20170706

Martha Hólmez: apócrifa

Data Estel·lar aprocrifante Dijous 20170706

Suelo meterme mucho con Ediciones B-Grupo Zeta. 

Es una pena que no tuvieran el tino de dirigir sus revistas y personajes por cauces adecuados.

Pero hay algo que destacan los autores de los que hemos podido leer entrevistas: que nunca los censuraron, que les permitieron hacer lo que querían. Alguno de ellos sospecha que no se leían lo que les entregaban.

Es posible que los tiempos hubieran cambiado: ya no existía la censura desde 1977-1978, pero ¿se podía admitir todo? ¿qué se podía suprimir y qué era preciso permitir? Es un debate que la Literatura Infantil y Juvenil, abreviado LIJ, mantiene durante los siglos XIX, XX y XXI. Se supone que el lector está en formación.

En la aventura Cachabolik Blues Rock, que ustedes habrán leído mil veces o no habrían aprobado ni la asignatura de Introdución a la Maginoteca, Superlópez llega a la casa de Martha Hólmez, exdelincuente juvenil, según sabemos de otras historietas, e hija del policia Inspector Hólmez. Ahora se dedica a tareas artísticas pero ella considera que lo que quiere dibujar y pintar no es valorado, así que lo ha roto; lo que tiene en su estudio artístico, aunque a Superlópez se le nota interesado, a ella no le gusta: "es lo que le pagan a tanto el kilo". 

¿Qué vemos? Pues dibujos de Heidi, de Mortadelo, de ¡Gordito Relleno!

Jan muestra parte de su biografía profesional, puesto que se dedicó a esos dibujos: como mínimo Heidi, Marco, así que el primer iberomanga fue de Jan y del guionista Efepé y no cuentan los dibujos ajenos al manga de Estudios Beaumont y otros.Y también dibujo cuentos e ilustraciones varias de Mortadelo y Filemón pero no nos constan historietas, etc.

Por cierto, hay un dibujo del Capitán Trueno, rey de los apócrifos no acreditados, con Beaumont entre ellos.

Y el Mickey Mouse se puede interpretar como lo habitual de cualquier dibujante que pasa por Disney, que no veía su firma ni, entendemos, sus royalties por ningún lado (DC, Marvel, Bruguera, etc, etc, durante décadas). Además fue el tránsito habitual de muchos dibujantes de Bruguera que habían comenzado como apócrifos de Mortadelo y que luego pasaron a apócrifos de Disney en Dinamarca, en Alemania, etc.


Que aparezca Gordito Relleno es un misterio. ¿Dibujo algo de ese personaje?

Lo que sí es un hecho es que Gordito Relleno, así como otros personajes, como Anacleto (ex de Vázquez con su firma, y de Blas Sanchis sin la suya) pasan a ser de autores apócrifos (en el caso del agente secreto uno piensa que imitan tanto a Vázquez como a Sanchis; si el dibujante fue Sanchis había perdido cualquier habilidad para el dibujo). También la Abuelita Paz, ídem.. y El Reporter Tribulete, que puede que sea el que mejor parado salga del asunto. A veces les ponen un recuadro con "Equipo B". 

¿Quién formaba parte del Equipo B? Ni idea. 

Jan elude un dibujo de Pulgarcito, aunque su personaje había sido destrozado por el Equipo B desde la primera revista Pulgarcito de Ediciones B, aunque su autor original hiciera las primeras portadas.
 ¿Que igual no lo sabía? Dudoso. Que no quisiera meter más leña al fuego, puede.

Así pues, se puede interpretar como una miniautobiografía de una etapa profesional del dibujante de Superlópez, pero también una crítica con carga de profundidad hacia la práctica que había realizado Editorial Bruguera de hacer historietas apócrifas... pero, aún más, al insertar a Gordito Relleno, una crítica total a meter ¡en la revista Superlópez! a un personaje de Peñarroya o de Cifré pero realizado por manos inexpertas y guionistas con poca o ninguna gracia  

Hay dos ejemplos en la revista Superlópez número 24 con fecha de febrero de 1988, e imprsa por Credograf (Ripollet), por si alguien recuerda cierto artículo maginotécnico sobre la poca dispersión geográfica de las imprentas de tebeos. 

1. Las aventuras del reporter Tribulete: El artículo. Numerito: 2053. 4 páginas. Es un personaje de Cifré pasado al Equipo B. Se intenta mantener el estilo de dibujo original, pero las viñetas, más granes que las de los años 1960, se ven algo vacías. Se abusa de primeros planos (una enfermedad que recorre la historietas española y mundial de los años 1980, así como el audiviosual desde los años 1970).  Se pueden hacer grandes cosas con este personaje. Pero esta historieta es bastante incomprensible. El periodista rival, señor Cepillo, es el gran hallazgo o la gran recuperación de la serie.

Uno se pregunta si el dibujante no fue Domènec, procedente de Bruguera donde le conocemos "ripios" y que realiza la página de Pasatiempos, precisamente con dibujos de Tribulete. Numeito: 4017, insuficiente para lanzar la idea de que fuera el mismo porque no va correlativo ni cercano al anterior.

2. Los billetes Mortadelo dibujan al personaje con autores apócrifos con dibujo alejado del de Ibáñez. Van marcados "4 d".

3. Pepe Gotera y Otilio : Historieta con dientes. Numerito 2479. 6 páginas. Con firma explícita: Equipo B. Es el típico gag de perros grandes y pequeños  y de "cuidado con el perro". Lo malo es el dibujo, que parece lento con respecto el de Ibáñez y desacompasado con respecto al guión, pero eso es algo de lo que tenían que estar al tanto tanto el Equipo B como el anterior Bruguera Equip como sus editores y directores de publicaciones porque lo veían los lectores de 11 años... 

4. Anacleto Agente Secreto. Numerito 6872. 6 páginas. Sin título. Apócrifa del todo. Inacabale tira de primeros planos... De nuevo, falto de ritmo. Movimiento poco fluido. 

Por tanto, tanto puede ser una versión de su vida profesional, como una crítica a lo que sucedió en la anterior editorial como al desastre en que Ediciones B-Grupo Zeta de la mano del editor Miguel Pellicer (amigo de Jan, por cierto, según extraemos de algunas lecturas de entrevistas y perfiles del autor) y del director ¿de la publicación? José Llastarry, estaban perpretrando contra la cabecera con el nombre del superhéroe de Jan

16 páginas de 50 son historietas apócrifas que no tienen la calidad mínima exigible para resultar resurrecciones adecuadas y honorables de esos personajes. 

Ediciones B-Grupo Zeta permitió publicar esa crítica... o no se leyeron la historieta de Superlópez y se perdieron algo que valía mucho la pena.

Nota final: hemos añadido los numeritos o números de factura de las historietas de Ediciones B-Grupo Zeta. Como se ve, hay una gran variedad de ellos. En Bruguera, las "historietas nuevas" pertenecian a un grupo concreto de números. Se puede hacer la práctica de sumar unos 100-300 numeritos para cada revista semanal adicional. En cambio, insospechadamente, en Ediciones B-Grupo Zeta, historietas "nuevas" porque no son refritos, porque no se han publicado antes, tienen numeraciones de lo más variado. 

Puede que mandaran hacer X historietas de tal personaje y numerarlas seguidas, Y de tal otra y Z de tal otra serie y numerarlas seguidas, pero para ser publicadas diferentes series en paralelo y de ahí la diferencia de numeritos. Eso implicaría que los mismos dibujantes habrían estado en todas las series, que se habría hecho cada serie en cadena. De hecho, esas series tan apócrifas desaparecen para 1989. Si cuentas son como 50-60 semanas=historietas por serie como mucho, como uno o dos colecciones ole. También implica un intensivo taller industrial de historietas. Pero, de ser así todas esas suposiciones o hipótesis, y vistos los resultados, también implica una ausencia total de procesos de control de la calidad en la fabricación industrial. Ediciones B-Grupo Zeta comenzó con pies de barro, y nunca sabremos la razón.