20210619

Forrar o no forrar: ese es el Omnibus

 Data Estel·lar halterofòbica Dissabte 20210619

 

Forrar o no forrar, tal es la cuestión que el tomo Omnibus de Los 4F de Panini presentónos. 

Arrugas en el plástico brillante acharolado junto al lomo del tomo.

 

Vamos a ser lo más directos: un libro o tomo nuevo durante o justo tras su primera lectura ES FUNDAMENTAL QUE MANTENGA LAS CARACTERÍSTICAS ORIGINALES externas de encuadernación. 

 

Dessgaste lateral


Y también nos enrollaremos persianeramente porque esto es LA MAGINOTECA.

En la Uni había que leerse tomos rollazos del Fondo de Cultura Económica... generalmente, fotocopias de extractos. Si ibas a la biblio, te encontrabas con el tomo ajado. Claro: se había fotocopiado y se había leído tantas veces por multitud de tantas manos... El problema es que los libros del Fondo de Cultura Económica, los de Ariel o los de Alianza Editorial eran igual de birriosos... con frecuencia inusitada en su edición y presentación, 

con una volun-

tad extrema por par-

tir palabras a final de lí

-nea tal que así: 

A mí ya me tocó una época con ordenadores. El WordPerfect te demostraba, si es que eras tan botarate que no lo hubieras aprendido con la máquina de escribir manual o eléctrica, que ERA FACTIBLE no romper las palabras. El Word, el Libre Office Write o este procesador de textos que es el blogger/blogspot nos lo enseñan día a día. 

¡Se lee mucho más ligero, se entiende mucho más cuando no te parten las palabras raras con conceptos raros de oraciones complicadas! Pues en ninguna de esas editoriales, Ariel, Alianza o Fondo de Cultura Económica no lo sabían. Por eso nunca he querido trabajar para ellos con un buen sueldo... y menos con un sueldo birrioso.

Además, sus tomos se ajaban, se rajaban, se abrían por el lomo cuando ibas por un 40% de las páginas. Al llegar al final, el libro quedaba en condiciones nefastas... libros de los que hay que releer para estudiar para el examen, hacer resúmenes, alguna fotocopia, copiar un texto... en fin, libros que hay que leer individualmente y que igual había que prestar. Malas ediciones CARAS.

Libros gruesos... aunque en Alianza Editorial tienen la habilidad para que sus libros finos tengan el mismo problema. E incluso tienen una capacidad infinita para amarillearse: entre 1991 y 1997 ya estaban así. Eso no pasa con lo que la gente se descarga pirateadamente de internet. Pero ¿acaso no es pirateo que te roben los cuartos por un libro obligatorio que se rompe, se aja, se estropea y se amarillea y cuyas páginas son de papel de estraza peor que el de la Biblioteca El Mundo o que un Mundicomic de Vértice?

Pues, curiosamente, esas editoriales están muy bien valoradas. Como no tengo acciones y como me he tenido que leer muchos libros, pagados a tocateja, me permito decir que en Bruguera publicaban mejor los libros, como se puede ver en los que se encuentran en mercadillos o en algunos hogares. 

 Y llego al tomo Omnibus. Adquirido en el invierno del 2021 y leído en la primavera del 2021, era un tomo que estaba en la tienda con un doble retractilado, uno para el tomo (ara que no se pueda ojear ni saber si su contenido le interesa al comprador o si ya lo tiene: maestros del marketing, ¡siempre hay que tener un libro abierto para que se pueda consultar! El segundo retractilado cubría el primero para regalar una bola de los Vengadores, no de los 4F aunque que era lo que uno hubiera esperado. Se abre y se lee sobre una mesa, en un sofá, sobre una mesita junto al sofá porque pesa mucho... en la cama con riesgo para la cabeza y pescuezo por caída. No he notado que mis bíceps sean mejores pese a sus 600 páginas y tapa dura. 

La parte interior junto a la parte encuaderanada, trasera al lomo, es complicada de leer porque no se ve bien. Eso he leído ya de tebeos de otras editoriales, como los símilMazinger de Ooso Comics. 

A ver cuándo se comienza a encuadernar en formato horizontal, apaisado, italianoaños1930. Se perdería menos lectura interior en tomos gruesos.

Muchas letras son de difícil lectura: es como si, pese a tener un tamaño mayor que las bibliotecas marvel (formato preferido), la letra fuera más pequeña. De hecho, es que me he leído luego alguna BM y la lectura es más cómoda. Que nos digan que han cambiado. Con los parrafotes de texto introductorio, pues lo mismo: que la tipografía es inadecuada, que el tamaño es pequeño... que a Panini le falta un diseñador de textos en condiciones... igual que en Dolmen, que no me voy a callar que en Dolmen tienen un gravísimo problema de tipografías, sobretodo en los textos y otro problemas con esos dibujos ilustrativos que no se ven. Ejemplo clarísimo: Bermudillo. Si es que más valdría que pusieran: "si buscáis en internet veréis dibujos chulísimos de Bermudillo poniendo "Douwe Dabbert". Hay imágenes que tienen menos de 4 centímetros de alto y se supone que son portadas. Lástima no tener ua lupa binocular electrónica. 

Y acabamos de leer el tomo. Hacemos un repaso porque ahora nos hemos acostumbrado a hacerlo cuando nos gastamos 15, 20, 25 o 40 o 45 o 50€ en un tebeo u otro tipo de libro. Primero teneoms un desconchado que vimos nada más abrir el tomo, que había estado en la tienda el tiempo que fuera, que no se veía desde los dos retractilados, que luego se pasó unos meses en un estante del que no se podía mover porque estaba aprisionado por otros libros, separado de sillas, puertas, ventanas, manetas de motocicletas, gatos o Pumuckys. Así que el toque, el desconchado, la avería viene de origen, de Panini y de su distribuidora. ¿No hice foto? A ver si la podemos hacer aunque supongo que ya lo pinté y arreglé. Gracias por tu ayuda, Edding.

Luego revisamos a la luz natural vemos que la tapa de charol está ajándose, tiene arrugas. Se ha leído una vez... Se pudo abrir, no sé 20 veces, y se tuvo que pasar obligatoriamente las 600 páginas, osea 300 hojas... obligado era leer el tomo abierto para acercarse a las estampas, las palabras... en fin, lo normal. Un tomo de 40 euros que acaba su primera lectura en un estado no malo pero sí muy inferior a lo que uno espera. Me puedo ir a rememoras tomos noventeros de Spirou de Grijalbo, de Magos del Humor del año 2000, superhumores ochenteros o, libros gordos de Petete del año 1983, estos últimos abiertos mil veces y que mantuvieron un estado envidiable. 

Claramente Panini tiene una carencia de calidad en la factura final del producto por ambas partes: el precio no negociable no es el más barato posible porque es negociable, repito, y porque la primera lectura da un cierto desgaste intolerable. 

Es subsanable "en próximas ediciones". Pero, si en 15 años no lo han hecho es que no quieren hacerlo.

Cierto es que vivimos en una sociedad de usar y tirar. Se usan y se tiran maridos y mujeres bajo el nuevo vocablo "parejas", se usan y se tiran familias, trabajadores precarios, viviendas, vehículos y se compra la ropa de peor calidad posible y la alimentcación más birriosa aunque ponga "con menos sal y sin azúcares añadidos". El pan cocido con harina de trigo de verdad y su tiempo, eso no existe y no se vende y la gente tampoco lo compra. La leche con nata es traslúcida casi transparente como la desnatada ochentera, y como la leche con agua de la postguerra (léase Carpanta, La Familia Ulises). Así que la ausencia de calidad es buscada por el consumidor y ofrecida por el productor. 

¿Qué sucede con esos Omnibuses o con otro tipo de integrales o de otros libros? ¿El lector-comprador los conserva, los relee, los presta, los regala pasado un tiempo... los tira a la basura cuando cambia de pareja para "pasar página"? Son cuestiones sociológicas no tan tontas como parecen. 


Conclusión: SÍ HAY QUE FORRAR. 

La siguiente cuestión es SI HAY QUE FORRAR antes de la primera lectura. Eso me da un poco de pena porque me hace ilusión leer un libro tal como es, cuando es nuevo, y no de quinta mano.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada