20120726

Deportes Pegados: EL SOFAR

Data Estel·lar

Deportes Pegados... en el blog. Sports Emplâtrés Sur Le Blog a l'honneur de rendre hommage à la plus interessant que j'ai aurais connu. Bien sûr, c'est la Section R.

 SECCIÓN R: EL SOFAR
COLOFÓN DE LA SERIE 
DEPORTES PEGADOS... EN EL BLOG. 

La Section R es una serie de ambientación polideportiva desarrollada por los mismos autores de Eric Castel, el famoso jugador del Barça. Como no sigo el fútbol nunca he sabido si coincidió en el equipo con Oliver Atom.

 
La Editorial Bruguera ha sido que yo sepa, la única que se ha dignado en acercarnos esta bien pensada serie, olvidada y abandonada por teóricos, lectores, aficionados y sobretodo editores, aumentada por por esa démontration par des maisons d'éditions françoises ou belgues de n'avoir aucun interêt sur le marché réellement éuropeen pour vendre ses produits et ses bande dessinées directement,

Sin embargo, Editorial Bruguera, fiel a su mala costumbre evitó darnos los nombres de los autores y únicamente señaló que el  copyrigth pertenecía a Éditions du Lombard.

Según parece, guión y dibujo corren a cargo de Raymond Reding. ¿Únicamente? el color es de Françoise Hugues, por lo que la edición de Bruguera, en este caso, evidentemente sí que atentaría contra la obra original, puesto que uno de sus autores no sale reflejado. Aunque es cierto que muchas veces hemos oído la música sin la letra o hemos leído la letra sin la música, y se nos ha dicho que también estaba bien.

En definitiva, Bruguera opta otra vez por el bitono rojo, que yo denomino tricolor blanco/negro/rojo, con sus gamas intermedias de grises (blanco+negro) o de color rosa-carne (rojo+blanco).

Por lo poco que sé, la Sección R es un grupo de periodistas de esos que actúan como detectives -el género belga por excelencia-. Son belgas, de los que viven en Bélgica, y eso se agradece... que no escondar que son belgas, me da igual que flamencos o valones, aunque no me molesta que también me lo puedan remarcar. Tintín es belga porque nos lo dicen en las enciclopedias, pero tuvieron que sacar un libro -Tintin Chez Les Belguez- para que me lo creyera de vedad. Spirou y Fantasio... son belgas, pero yo diría que en varias aventuras viven en Francia, o tienen sus aventuras por allí, o van a comprar material fotográfico a alguna céntrica avenida parisina. En El Anderlés ( L'anderlechtois), una emotiva historia, vemos que recorren buena parte de Bélgica. Aunque es cierto que la historia sería mejor de haberlos visto por todas sus etapas, con anécdotas variadas, hasta llegar al tramo final. Lo que vemos en la historia es únicamente un mapa. Algún día habrá que completar el guión con esas etapas intermedias. El tomo se publicó en 1982, años después de su salida en Bruguera. Las portadas son espantosas: una manera como otra de destruir una BD interesante..

Su género es el deportivo. Ellos mismos son deportistas y además trabajan para la prensa deportiva. De alguna manera hay algo didáctico: una especie de documental sobre cómo es tal sitio -un estadio, un club de fútbol- o cómo tiene que ser el entrenamiento de un deportista, como vemos en El Sofar. Título original: Le Sophar de Sophie, un juego de palabras a lo francófono. El nombre de la protagonista... lo tenemos también más visto que el tebeo. En álbum en 1976, osea, después, de su paso por Bruguera.


Esta historia, en concreto, es fascinante por la cantidad de elementos que aparecen en tan pocas páginas: edificios, barcas, grupos de música pop, nadadores, ciegos, tecnología, horarios de entrenamiento, enfrentamiento entre amigos... Acabar la historia supone contar el número de páginas... tan pocas y tantas cosas explicadas, y unos personajes que uno acaba conociendo. He leído esta historia de muchas formas, porque la tengo en una revista sin tapas que por el 2010 averigué que debía de ser el Sacarino Extra de Primavera. Abril 1975. Sección R: El Sofar. Numerito: 27323. Editions du Lombard. Bruxelles-1975.

A veces pensaba que el inicio estaba por una página o por otra. Como es habitual que las revistas dividan, como en la tele, la historietas largas con un intermedio -"continúa en página tal", pues no me parecía raro. Pero la historia es tan sólida, o así me lo parece, que no se resiente. Y está tan bien dibujada que da igual.
 Y encima tenemos un misterio de mecánica, física o ingeniería. Del que se da cuenta Sofía (Sophie), que no deja de ser la típica listorra francobelga metomentodo, descendiente de una tradición tintiniana..

Por otro lado, llegué a poner esta historieta como la que daba inicio a la revista... No era así... pero ¿por dónde estaba el principio de una revista sin tapas? (entonces aún no me fijaba en los números de página)... Indudabeblemente es lo más importante de la revista... tiene que estar al principio, como suelen hacer siempre en las revistas Bruguera. ¿Por qué lo mejor iba a estar enmedio?

Puede que por imitación del modelo francobelga... pero puede que porque esta revista, como tantas de la época, es un álbum de tapa blanda rodeado de historietas cortas cómicas frecuentemente refritas o reeditadas. Y a eso vamos a contiuación.


La casualidad hizo que localizase en el Sacarino número 11, con fecha 19750414, este anuncio artístico, sobre la próxima publicación de esa revista donde salía El Sofar, y donde la misma se anuncia con el apelativo de "aventura completa", lo que sugiéreme que es como un álbum (con La Brigada Fantástica, que es una serie, no se dice lo mismo).. Es muy de la epoca este tipo de anuncios, y muy llamativo, aunque nada tiene que ver con el interior ni con la portada. ¿De quién será el dibujo? ¿Del portadista Sanchís?

  A CONTINUACIÓN, UN ROLLAZO DE ESOS QUE MARCAN ÉPOCA 
Y QUE AGRADARÁ, A BUEN SEGURO, 
AL LECTOR O LECTORA QUE LOS PUDIERA HABER ECHADO EN FALTA ÚLTIMAMENTE

¿Por qué Editorial Bruguera no publicó álbums de esta colección? Que yo sepa, Bruguera apenas publicaba álbums. Hizo intentos desde los años 40 de hacer tomos de personajes unitarios, Magos del Lápiz, que superaran el formato del cuadernillo de aventura, especie comic-book en tanto que sale un único personaje y sus historietas son de continuará. Volvió a hacer el intento a partir de 1970-1971, con los tomos de Magos del Humor o de Ases del Humor, o de Colección Olé, de los que sólo sobrevivieron los de Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape o Sacarino (este último en muchísima menos medida), en una operación editorial que produjo un efecto monocultivo que no fue positivo para el sector a medio ni largo plazo. ¿Era lo único que se vendía? ¿La gente no compraba el tomo de Doña Lío o de Don Pío o de Aspirino y Colodión? (frase en formato economista: "el número de compradores era insuficiente para compensar el coste")¿Lo compraban menos? ¿No había páginas suficientes? Además sacan tomos unitarios para Esther y Su Mundo o para Joyas Literarias, Capitán Trueno, Jabato o El Corsario de Hierro. En los años 80 intentaron diversificar la oferta, con Benito Boniato, Superlópez o Los Pitufos. Y con Pulgarcito, que obtiene coleccionesole y un no-superhumor (no se indica que sea superhumor, por tanto... ). Para colecciones de estilo realista de historietas femeninas sacan Joyas Femeninas, con Emma, Cathy La Chica Gato o Los Extraordinarios Relatos del Tío Arthur... Sacan una colección paralela  la Colección Olé, titulada Colección Bravo, agrupada en tomos de nombre Gran Bravo, para BermudilloPopeye o Betty Boop. De nuevo, es fugaz, y la mecha se acaba el mismo año 1982. Con todo, sacarán la Colección Jet Bruguera, con personajes francobelgas de estilo de dibujo realista. Esta lista no ha sido exhaustiva.

Sin embargo, el formato álbum que Grijalbo (Ediciones Junior-Grijalbo-Dargaud, se ve que le cambiaban el nombre cada mes y medio), La Cúpula, Norma, Timun Man o tantas editoriales consideran como el gran formato, en Bruguera no es apreciado... como no lo será en su sucesora, Ediciones B-Grupo Zeta hasta mediados de los años 90, cuando cierren las revistas. Si vemos el nivel de fracaso de colecciones de álbums, podemos pensar que, pese a una victoria cada tanto -Astérix, Tintín- o colecciones que se mantuvieron en el tiempo, como Spirou, o los tomos de la Colección Cimoc- lo cierto es que el formato álbum no debió de ser la panacea durante mucho tiempo, pese a la creciente crisis de las revistas.
Desconozco los detalles, pero es posible que un álbum en condiciones sea más barato de fabricar en el sentido de tomar los derechos de un único personaje y publicar su historia completa, con lo que se consigue un lector, cada vez los había más que prefería una historia completa y no fraccionada. ¿Influencia de la tele y el cine que ofrecen historias completas? Sin embargo, a la vez crecían los juegos de rol o similares con partidas fraccionadas en diferentes sesiones, o los vídeojuegos cuyas partidas se podían grabar. O tal vez se me junten las fechas, y esto sucediera varios años después y afectara a otro tipo de público, el que luego daría su favor al manga que volvía a partir indefinidamente las tramas. ¿Lo que no quería el público eran revistas o eran esos contenidos? ¿O había otra cosa?, pregunta que hago porque a mí sí me van esos contenidos. En cuanto a los contenidos  y las revistas, durante los años 80 y hata finales de los 90, unos veinte años, las revistas de superhéroes mantuvieron un público afín, en tanto las otras desaparecían para convertir parte y sólo parte de sus personajes y sus series en álbums. Entrados los años 00 aún vemos un contingente nada despreciable de revista de grapa de superhéroes, pese a un creciente e imparabla formato semejante al álbum de tapa blanda tipo colecciónole.

Es posible, por tanto, que también hubiera un mayor gasto, frente al menor descrito como hipótesis en el párrafo anterior, en el apartado de cuidar más la edición, con una mejor encuadernación, no únicamente de más lujo sino de más fortaleza. Los álbums no han sido ejemplo de fortaleza física ante las adversidades. No resisten más a una mancha de aceite o de café, no resisten más a los bichos ni a la humedad ni ocupan menos espacio. La gente flipa de ilusión ante el formato álbum pero algo tuvo que haber en los cálculos económicos de Editorial Bruguera para evitarlos al máximo... o simplemente se repartieron el mercado con las otras editoriales, al ceder los derechos de Astérix para álbums a otra editorial, como pudiera ser Grijalbo pese a que Bruguera los había publicado ya antes. Es decir, sugiero que tal vez no perdieron los derechos sino que pactaron que unos se quedaban con revistas ("prepublicación") y otros con álbums ("publicación"), de igual manera que los supermercados, hipers y centros comerciales tienen repartidos los territorios entre ellos para no hacerse la competencia.

El cuerpo me pide repetir otro "sin embargo", la cantidad de historietas de cuarentaytantas páginas, procedente del Territorio Francófono Europeo o incluso del Reino Unido, es extensa, y también debería ser tema de blog. Sirve para ordenar el tipo de revistas, sobretodo Extras y Especiales, a la hora de pararse en una parada de mercadillo con tebeos viejos. La decisión de compra puede ir menos por las historietas cómicas, que suelen ser refritos que tal vez tenemos más vistos que el tebeo (ejemjem) y  más por el hecho de tal historieta larga -un Joyas Literarias que no se tiene o que se leyó antaño- o una historieta de Bob Morane o Ric Hochet o Jonnhy Hazard (personaje que tanto gusta a mi colega, el Perrito Piloto).

Puede ser, por tanto, que esa cantidad enorme de historietas, de series, autores o personajes que jamás tuvieron albums pese a que sí los tenían en el Territorio Francófono Europeo, tuviera que ver con el poder adquisitivo medio de las familias españolas, que aceptarían pagar menos por una revista a más por un álbum, pese a que la revista fuera más perecedera en la teoría. En la práctica, las revistas de grapa o incluso las encoladas de Bruguera han resistido carros y carretas. Otra cosa es que la gente las haya tirado a la basura, cosa que también ha sucedido con álbums de tapa dura. Porque ya eres grande, porque hay que hacer sitio, porque para qué quieres esto pero, en la profundidad del comportamiento, porque la cultura del usar y tirar se había hecho un hueco inmenso y creciente en la mente del consumidor ibérico.

De todo es magma surge la idea maginotécnica de que, en realidad, muchas revistas Bruguera desde mediados de los setenta y durante los ochenta, o sea, desde que se instaura como normal lo que a nivel de portada es "especial" o "extra" o "super", se convierten en álbums de tapa blanda rodeados por un envoltorio de historietas cómicas refritas. Evidentemente, no niego que haya revistas cuya historieta larga -policíaca o un Joyas- fuera también un refrito. O que hubiera historietas cómicas, de autores propios o importados, que no fueran refritos. Sin embargo, lo que he podido ver, y la luz que aporta la colección Clásicos RBA de Antoni Guiral, lo hace más evidente, es que centenares de páginas de personajes muy comunes, como Anacleto o La Abuelita Paz o Los Señores de Alcorcón o Rompetechos... no eran historietas nuevas, sino refritos, en ocasiones antiguos, o incluso extraídos de la misma revista de años antes (véase la etapa azul y naranja de la revista Tio Vivo entre 1969 y los años setenta).

Si nos vamos a los Extras y Especiales, muchas veces nos encontramos con sorpresas tristes: falta de adecuación al tema presentado en la portada. Esto será más evidente durante la crisis final de Bruguera, que en el caso de los Extras y Especiales ya se nota a partir de 1984, y no sólo en 1986.

Si nos fijamos en los numeritos que hay al final de cada historieta, sobre la última viñeta (también pueden aparecer a veces en otros sitios), podemos tener la sorpresa de que no existan... y eso es porque nos encontramos ante historietas refritas, repetidas o reeditadas, llámense como uno quiera. Pero también es posible que el numerito no se parezca al de las revistas o historietas de la época. Un "05000" en el año 1979, cuando tendría que ser un número mucho más alto, y eso se ve si se compara con los numeritos de historietas de revistas semanales, de portadas, de historietas de Mortadelo y Filemón... y las de apócrifos pueden ser una buena guía, o las historietas de Superlópez.

El estilo gráfico también puede cantar, no tanto por el dibujo en sí mismo ni por el guión... porque puede ser que sea tan excelente como intemporal. O puede ser que hayan modificado los técnicos editoriales alguna comparación antigua (un cantante de moda en el año 1967 por otro de 1977), aunque es algo muy sutil, y sólo lo ves si vas a buscando ese tipo de referencias, si te pones con el buscadorespasa o si tienes las dos versiones de la historieta y recuerdas que las tienes y las localizas. Es posible, sin embargo, que la diferencia sea un mayor número de viñetas, apiñadas en poco espacio, tres viñetas por franja y seis franjas por páginas a finales de los setenta nos lanza una razonable sospecha.

¿Por qué los refritos? Para rellenar páginas de la gran máquina de comer papel que era Bruguera. Y porque eso abarata indudablemente la publicación de las historietas largas en formato completo tipo álbum en un Extra.

La idea que lanzo es la siguiente: Editorial Bruguera publicó álbums a su manera. Se adecuó a un mercado con menor poder adquisitivo que el francés y con menor interés por comprar tapas duras -un tebeo,una revista, es algo de usar y tirar y no merece la pena darle más vueltas, aunque luego se conserve mucho tiempo-. Y esos álbums serán de tapa blanda, con aspecto de revistas pero más caras, se les llamará con un nombre popular -Sacarino, Zipi y Zape, Mortadelo, Tio Vivo- y se le añadirá la palabra Extra, Especial o incluso Super. En el momento de máximo esplendor, revistas de 144 páginas (Mortadelo Gigante) de 100 largas páginas, con las que se lucha por el monopolio y contra la creciente inflación en una huida hacia adelante: en 1975 llega el choque de la crisis del petróleo de 1973, tras dos años de un gobierno de listos, típicos en la Historia Económica de España, todos con unos carrerones y una oposiciones opusdeistas a jefazusmaximus de la Administración y tal, y que subvencionó el petróleo -materia prima básica- durante dos años, facilitando que el consumidor intermedio o final gastase más en vez de ahorrar (entonces se inventa por ahí fuera  la quinta marcha de los coches, para gastar menos gasolina)... el choque estaba preparado. Se aumenta precio pero se aumentan páginas... se rellenas de refritos pero se publican historietas completas francobelgas con grandes dibujos e interesantes guiones, o historietas británicas de aventuras de dibujos mediocres y guiones con algunas ideas potables y sentido de lo que es la narración corta (una marca británica)... hacen álbums de tapa blanda en formato revista.

Es lo que creo que sucede con El Sofar.

2 comentaris:

MIGUEL ha dit...

La portada del Extra de Primavera de Sacarino es claramente de José Luis Sagasti. Sagasti provenía del mundo de la publicidad, y llegó a dirigir el departamento artístico de Bruguera (el estudio donde se entintaban los originales de Raf, Ibáñez o Escobar y también se coloreaban portadas, etc). Los dibujos promocionales de Sagasti son muy frecuentes en esa época.

maginelmago ha dit...

Gracias por la aclaración. Habrás visto que entre julio y octubre del 2013 hay varios mensajes con este tipo de anuncios dibujados por Sagasty (José Luis Sagasti). Me cuesta identificarlos al no ir firmados y no encontrarles rasgos distintivos específicos.