20191007

Klorecen los karmentos

Data Estel·lar con akua y aboko Dilluns 20191007

Klorecen los karmentos... esas palabras son escritas en un artículo de la prensa escrita y subleva a los militares que, previamente, debían de conocer que era una consigna para el alzamiento contra la nueva 

Está basado en una frase que habría sido "florecen los almendros".

Vamos a considerarla como lo que es porque no hay pruebas documentales. Políticos, periodistas e investigadores doctorandos (presuntamente científicos)... cada uno lo cita de una manera y nunca remite a la fuente original. Que si "cuando florezcan los almendros", que "si florecen los almendros", que "si los almendros florecen en enero". Podéis encontrar muchas variantes y ninguna está basada en el texto original, y ninguna tiene referencia de cita... con la de lata que dan unos con las fuentes y otros con las citas... que es habitual que te puntúen mal y te recriminen en la universidad por esas cosillas que tan importante son cuando no es para los amigastros.

"Florecen los almendros" sería la frase escrita en "la prensa".Así en general... hay que buscar: habría sido escrita en el diario El Alcázar, diario franquista de los primeros días del golpismo franquista de 1936. Ese diario durará hasta 1987, pasará a semanario y fin... o eso parece. No hay web actual que recupere al diario.

¿Cuándo se habría publicado? En diciembre. 
Su título: Análisis político del momento militar diciembre de 1980 en un artículo presuntamente (así será hasta que no encontremos el artículo completo): 

Me sorprende encontrar la tesis doctoral EL PERIÓDICO EL ALCÁZAR: DEL AUTORITARISMO A LA DEMOCRACIA . Doctorando: Rafael Ángel Nieto-Aliseda Causo

Interesante a su modo, pero pobre al no poner esos importantes artículos y luego poner, en plan foro de latiacomforo, los logotipos cambiantes del diario a lo largo de los años: es que recuerdo lo complejo que era hacer algo en la universidad y noto que hay regalos de muchos tipos. En la selección de portadas (páginas 500 y siguientes), se aprecia la impunidad convertida en libertad de expresión negable a los demás: con portadas de humor hiriente. Nos recuerda a aquellos programas tipo "El Gato Al Agua" o "Más se Perdió en Cuba", de Intereconomía pero también en otros medios de las ultraderechas de marca blanca: parece que son programitas donde, bueno, se habla acaloradamente pero "más se perdió en Cuba" y pelillos a la mar, pero que dictan y siguen dictados de agendas políticas duras contra lo que ellos no perdonan nada.

En la  TESIS DOCTORAL LA INVOLUCIÓN MILITAR DURANTE LA TRANSICIÓNEL GOLPE DE ESTADO DEL 23-F por Roberto Muñoz Bolaños no parece otorgar ningún papel a esos artículos. Por supuesto, no son puestos como documentos anexos. En fin... un rollo. en la página 114 una larga nota a pie de página habla del Colectivo Almendro para no poder responder claramente a lo que nadie puede: "quiénes eran" pero lo que sí que podría ser interesante que es "el qué escribieron", el "texto", eso se lo saltan, cuando es relevante.


Cita larga de  La prensa de extrema derecha en la transición del franquismo a la democracia (1973-1982)  por José Luis Rodríguez Jiménez, de la Universidad Rey Juan Carlos (y vamos a poner una cita tan larga que me van a poder hacer ministro o jefe de la oposición o presidente cuando quieran como si fuera un doctorado copista de tesis doctorales y libros de otros: ah, y de la URJC, qué gozada sería eso)  doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid. Leo que es experto en prensa de ultradereca, así que se lo ha pasado pipa leyendo a gente sin complejos que hacen uso de "la libertad de expresión" y que tienen un ejército de palos y otro de abogados para luchar contra "el libertinaje de las costumbres y de los que faltan de manera impropia de palabra a lo sacrosanto".  El artículo¿tesis? es publicado en El Argonauta Español, no sé si en 2012.

Referencia electrónica

José Luis Rodríguez Jiménez, « La prensa de extrema derecha en la transición del franquismo a la democracia (1973-1982) », El Argonauta español [En línea], 9 | 2012, Publicado el 15 enero 2012, consultado el 07 octubre 2019. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/1421 ; DOI : 10.4000/argonauta.1421


Los números iniciales (76, 77...) los mantengo porque son como epígrafes. Vale la pena leerse los 75 anteriores. Ejem. 

Fiel a su estilo, La Maginoteca opta por poner en negrita los nombres propios y en cursiva y rojocarruajedepotepintura los títulos de las publicaciones en el texto citado, y marcamos en fosforito lo que nos parece más relevante. Entre corchetes ponemos nuestros comentarios que esperamos y deseamos sean lo más duros posibles, si no es posible que sean certeros.

 Vamos a repetir muchas veces la palabra "fosforito" porque suena muy cuqui:

fosforitofosforitofosforitofosforitofosforitofosforitofosforitofosforitofosforitofosforitofosforitofosforito

3) Los artículos de De Santiago y el colectivo Almendros

76No creemos que los articulistas militares citados desempeñaran un papel importante para propiciar entre sus compañeros un ambiente contrario al presidente Suárez y al modelo constitucional. Tuvieron cierta influencia, pero algunos nombres como los de Tejero y Menéndez eran asociados con actitudes provocadoras, con un radicalismo desorbitado y poco efectivo. Además, debe tenerse en cuenta que las Fuerzas Armadas no eran monolíticas. La mentalidad de los generales y jefes de más edad que habían hecho la guerra civil, y en los años setenta se encontraban en la cúspide de los ejércitos, era diferente de la de aquellos otros oficiales más jóvenes que, si bien se habían formado en las academias militares durante el franquismo, también habían tenido la oportunidad de entrar en relación con otras realidades militares, viajado al extranjero para ultimar su preparación profesional, incluidos países de régimen democrático, y donde el nivel de vida era superior al español, e incluso cursado también una carrera civil. No obstante, la inmensa mayoría de los jefes y oficiales eran de ideas conservadoras o muy conservadoras, y todos estaban preocupados, más bien indignados, por el deterioro del orden público, causado por la escalada terrorista de ETA y GRAPO, por las exigencias de los nacionalistas vascos y catalanes, que hacían referencia a un supuesto conflicto político entre el Estado español y sus naciones, y por la aceptación por el gobierno de las reivindicaciones autonomistas. [recordemos al general Pavía y por qué se pasó a dar un golpe de Estado contra la Iª República; lo que pasa es que los militares ultras franquistas ya habían pactado en 1936 con los carlistas, que pretendían un gobierno no centralista sino de los señores feudales de cada terruño: lo vimos en el anterior artículo maginotécnico] Como esto era sabido, la prensa de extrema derecha trabajó a fondo este terreno, y otras firmas alcanzaron mayor predicamento entre los militares que las ya citadas. Es el momento de referirnos a dos piezas fundamentales del periodismo golpista, que son una firma individual, la del teniente general en la reserva Fernando de Santiago y Díaz de Mendívil y la del colectivo Almendros.
  • 45 INIESTA CANO, C., « Una lección de honradez y patriotismov, in El Alcázar, 27 de septiembre de 1976
77De Santiago era una persona influyente entre los militares y civiles partidarios del golpe duro. Había sido director del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional y vicepresidente para asuntos de la Defensa con Arias y Suárez, quien no se había decidido a sustituirle. Cuando, en septiembre de 1976, Suárez convocó a los altos mandos militares para explicarles sus planes de reforma, De Santiago había intentado que sus compañeros presionaran al presidente con preguntas concretas. No lo consiguió, y poco después presentó su dimisión, argumentando su opinión contraria a la legalización de sindicatos de clase, tema de debate y que no sería aprobado hasta varios meses después. Su carta de despedida fue jaleada por el teniente general Iniesta Cano desde El Alcázar45. El sucesor de De Santiago en la citada vicepresidencia fue el general Manuel Gutiérrez Mellado [véase Superlópez Los Alienígenas], hasta entonces jefe del Estado Mayor Central, quien concentró a partir de entonces buena parte de las iras de los ultras. De Santiago se fue a la reserva, y mantuvo una actividad política intensa pero reservada, durante tres años. Después, y sobre todo justo antes de que tuviera lugar el 23-F, desarrolló varias labores importantes en beneficio del plan de golpe duro. Una de éstas fue pública, pues el círculo de Girón confiaba en su capacidad para arrastrar a otros militares. Uno de sus artículos, de marzo de 1980, invocaba al Ejército político :
  • 46 DE SANTIAGO, Fernando, « Jornada de meditación », in El Alcázar, 18 de marzo de 1980.
« Nunca el orgullo o la dignidad de los españoles había llegado a menos, aceptando con resignación y pasividad los asesinatos constantes del terrorismo, la quiebra económica, el paro creciente, la inseguridad ciudadana, el servilismo y la desorientación exterior y la incapacidad y la irresponsabilidad verbalista de los políticos (…) Se hace por ello necesario un colectivo enérgico, valerosos, desinteresado y solidario para que sea escuchado y atendido »46.
  • 47 Merlín da el nombre de Armada cuando se refiere al general que desde la presidencia del Gobierno de (...)
  • 48 Los nombres en URBANO, Pilar, Con la venia… yo indagué el 23-F, Barcelona, Argos Vergara, 1982.
78Sus siguientes aportaciones insistieron en esta línea. Ahora que El Imparcial había dejado de publicarse y desde Heraldo Español se apostaba por el éxito de un golpe blando, por la solución Armada47, El Alcázar se empleó a fondo en beneficio del golpe duro, aunque el círculo de Girón mantuviese algunas diferencias con una de las principales piezas del plan, el teniente general Milans del Bosch, al frente la Capitanía General de Valencia. El 17 de diciembre apareció publicado en El Alcázar el primero de los tres artículos que daría a la luz el colectivo Almendros (¿se pensaba, entonces, en el comienzo de la primavera, cuando estos árboles florecen ?) [nótese que no se cita la famosa frase sino una especie de metáfora]. Como integrantes de este colectivo se ha citado a la plana mayor de El Alcázar, es decir a Izquierdo, Aguirre Bellver, Medina y Palomino, a los que se sumarían los militares De Santiago, Iniesta, Cano y otros, y también al coronel José I. San Martín, los ex ministros Gonzalo de la Mora y Silva, y al teniente coronel Eduardo Fuentes Gómez de Salazar y al comandante Ricardo Pardo Zancada48, subdirector y redactor jefe, respectivamente, de la revista Reconquista, destinada a militares y claramente pro golpista. Es muy posible que algunos de estos nombres participaran en la redacción de los artículos, también que algo tuviera que ver el general Cabeza Calahorra. En ese primer artículo, « Análisis político del momento militar », [sospechamos que ese artículo es de los almendros florecidos] se rechazaban los planes gubernamentales de reforma de las Fuerzas Armadas y, en tono amenazador, se dirigían consejos a un supuesto sucesor de Suárez, como si este fuese a dimitir. Los planes golpistas estaban en marcha : el día 18 de enero de 1981 se reunieron en Madrid varios de los militares y civiles implicados en uno de los proyectos de golpe militar ; según el texto de las memorias no publicadas de García Carrés, asistieron, entre otros, Tejero y Milans del Bosch y, días antes, el general Armada se había comprometido a participar. El 22 de enero apareció el segundo artículo de « Almendros », « La hora de las otras instituciones », para demandar la « reconducción del proceso autonómico y la reforma de la Constitución ». [el segundo artículo es el único que he podido encontrar por Internet; en La Hemeroteca del Buitre, y lo cito por completismo porque me fastidia totalmente citar cosas que no se pueden copipegar].
 79Suaréz dimitió como presidente del Gobierno el día 29 de ese mes. Podemos interpretar que uno de los objetivos del golpe blando había sido alcanzado, la dimisión de Suárez, y que los protagonistas de este golpe decidieron permanecer a la espera de las iniciativas del nuevo gobierno de UCD que debería formarse en breve. Pero una parte de los protagonistas del golpe duro no desistieron de sus planes. Al día siguiente, El Alcázar, titulaba un artículo de Medina con las siguientes palabras « Suárez se va, pero apenas nada cambia » : « Todo lo que no sea cambiar el sistema, congelar la Constitución y (…) ». El 1 de febrero se publicó el tercer artículo de Almendros, « La decisión del mando supremo », en el que se instaba directamente a Juan Carlos I a tomar decisiones. Dado que él, supuestamente, estaba detrás de la dimisión de Suárez y los partidos se habían autodescalificado para el ejercicio de la política, era el monarca quien debía intervenir: la prolongación de la situación de interinidad, sin gobierno o con un gobierno ineficaz, « instauraría la oportunidad para una legítima intervención de las Fuerzas Armadas ». El día 4, en el transcurso de una visita del rey a la Casa de Juntas de Guernica, los parlamentarios de Herri Batasuna, brazo político de ETA, interrumpieron el discurso del jefe del Estado con las estrofas del Eusko Gudariak, el himno del soldado vasco, en actitud retadora, con el puño en alto. El día 6 apareció el cadáver de José María Ryan, ingeniero-jefe en la construcción de la central nuclear de Lemóniz (Vizcaya), quien había sido secuestrado por ETA el día de la dimisión de Suárez. El día 8 El Alcázar publicó un artículo de De Santiago. Se titulaba « Situación límite », para reclamar la intervención militar :
  • 49 DE SANTIAGO, Fernando, « Situación límite », in El Alcázar, 8 de febrero de 1981.
« El espectáculo de Guernica es la muestra del estado de descomposición en que se encuentra España. Es intolerable y vejatorio todo lo que está pasando (…) En nuestra Patria no se respeta a nadie. La larga marcha de secuestros y de asesinatos de civiles, militares, guardias civiles, policías, etcétera, es la prueba más evidente de que aquí no hay autoridad y, por tanto, hay que restablecerla. Los partidos políticos no representan al pueblo en estos momentos (…) En nuestra historia hemos vivido momentos tan difíciles como el presente, pero siempre, en situaciones parecidas a ésta, hubo españoles que rescataron y salvaron a España »49.
80La amenaza de golpe duro era evidente, y el rey se estaba demorando en cerrar las consultas pertinentes para proponer al Congreso un nuevo presidente del Gobierno. Tenía que actuar. El días 10 presentó a Leopoldo Calvo Sotelo como candidato. Y el día 12 el general Alfonso Armada fue designado segundo jefe del Estado Mayor del Ejército. Este general, ex secretario general de la Casa del Rey, de donde salió por su choque con Suárez, llevaba meses desempeñando un puesto poco relevante, el de gobernador militar de Lérida [otro paralelismo con el tal Pavía: o están en altos puestos donde se toque mucho más dinero y mucho más pasteleo, o rompen la baraja y las caras], a donde se habían acercado varios políticos a conocer su visión de los acontecimientos, también el rey. El día 13 Armada fue recibido en audiencia por el rey; aunque desconocemos el contenido de la conversación mantenida, es seguro que Armada trasladó al rey su percepción del malestar en las Fuerzas Armadas por la situación política. Almendros no publicó más artículos, pero el día 23 tuvo lugar un intento de golpe de Estado, fue ejecutado uno de los proyectos de golpe duro. La extrema derecha había hecho bien su trabajo. Pero ocurrió así porque el Gobierno, asediado por varios problemas importantes, lo permitió.

Pero de los artículos, nada. No aparecen. A nadie les ha parecido suficientemente interesantes como para ser pirateados publicados de cara a ser valorados como documentos históricos, periodísticos o políticos o conspiranoicos. Es una manera como otra de esconder la información. "Revisen las hemerotecas": solamente hay una y se llama Internet y no está todo, ni mucho menos, y no es casualidad que no lo esté o sea casi imposible de encontrar.

Pasamos a, hum, esteee... no sé si es el libro o una recensión o un artículo sobre el mismo: 23-F El Golpe del CESID, escrito por Jesús Palacios... pero no sé si es el libro completo. Si es así, lo ha colgado la Universitat de València, así que ellos sabrán si es o no legal, digo yo. Que me pierdo.

Que si el CESID habría participado en el golpe de Estado y que si habría habido varias facciones con diferentes planes golpistas que habrían confluido... esto nos lleva a si el golpe de Estado del 23F venció bajo el aspecto de su fracaso, cosa que más de uno piensa: se acabó la efervescencia participativa en la democracia, los partidos pequeños de izquierdas se disuelven, se van desmovilizando las asociaciones de vecinos y se tiende hacia un bipartidismo incompleto con hegemonía del PSOE, se homogeneizan las autonomías o se acalla su contenido.

Extracto del prólogo:

Si para André Malraux el valor es la irracional y orgullosa convicción de creerse indestructible,el domingo 22 de febrero Cortina y Calderón, suponiéndose acaso invulnerables, llevan suarrogancia y osadía al extremo de publicar en El Alcázar una foto del vacío hemiciclo del Congresoy la leyenda: «Todo está dispuesto para la sesión del lunes.» También imprimen una flecha, queapunta a una frase en el editorial del periódico: «antes de que suenen las 18.30 horas del próximolunes». Inclusive añaden una esfera roja, que es el signo convenido para el asalto a la cámara en elcódigo de la conspiración.No obstante, a partir de entonces el golpe deja de pertenecer al Cesid para convertirse en elpronunciamiento de Armada, Tejero y Milans del Bosch. Dos días después, el alzamiento harendido las armas y fracasado ante el mundo. Valga añadir que Armada» Milans y Tejero serán condenados a treinta años por el Supremo. Gómez Iglesias recibirá seis de los ocho años que lepedía el fiscal. Procesado con Gómez Iglesias, después de la segunda declaración de Tejero ante eljuez instructor especial —general del Cuerpo Jurídico del Aire José María García Escudero—, Cortina saldrá escandalosa e incomprensiblemente absuelto. [se conoce aquella frase sobre los delincuentes en España: entran por una puerta y salen por la otra]


Antes el prologuista Carlos Rojas Candler Professor of Spanish Literature, EmeritusEmory University.

¿Cómo lo hacemos? Vale: cito cada cacho en párrafos separados (huy, ha respingado porque no le parece fino el vocablo "cacho") y pongo luego el comentario en otro color porque hay varios. La idea básica es que Kaximpo es el Rey Juan Carlos I y Superlópez es Sabino Fernández Campo.

La tentación es pensar que Jan ha leído y aprovechado el famoso libro Anatomía de un instante por Javier Cercas... pero, por supuesto, Jan  escribe Elecciones en Kaxim durante el 2010. El libro de Cercas es del 2009. Podría ser una especie de traslación del mismo, suponiendo que atribuya los mismos roles del libro de Jesús Palacios. Porque esto del 23F, ya sabéis, cada uno da su versión y cada grupo de presión intoxica con su desinformación desde el primer día.
Sucumben vencidos por el rey y Sabino Fernández Campo, como ya se dijo y el autor lo explicaamplia y detalladamente en el libro. O por Sabino y el rey. Según Jesús Palacios, don Juan Carlos---------------Kaximpo Kimpo, Gran Indicador de Ruta con partido pero sin ser el candidato: entre rey que reina pero no gobierna y jefe de gobierno de partido centroizquierda tipo PSOE) tiene «algún momento de pesimismo y depresión» [Kaximpo huye y se esconde en un sótano

, y llora a solas------------aún es más fuerte la cosa

en el jardín de la Zarzuela. Sabino nunca vacila ni flaquea --------Superlópez lleva toda la operación antigolpista.

Convencido de haber llegado al dramático apogeo de su destino personal,se obliga a confrontarlo con fría e inquebrantable serenidad. Será el secretario de la Casa Real quien se oponga desde el primer momento a que Armada vaya a palacio. ----Superlópez llega a Kaxim, le informan lo mínimo y directamente se va a ver qué se cuece en la sede del grupo terrorista K3 de Kaximpalos Varapalos y se encuentra con el militar jefazo del AMY (Aquí Mando Yo).

Al principio ni siquiera conoce sus razones para impugnar la llegada del general, quienpor lo demás fue siempre amigo suyo. Pero no tarda en comprender que vedando su acceso apalacio decapita el golpe de Estado. Razona su criterio y convence a los demás. Una frase de Sabino difundida por la Agencia Efe: «El general Armada no está ni se le espera en la Zarzuela», se conviene en otra de las sentencias antológicas de la jornada, como lo recuerda el autor. -----Superlópez se inventa un plan rápidamente. Sobretodo evita que las órdenes lleguen del militar de mayor rango inventándose a militares de mayor rango en la escal.

Ayuda Sabino a redactar una nota, donde la Junta de Jefes del Estado Mayor manifiesta haber adoptado todas las medidas para restablecer el orden constitucional y reprimir cualquier atentado ala Carta Magna. Asimismo escribe el télex que mandará el monarca a Valencia, después de haber ordenado por teléfono a Milans que retire los tanques de la calle. En aquel mensaje, por letra de Sabino, afirma el jefe del Estado su voluntad de mantener el orden, sin abdicar la Corona ni salir de España. Si alguien se subleva en estas circunstancias, provocará una nueva guerra civil.----Superlópez haciendo de Sabino (la mano derecha del Rey; hum, por lo que cobra, que nadie hace nada de eso gratis, cuidadito) obliga a Kaximpo a que se ponga en el mirador de los tanques y les obligue a regresar a los cuarteles porque es el Gran Indicador de Ruta el comandante en jefe del ejército del planeta Kaxim.
 Une Sabino su voz a la de otros, entre ellos Armada y Milans del Bosch, para que el director general de Seguridad, Francisco Laína, no mande a los geos (Grupo Especial de Policía Nacional) al asalto del Congreso y provoque una inevitable carnicería entre ellos y la Guardia Civil, con los diputados indefensos en medio. ------Superlópez se inventa una estrategia para evitar el derramamiento de sangre. De todos modos, en el tebeo, los kimputados ya han huido en cuanto han podido, cosa qu podemos imaginar como chiste o con un antecedente histórico en la descomposición de la I República en 1874. O como lo que vimos: los representantes bien cobrados y bien rollizos y con sus buenas puertas giratorias, agachándose cobardemente en cuanto entraron sus amigastros los militares (luego resulta que todos se conocen de copas y demás). Recordemos que solamente tres o cuatro quedaron sentados.: Carrillo ("Al ver a Tejero supe que iba a morir"... añadió en sucesivas entrevista a lo largo de los años que  "si nos iban a matar, daba igual agacharse que no", diría luego), Gutiérrez Mellado (se enfrenta como jefe jerárquico a los militares),

Frase de Santiago Carrillo del PCE: Cuando Tejero empezó a disparar tuve la curiosidad de mirar hacia donde estaban Manuel Fraga y el jefe de Fuerza Nueva, Blas Piñar, para observar sus reacciones. Al ver que ambos se tiraban al suelo pensé que no debían de estar al tanto de lo que estaba pasando. Luego miré hacia la presidencia y ya no vi a nadie. Mientras había estado siguiendo el cuerpo a tierra de Fraga y Blas Piñar, toda la presidencia, con Landelino Lavilla y el resto de señorías que la formaban, había desaparecido. Al cesar los tiros el hemiciclo parecía de repente vacío, a excepción de Suárez, Gutiérrez Mellado y Tejero y sus secuaces.

Añade: cuando la gente ya se había reincorporado a sus asientos, empezaron a llamarnos a Felipe González, Alfonso Guerra, Agustín Rodríguez Sahagún, Gutiérrez Mellado y a mí. A Suárez lo habían sacado antes.
En Elecciones en Kaxim solamente sacan al líder del partido de la derecha nostálgica de la dictadura y lo elevan a ministro ("guía") del nuevo gobierno. En la versión española, el 23F habría pretendido un gobierno con gente elegida y controlada, claro, de varios partidos. O eso cuentan de manera confusa, porque ¿para eso ponerse a dar tiros y asustar al personal? ¿para un gobierno de concentración nacional tecnócrata y de élites de los partidos?

Cap comentari:

Publica un comentari