del todo: la forma finolis ir probando una y otra vez hasta arrinconar la burbuja con una regla (con la presión, vas desplazando el aire) o luego pincharla con una aguja... pero es suficiente pincharla con un boli o con la punta de las tijeras. No queda mal. 

También os digo que algunos tebeos aparentemente mal forrados, que se quedan con rayitas o con burbujas.. ganan una personalidad generalmente acorde a la portada. Nos os gusta que lo hayamos dicho pero callarlo nos harían abandonar el espíritu de La Maginoteca.

Se recortan en diagonal los trozos que sobresalen en la parte superior e inferior del lomo: da igual recortar hacia el lomo o hacia la tapa. Haces pruebas y eliges.

Nos ahorramos cortar los bordes de las aristas. Tú mismo si quieres trabajar más.

9.-Se pegan los bordes que sobresalían en la parte interior. Los trozos recortados de los lomos o de algún otro lado pueden servir para pegarlos entre el final del borde y la parte interior o entre los enganches de las aristas, donde hay papel de forrar de arriba y del lado o de abajo y del lado, y así fortalecer la unión... o, de haberse quedado corto con el papel de forrar en la parte superior o inferior, para unir con el final del papel del otro lado y dificultar que se despegue. 

Vale la pena tener en cuentas todas las posibilidades y hay que optar por maximizar el uso del material... un poco de ecología por favor, aunque sepamos que las empresas fabricantas son mas guarras que nada y tiran material cada mes como servir a todo un país en un año. Véanse los contenedores en polígonos industriales.


10.- Enseñarlo: es que queda tan bonito.

11.-Guardarlo apretado bajo un peso, por ejemplo, bajo otros libros o tebeos, durante un par de días, aunque lo pegado pegado está. 

Aquí os muestro dos tebeos , uno junto a otro. El de la izquierda (BM:DD 11) aún no está forrado. Puede que sea el momento de limpiarlo yi de pintar esa arista desgastada y blanquinosa de color rojizo. Yo optaría por un Staedler Lumicolor u otro rotu imborrable de color rojo. Es un trozo pequeño y no se va a notar la diferencia de color. Si es negro, el imborrable negro es óptimo.



12.-Leer en orden desde el primer número que se tenga.

13.-Ordenar con los demás de la cole en su estantería, caja, cajón o donde sea.


Si has usado un BM, ¿por qué no comprarte un tomo nuevo en vez... Pues porque igual lo tienes por casa o porque igual esto solamente es un ejemplo o porque LO MISMO es conveniente hacerlo con un tomo nuevo con tapas frágiles.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada