20211002

Los grandes medios de Paganel: activar un volcán

  Data Estel·lar monoparlant Dissabte 20211002

 Los grandes medios de Paganel es el título del Capítulo XV de Los Hijos del Capitán Grant en el Océano Pacífico o Les Enfants du Capitaine Grant. Océan Pacifique, así con un punto en vez de una preposición, según la versión original francesa de 1865 (según mi edición) o 1866-1867 según algunas explicaciones del propio texto de la novela de Jules Verne, conocido como Julio Verne en el ámbito hispanohablante.

 

Según jverne.net, las fechas van más hacia 1867-1868 y desmienten, así a la editorial Orbis: que digo yo que no es tan difícil para una editorial poner los datos más o menos correctos. ¡Para que te fies de alguien!

Les enfants du capitaine Grant

(Los hijos del Capitán Grant). Tres volúmenes

  • Les enfants du capitaine Grant. Publicada en Magasin d’Education et de Récréation. Período de publicación: 20 de diciembre de 1865 (volumen 4, número 43) – 5 de diciembre de 1867 (volumen 8, número 90).
  • (Primera parte) Les enfants du capitaine Grant. Voyage autour du monde. L’Amérique du Sud. Publicada el 6 de mayo de 1867.
    (Segunda parte) Les enfants du capitaine Grant. Voyage autour du monde. L’Australie. Publicada el 15 de julio de 1867.
    (Tercera parte) Les enfants du capitaine Grant. Voyage autour du monde. L’Océan pacifique. Publicada el 28 de enero de 1868.
  • Les enfants du capitaine Grant. Voyage autour du monde. Volumen doble (triple) publicado el 23 de junio de 1868. (175 ilustraciones de Riou, grabados de Pannemaker).

 Paganel, secretario de la Sociedad Geográfica de París, es el geógrafo en un sentido amplio, experto enciclopédico en las Ciencias Sociales de la Geografía Física o Política. El clima, los ríos, montañas, paisajes pero también todo lo concerniente a los exploradores y a los indígenas, nada de ellos escapa a su memoria y capacidad explicativa durante páginas y páginas.  La debilidad es el despiste. Se le describe como despistado: se equivoca de barco y así comienza su aventura y la del lector, al unirse a la Expedición de la familia Glenarvan para encontrar al Capitán Grant, un escocés que quiere montar una colonia de Nueva Escocia en algún lugar de los mares sureños para escapar del imperio inglés que impide el desarrollo nacional escocés con otras palabras pero es lo que se destila de Jules Verne cuando menciona el tema y cuando cita a Walter Scott y cuando habla de "la revolución escocesa" que es un fenómeno que sí se contó en 2ºBUP en Geografía Social y Política, y que iba precedido por las palabras "enclosure" y "openfields" o como el Capitalismo robó las tierras comunales a comarcas y provincias completas fabricando hambre, pobreza y mano de obra que tuvo que emigrar hacia las ciudades industriales para deslomarse, ensuciarse y seguir pasando hambre, desgracias y muerte por accidentes y enfermedades como cuenta el mangaka Charles Dickens una y otra vez... aunque para él todos acaben ricos y bien casado, claro... una forma de censura como otra.  Otro gallo cantaría si Verne hubiera tenido que contar lo mismo sobre un territorio francés porque en La Invasión del Mar maltrata mucho a los bereberes/imazhigen porque se oponen a los megalómanos proyectos imperiales y antiecologistas franceses, basado en un proyecto real que Francia y luego Alemania intentaron llevar a cabo para crear un mar saharaui sin importarles ni las poblaciones invadidas por los imperios europeos y por el mar ni los cambio climáticos ni las alteraciones de las mareas y de las costas mediterráneas. Pero Escocia ha tenido vínculos con Francia, con el Catolicismo más que con el Anglicismo o con las ramas protestantes, etc, etc. 

 

Por cierto, se ve que en 1859 ya había estado en Escocia según jverne.net: 

En 1859, Verne viajó a Inglaterra y Escocia, junto a su amigo Aristide Hignard, siguiendo el itinerario: Bordeaux, Liverpool, Edinburgh, Escocia, Londres, etc. Se publicó recientemente su relato Viaje con rodeos a Inglaterra y Escocia, escrito a partir de las vivencias de este viaje.

Por lo demás, y aunque se intenta forzar, no hay apenas más rasgos de despiste. El más importante, más bien parece un caso de psicoanálisis antes que ese planteamiento fuera conocido por Freud en el siglo XX. Estamos en el siglo XIX, la colonización europea está en marcha, los imperios coloniales aún no han demostrado su ferocidad de manera plena aunque Verne ya nos cuenta el genocidio británico-inglés contra los maorís o zeolandeses como son denominados. ¡En un libro de 1865! No de 1965 ni de 1985 ni de 2005.

 Es una trilogía que lo tiene todo. No está todo perfectamente hilvanado. Faltan datos y detalles. Faltaría, no sé si un libro más contando de manera prolija tanto el viaje del yate Duncan, el mejor de las islas Británicas, mientras el resto de los expedicionarios atraviesan un continente o gran isla, América del Sur, Australia o Nueva Zelanda, como explicar el enamoramiento de Mary Grant, hija del capitán de unos 17 años  y hermana de Roberto, quien obtiene un extremo protagonismo pese a tener unos 12 años, que debería se compensado por más rol para la hermana. Lógicamente aquí podemos utilizar un criterio feminista: la aventura de él es aprender de manera aventurera para ser un marino y suceder a su padre en e puesto de una empresa con alta representación social exterior a la familia, en tanto la gran aventura de ella es casarse con un buen partido, el capitán John Mangles, miembro del clan Glenarvan a quien debe toda su formación y carrera. En realidad, nada nuevo bajo el sol... incluso con carreras y dinero, el objetivo es más dinero. Así que nos faltaría un Los Hijos del Capitán Grant en el Atlántico Sur, con ese planteamiento: Mary Grant y John Mangles ennoviándose. Lady Elena Glenarvan y la cocinera señora Olbinett, esposa del stewart del mismo apelllido, que es una mezcla de mayordomo, criado y cocinero de Lord Glenarvan quien los acompaña en las aventuras terrestres... la muerte de su esposa a manos de los piratas apenas genera un párrafo pero ningún recuerdo posterior ni ningún "despiste" ni se le va el salero en las comidas. La preocupación solamente surge en Lord Glenarvan

El papel y motivaciones y desarrollo del personaje de Ben Joyce/Ayrton no está claro del todo. 

Sale un niño indígena australiano que desaparece sin más. 

Hay un abrupto enfrentamiento entre dos jefes zeolandeses, , que es como llaman a los maorís casi siempre en el libro. Acaba de improviso pese a que nos percatamos que daba para más. Al menos, si no eres Hugo Pratt en Corto Maltese ni Giraud en Blueberry o eres un director de cine de finales del siglo XX y XXI, cuando parece que ya se conoce todo pero solamente porque solamente nos muestran unos cuantos tópicos repetidos. 

El mismo líder zeolandés tiene una historia contada a medias. Podría ser un Sandokan maorí pero Jules Verne no es capaz de aprovecharlo. Verne se enfrenta al colonialismo pero suele acabar derrotado por el nacionalismo de origen europeo: al final, los salvajes lo son, los indígenas de las tribus armadas pueden y serán peligrosos para los occidentales,europeos, estadounidenses, civilizados quienes pueden y deben viajar por el mundo para lo que sea pero los otros, aunque sean amigos, como el patagón Thalcave no saldrá de sus tierras porque está imantado telúricamente.

Regresemos con Paganel

p149 de la edición de Orbis, 2ª edición 1984: Paganel y el resto de la Expedición Glenarvan están encerrados en una montaña sagrada, una especie de enroque del ajedrez o de casilla seguro del parchís: si salen los matan pero los zeolandesestampoco entran por el "tabú" (palabra que ahí se usa y que puede ser de las primerísimas veces que se escribe en la literatura occidental: 1865). El cerro del Maunganamu es tabú pero también puede ser la tumba de los escoceses y no solamente la de Kara Teté, el jefe guerrero que ha sido enterrado allí recientemente y que convierte, con su inhumación, en sagrada, según el nuevo jefe-sacerdote, a esa colina.

p150:

-Bajo nuestros pies están las llamas vengadoras. ¡Abrámosles paso!

-¡Cómo! ¿Queréis hacer un volcán? -exclamó John Mangles.

-Sí, un volcán artificial, un volcán improvisado, cuyos furores dirigiremos.. Tenemos una provisión de vapores y fuegos subterráneos que no desean más que salir. Organicemos en nuestro provecho una erupción ficticia.

(...)-De acuerdo dijo Mac Nabbs-. Paganel, sois hombre ingenioso, y yo, que no me entusiasmo fácilmente, me atrevo a responder del éxito. ¡Ah! ¡Tunantes! ¡Vamos a ofrecerles un milagrito que retrasará más de un siglo su conversión! ¡Perdónnenos los misioneros!

[la novela está repleta de frases sorprendentes con humor asimismo sorprendente]

p151 (...)¿No devorará el volcán a los atrevidos que le hayan abierto un cráter?(...)

p152(...)El peñasco cubría un pequeño cráter natural

 [el proyecto no puede destruir la montaña ni la tumba para evitar la eliminación de la prohibicion sagrada o tabú porque eso haría que los maoríes atacaran o simplemente descubrieran que los escoceses no están muertos sino escondidos]

Con estacas arrancadas de la empalizada se hicieron espeques [son estacas: es fácil de interpretar](...) abrieron una especie de zanja en el mismo plano inclinado de la vertiente para que se deslizase por ella, y a medida que la levantaban, adquirían violencia las trepidaciones de la tierra.

p153: Sordos rugidos de llamas y silbidos de hornaza ciculaban bajo la corteza adelgazada.  (...)Cedió entonces la adelgazada capa, y una columna candente subió al cielo en medio de estrepitosas detonaciones, y arroyos de agua hirviendo  y de lava se precipitaron hacia el campamento de los indígenas y los valles interiores.


[apto para una película estadounidense ochentera: cuando aún iban de totalmente superiores y de que no les importaba acabar con las vida de los que no son americanos y, por tanto, no pagan sus impuestos ni escriben a su congresista]

Entonces el cono, las las lavas y los detritos volcánicos, se confundieron en una sola hoguera, y torrentes de fuego surcaron las laderas del Maunganamu.

 

[sospecho que usa nombres parlantes en bastantes ocasiones con los zeolandess: Maunganamu podría significar "mont " algo ... "mon gain, ami", "mi ganancia, amigo"... igual se usa en los juegos de cartas; el personaje Kara Teté podría ser "carat teté": "kilate cabeza" que pega con un jefe que es el cabeza y el peso más importante, como un kilate de oroo "car est tête": "porque es la cabeza" o porque es el jefe", dado que "tête" es sinónimo de "chef" en francés como en castellano... y más en catalán, con el mismo vocablo, "cap" para ambas palabras).

 ¡Sin embargo, existe un Maunganamu en NZ: No estoy seguro de que sea el mismo porque las peripecias de selvas, lagos y ríos y piragüísmo que se tiran los aventureros es muchísima, y además se supone que estarían en el lado Este de la isla, no en el Oeste: no, es que eso de la imagen no es el mar sino el Lago Taupo: el mismo del que habla la novela. 2 días del centro de la Isla a la costa oeste.

(...)huyeron(...) no sin que les cayesen algunas gotas de agua elevadas a la temperatura de 94º. El agua que brotaba olía fuertemente a azufre.

 

Aquello ya no era un simple géiser como los que hay en Islandia  junto al monte Hecla. (...) 

 

 

p155 Hasta entonces toda aquella supuración volcánica había estado contenida bajo la capa de tierra más superficial del cono, porque bastaban a su expansión las válvulas del Tougariro [tiene que ser el Tongariro]

 EN MI VERSIÓN, EN LA VERSIÓ QUE YO HARÉ, HUYEN CON UN GLOBO IMPULSADO POR EL AIRE CALIENTE DEL VOLCÁN. Ese vapor ya sale mencionado en p146: "una columna de vapor que subió silbando a la altura de una toesa" y con la que el geógrafo Paganel se queda embebido, dándole vueltas a alguna idea.

Viaje al Centro de la Tierra fue publicada en 1864 y se ve que hace referencia a 1863: 


El domingo 24 de mayo de 1863, mi tío, el profesor Lidenbrock, regresó precipitadamente a su casa, situada en el número 19 de la König-strasse, una de las calles más antiguas del barrio viejo de Hamburgo...

 

 Así que tenía la experiencia previa o casi paralela, dado que la primera parte de Grant se publica, según mi edición, hacia 1864. 

Leo en jverne: 


Géographie illustrée de la France et de ses colonies. Précédée d’une étude sur la géographie générale de la France, par Théophile Lavallée (Geografía ilustrada de Francia y de sus colonias. Precedida de un estudio sobre la geografía general de Francia, por Théophile Lavallée). Originalmente, estaba planeado que Théophile Lavallée fuera el autor de todo el libro, el cual venía siendo publicado por entregas. Sin embargo, a causa de la muerte de Lavallée en 1866, Hetzel tuvo que convencer a Julio Verne para que finalizara la obra. Debido al gran trabajo de validación del texto, Verne se vio obligado a posponer la publicación de sus novelas Los hijos del capitán Grant y Veinte mil leguas de viaje submarino.

 

Supongamos que eso haga que esta magna trilogía tenga algunos elementos raros... y, por otro lado, nos hace sospechar que utiliza otra vez un volcán para resolver la historia porque igual es algo que se le quedó en el tintero en Veinte mil leguas de viaje submarino.o quería desarrollarlo de otra manera. 

La escritura casi en paralelo con  Veinte mil leguas de viaje submarino me hace pensar en las causas de la posible (aún no lo he leído, ya veremos si lo leo) del Capitan Nemo junto con algunos personajes de la trilogía del Capitán Grant

Desde mi punto de vista, Verne, como he dicho, se mueve entre una especie de superar ciertas restricciones sociales y ser derrotado por ellas desde su primera novela futurista sobre París en el siglo XX. La visión sobre los maoríes nos recuerda mucho a la que he leído en una versión de Veinte mil leguas de viaje submarino con ese Nemo que acumular tesoros perdidos submarinos para financiar las luchas anticoloniales. Sin embargo, como decimos siempre la realidad social, ejemplificada en el editor Hetzel que le pide que las novelas acaben bien pero que podemos imaginar que le dirá, él y los lectores de la época, que los malos sean los otros... que nacionalismo sí (Ante la Bandera), que colonialismo e imperialismo sí y que los nativos indígenas sean criados, ayudantes o malos dispuestos a ser derrotados, como pasa con La invasión del mar.

Es complicado, si no imposible, resistirse a las censuras y castigos sociales de la época que nos ha tocado vivir.

Todo esto no quita para que las aventuras sean emocionantes, plagadas de interesantes datos, ofrecidos en el momento adecuado, tanto los científicos como los relativos a la narración, y con personajes carismáticos e insuperables, siempre con un escritor que intenta no descuidar, imposible todos, pero al menos ciertas cuestiones como el menú de los personajes y un calendario casi de agenda de los sucesos.

Mi impresión con respecto es que Verne intenta CONECTAR VARIAS DE SUS NOVELAS en una especie de continuidad. No lo logra. No le dejan. Él mismo no se fía de la idea. Es emocionante que los miembros del Gun Club aparezcan en otra novela: no cito ni una ni otra. Lástima que no sea habitual, que los personajes no interactúen entre ellos. Parece que encima eso afecta a fechas efectivamente dadas en Los hijos del capitán GrantVeinte mil leguas de viaje submarinoLa isla misteriosa. Puede ser uno de los trucos literarios de Verne, así que esperaré a ver si lo leo.

¿Existe alguna cronología de lo que pasa dentro de las novelas de Jules Verne? Creo que lo busqué una vez y me encontré con la conexión Grant/Nemo. 

¿Existe algún mapa de las novelas? El interés no es lo obvio: Jules Verne intentó mover a los personajes y lectores por todo el mundo para darlo a conocer. Lo interesantes es en cuántos lugares, ciudades, cabos, golfos, coordenadas geográficas pero también espacios, salones, tiendas... coinciden personajes para comprobar algo que sería fenomenal: ¿hubo personajes que pudieron haber coincidido? ¿muchos, pocos, ninguno, cuáles, cuándo, cuántas veces y dónde? ¿existe, por tanto, historias ocultas no contadas en esas novelas? 

Todo esto me viene de una versión cine-televisiva de La Isla Misterioesa... con un principio en la Guerra de Secesión estadounidense, un globo y luego el Capitán Nemo y una isla perdida que, para mí, podría ser, que no lo será, claro, la de Escuela de Robinsones.

Por cierto, leo que hubo una exitosa versión teatral aunque reducir a 32 páginas lo que eran 600 y 3 continentes (Europa, América del Sur, Oceanía) con 3 océanos (Atlántico, Índico, Pacífico) a un escenario tuvo que ser o apasionante o desencantador:

3. Les enfants du capitaine Grant
(Los hijos del capitán Grant)

Compuesta por cinco actos y un prólogo. Escrita en 1875 con Adolphe d’Ennery. La música fue compuesta por Jean-Jacques Debillemont. Escenificada 147 veces en París entre 1878 y 1892, 2 veces en Amiens en 1903.

  • Publicada por Ediciones Hetzel, en el año 1879. 32 páginas.
  • Colección de obras teatrales Les voyages au théâtre, publicada por Ediciones Hetzel en París en 1881, páginas 145-263. Contiene ilustraciones por Léon Benett, Edouard Riou y Henry Meyer.

Nota: La obra que sirvió de fuente para esta representación teatral fue Les enfants du capitaine Grant.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada