20101123

Eleccions Catalanes des del aire

Data Estel·lar partitofuga Dimarts 20101123

A ver... Ahora alguien dirá... sí, lo dirá... ya está el pesado del magin hablando de politiquería. Pues no: voy a hablar sobre politología, que no es lo mismo, aunque lo pueda parecer.

Si voy a hablar de Catalunya, ¿por qué hacer este artículo en castellano? Podría decir que porque me da la gana. Pero existe otra razón: el receptor del mensaje. Pienso que este artículo va dirigido hacia un lector no catalán o no catalanoparlante que pueda estar interesado en leerlo en tener una imagen sobre el sistema de partidos y, tal vez, sobre la cultura o la sociedad, ajeno a lo que demasiadas veces aparece en la prensa.

Me gustó una cosa que leí en el diario Público (por Internet y en un enlace casual que ahora no localizo): decía que, por un lado, existe una prensa (lo que sería la habitual prensa paragolpista) que continuamente une Catalunya al concepto de una especie de prisión inmensa donde se impide a la gente expresarse en castellano en casi todos los ámbitos (aunque es básicamente mentira, el mensaje ha calado incluso dentro de Catalunya, para que veamo el nivel de catetismo en el que nos movemos). Por contra, la realidad, según el artículo del mismo diario, nos mostraba una campaña con más partidos que nunca con posibilidad de obtener representación parlamentaria en un Parlamento que es de los más variados en cuanto a grupos que los del resto de España, y con ataques continuos de toda índole, legales, denuncias, insultos, anuncios e incluso alguna propuesta. No es sólo CiU contra el PSC, sino el PSC contra ERC, ERC contra el PP, CiU contra ICV, Ciutadans contra CiU (con los que, además, podrían acabar pactando), etc. Osea, no existe el panorama aburrido del cual la derecha mediática pretende salvarnos.


En el 2007 ya hablé el sistema de partidos catalán. Fue en el artículo El Juantxisme.

Ahora comienzo (¿ahora? si llevamos ya 30 líneas de texto) una tarea que dudo que pueda acabar antes de las Elecciones del domingo. Pero es que se me ocurrió ayer (por ayer). Estaría guay tener alguien que colaborara pero, ni el Perrito Piloto ni Pingüisí están disponibles, así que llegaré hasta donde pueda.
Mi idea es la siguiente: un vistazo rápido a los partidos que ya están en el Parlamento. Intentaré no basarme mucho en enlaces, que son chulos y dan prestigio, pero que igual me quitan tiempo. Mi fuente básica va a ser el número 44 (Tardor 2010) de la revista Àmbits de Política i Sociologia. Se subtitula: "monogràfic Eleccions Decisives". 

¿Comienzo por antes del principio? Vale. En Catalunya, pese a que existe una idea general sobre la importancia de los movimientos sociales, la participación, la democracia y la sociedad civil, lo cierto es que la gente, a lo máximo que está afiliada es a una compañía de teléfonos o a la tarjeta del Carroful. Se habla mucho del Barça: doscientos mil socios. Elimina los que no tienen vecindaje administrativo en Catalunya. ¿Qué te queda? Pues, como decían en un programa de humor de la familia del Buenafuente a principios de la década 00: "algo que es como un barrio de Hospitalet". En número de socios, tenemos el Club Super3 (programa contenedor de dibujos animados, y hoy medio canal de la TDT del grupo de Televisió de Catalunya): tiene un truco, y es que no dan de baja a los socios de más de 16 años, a los que no les permiten participar en la mayoría de cosas.

En las Elecciones, nada. Participaciones bajas, mediocres, y con la gente apática y desincentivada. Se dijo durante lustros que los que no votaban eran los del cinturón rojo (naranja fuerte, como mucho), porque eran inmigrantes o descendientes de inmigrantes, castellanoparlantes, que consideraban que las Elecciones Catalanas no iban con ellos, que eran "para los catalanes". Puede que sí, pero no se hizo mucho por crear conciencia democrática. No interesaba porque, en las Elecciones Generales, votaban a Felipe González. A todo ello se añade la despolitización procedente del analfabetismo funcional, amparado en un sistema educativo demencial, incapaz de actuar en barrios con variados problemas sociales, uno de los cuales, y no el menor, es el neorriquismo. 

Problemilla: resulta que el 60-75% de la población vive ahí. 
Segundo problemilla: la sociedad catalana no está cohesionada. Existe gente que es catalana prestada, o alquilada. A veces porque no ha interesado que lo sean de otra manera. En otros casos, porque ellos mismos así se consideran orgullosamente. ¿Existen no-murcianos en Murcia? En cambio, sí existen no-catalanes o acatalanes en Catalunya. Curioso. No debe de suceder en muchos otros lugares.

Ese desfase es el que aprovecho Ciutadands-Partido de la Ciudadanía para colarse en el Parlamento, tras meses o años de ser mediáticamente favorecido por El Mundo, el ABC, la COPE u Onda Cero (y, eso, porque no tienen medios de comunicación, porque todos son del Grupo Prisa). En realidad, la gente de esas localidades no los votaron. Algunos sí, pero no arrasaron, como se pensaron. De hecho, en la votación contra Aznar, obtuvo mucho más éxito Carod-Rovira, de ERC, en el Área Metropolitana (bigote contra bigote). Este éxito lo sigue recordando Carod-Rovira, tras haber sido ninguneado y poco menos que expulsado de su partido. 

Dice Josep Lluís Carod-Rovira: sin el Área Metropolitana de Barcelona (le puede añadir la de Tarragona o la del Vallès) no se puede conseguir una Catalunya independiente. Él vio o interpretó correctamente el monstruo que se esconde a los pies de la cordillera litoral, pero que más allá de Montserrat cuesta de atisbar. Cuando CiU gana Elecciones, o cuando ERC la sustituyó durante los años 00, lo hacía sobretodo en pueblos de menos de 1000 habitantes. El sistema electoral les favorecía, puesto que, con pocos votos, te encuentras con muchos diputados de las circunscripciones electorales de Lleida, Girona o Tarragona. Se necesitan como 40000 votos para obtener un escaño para Barcelona. EUiA (Esquerra Unida i Alternativa, partido que representa a Izquierda Unida) obtuvo más de 40000 a finales de los años 90, sólo en la circunscripción electoral de Barcelona, pero quedó fuera del Parlamento. 40000 votos no existen en comarcas enteras fuera de Barcelona. 

Para entender un poco la tontería catalana, tengamos en cuenta que, aunque es habitual que los partidos catalanistas se quejan del centralismo de Madrit, cuando tienen la oportunidad de hacer las cosas diferentes, las hacen igual de mal: así, el sistema electoral que se utiliza es el mismo que para las Elecciones Generales: el menos proporcional de los sistemas proporcionales. Como dice Ricard Ribera, politólogo: "podemos estar orgullosos de tener un sistema bipartidista y de marketing como el  Estados Unidos. No es raro que a la gente no le interese la política". Él habla a nivel español, pero a nivel catalán se repite el sainete. Lo que pasa es que las situaciones de Barcelona son tan variadas (hay gente pa tó) que, pese a todo, cuesta menos que entren partidos en el Parlamento: clivelles políticas de izquierda-derecha, de choque de nacionalismos en una zona con una gran cantidad de población y una gran densidad de la misma. 

Si bien, por volver a lo de antes, un partido político puede ganar en tres provincias, como CiU, o como ERC, ¿pueden aplicar sus políticas? ¿Puede declararse la independencia? Como Carod-Rovira (a mí me parece brillante) decía, en relación a las candidaturas de la derecha independentista (Laporta, Carretero): "hay quien piensa en declarar la independencia en enero del 2011. Espero que sea un poco más tarde, porque en enero estaré unos días de vacaciones y no me quiero perder esa cita histórica". Quería decir que eso, con los datos en la mano, sea encuestas o sea las consultas por la independencia o sea, como él ya sabía, mirando al monnstruo oculto bajo a la sombras del Tibidabo, no es posible a corto plazo.

Las consultas por la independencia, un modelo interesante de forzar un debate, se revelaron agotadoras cuando llegaron a las zonas pobladas. Los medios de comunicación comenzaron a defenestrarlas, no fuera a ser que saliera algo peligroso, pero, claro ¿no era democrático? ¿dónde estaba el problema? En ningún sitio: la gente no votó. Sólo votaron los que votaron que SÍ. Eso es un desastre y un preludio: un boicot en toda regla por parte de los españolistas, los descendientes de inmigrantes de origen castellanoparlante y otros grupos. No es que se vote que NO o que SÍ: sino que NO querían que se hiciera ni se haga jamás ese debate ni se pregunte ni se piense sobre el tema de si estaría bien o mal la independencia de Catalunya. Es como una bofetada sin mover las manos. Los medios de comunicación colaboraron mucho: cuando hacia abril o mayo las consultas llegaron a Mollet del Vallès (localidad a 10 kilómetros de Barcelona hacia el Norte, de unos 51000 habitantes (un pueblo, le dicen), ya los medios de comunicación callaron. Cuando se hizo en Sabadell, donde existían varias mesas en varios barrios, la gente se debió de enterar después, porque la prensa lo dijo después. Claro que Sabadell tiene 200000 habitantes: votaron apenas 24000 (un 14% del censo, por lo visto, que constaba con 173000 convocados). Así y todo, en cifras, son más población convocada y casi tantas como las que votaron en la segunda ola de consultas, que habían tenido mucha más repercusión mediática. 


Carod-Rovira vio exactamente lo que sucedió en las Consultas.Y sabía que había que trabajar mucho sobre ese territorio y esa población, mucho más inmensa que lo que parece desde La Segarra.

En ese sentido, los afiliados al PSC (PSC-PSOE) pueden llegar a decir que lo peor que hay es ERC. Pero son sus aliados, si quieren un gobierno de izquierda-centroizquierda. Si lo quieren, claro. Para obtener mayoría. Los pueden comparar con el escorpión que picaba a la rana que lo llevaba a la otra (no lo puede evitar). No les gustan... porque no son españolistas, o porque no son socialistas. Los afiliados o los cuadros del partido reproducen lo que parte de sus votantes ven: que no son como ellos. Flipante. Es que son partidos distintos, de zonas distintas y agendas distintas. Se supone de antemano que no son iguales; pues, no, si no son como ellos no los quieren. Y, por lo visto, en ERC están igual.


Se puede hablar largo y tendido sobre el papel de los medios de comunicación en la conformación de estados de opinión: la opinión publicada intenta influir en la opinión pública. La opinión publicada es la de ciertos sectores. En Catalunya, vinculados a no más de cinco barrios de la ciudad de Barcelona o diez urbanizaciones de lujo, todos vinculados a la gente bienpensante (para ellos), que saben lo que necesita el país (porque se lo han dicho en Esade o el Iese) y que son todos de un equipo de fútbol que es más que un club (no serán apenas de otro equipo, ni serán de los que no les gusta el fútbol). Muchos no tiene coche o no tienen carnet (usan mucho el taxi pero nada el tren o el metro). En fin, están alejados de casi cualquier realidad social, en un mundo virtual formado por herzios e ipads. Su mundo va de Sant Cugat a l'Eixample, o de Sant Just a la Diagonal. Saben lo que quieren, pero sólo se lo explican entre ellos. 

En el caso de las Elecciones actuales, como me decía uno el otro día: ha desaparecido "ese señor de Vic" (Anglada, ex de Fuerza Nueva, y ahora líder de la Plataforma per Catalunya, el partido xenófobo con varios concejales en la plana de Vic y en el el Baix Penedès, precisamente, allí donde se acaban los últimos límites de la grrrrrrrrran Barcelona). Resulta que ese señor de Vic ha tenido una gran cuota mediática en Canal Català, la tele del cura y del alcalde... Según me dijo, ya no aparece. De hecho, da igual: ha marcado la agenda, y demasiada gente está de acuerdo en que los inmigrantes tienen la culpa de algo, y sólo hay que buscar de qué tienen la culpa. A esto se le une una nefasta gestión de las políticas sociales en el marco de un Estado del Bienestar residual tirando a nulo. Explicaba alguien vinculado al Consorci d'Educació de Barcelona, que es la forma como los partidos autodenominados de izquierdas en la Generalitat y en el Ajuntament de Barcelona han privatizado los servicios educativos para el Barcelonès, que las ayudas o beca se dan a lo loco. Que el que se queja puede conseguir algo. Que no es raro que se den a quien no cumple los requisitos, no tenga los documentos pertinentes... y, en cambio, se denieguen pero con las palabras "el caso se está estudiando" u otra mentira similar, a otra gente que sí que cumple los requisitos... Los requisitos, flipé cuando me lo dijeron, los pueden cambiar para dejar fuera a gente que los cumplía, de improviso, cuando se han quedado sin dinero en la partida presupuestaria. Eso a nivel macro, porque es Educació. Ahora vaya usted a los ayuntamientos, donde los catetillos que atienden (y los catetazos que mandan) tienen un alto sentido del racismo colonial y reparten limosnas a lo tonto sin tener datos objetivos, o porque alguien grita o le ven un pañuelo o le sospechan que tiene una navaja. Mala gestión que repercute en el éxito de la agenda de la ultraderecha xenófoba. No necesita aparecer Anglada: ahora "Anglada somos tós". Y en CiU o en otros partidos están tomando buena nota de lo que pide la gente. El caso de Albiol, del PP, un tipo rico que cabalga por Badalona hasta quedarse con la alcaldía, es el de alguien que ha visto un filón: el de los tontos que se piensan que él va a tirar al mar a los inmigrantes malos que roban y se llevan las becas. No se habla de buena gestión sino de expulsar. No de políticas públicas de bienestar sino de lucrarse con el malestar. 

Pero la desaparición mediática de Anglada va acompañada de varias imágenes aparecidas en la prensa, como El Periódico de Catalunya: con chistes como el de Ferreres del lunes 20101122. Se veía a todos los candidatos que habían asistido al debate, y un forzado chiste: "todos son del Barça". Eso permitía la aparición de Laporta, candidato que no estaba en el debate porque no sólo es aún (y tal vez para siempre) extraparlamentario sino además que no se ha presentado antes. Laporta fue el presidente del Barça. Su cuñado o su suegro es franquista, así que él es independentista: la burguesía siempre lo copa todo, por si las moscas. ¿Por qué la prensa le da una presencia que niega a otros partidos?

En la portada de la presentación de la campaña electoral del Periódico, para que la gente se sintiera incitada a ir a votar (o lo contrario), presentaban la campaña así: un dibujo que ponía "Comienza el circo". Estaban los candidatos y los políticos en un circo, unos en el trapecio, otros entre los leones... Huy, sí, que risa, qué gran imaginación, me parto del ingenio del guionista y del redactor jefe que lo permitió. Salían los candidatos, y alguno de sus acólitos o antecesores... pero también salían Laporta y Carretero, los dos candidatos de lo que yo denomino la derecha independentista. ¿Por qué? No tienen representación parlamentaria. No salía Anglada. No salía el Elvis de Reus. No salía nadie de Des de Baix... ¿Por qué salían los que salían pero no salían los otros? ¿Por qué no salía el candidato de UPyD? Curiosa selección: los representantes que ya existen en el Parlamento, que es como una necesidad casi de imperativo legal y luego dos incógnitas por estrenar, que son del mismo signo: nacionalismo catalán independentista, y cuyo éxito ha sido... propio, ninguno. Y de ese sector ideológico, las consultas sobre la independencia o la manifestación amplísima contra la sentencia de los ultraderechistas del TC contra el Estatuto de Catalunya (¿ya he hablado sobre el golpe de Estado a cámara lenta que hay en España?)... pero ya está. Existen otro partidos con posibilidades de entrar o de quedarse en puertas y no salen. Tampoco había ninguna referencia al voto en blanco o a la abstención (el público, por ejemplo, podría haber servido). 

No es casual. Era un efecto buscado: dar presencia a la derecha independentista frente a otras opciones. 

Igual de nada casual que es el rifirrafe entre Artur Mas y José Montilla (hubo un tiempo que se llamó Josep), osea entre CiU y el PSC, con foto en portada del Periódico del martes: una foto que evidenciaba que era un rifirrafe como del programa Sálvame, que luego se fueron a comer pipas juntos en el intermedio, mientras sólo ellos dos salían en la portada del diario más leído, y no aparecía ninguno de los demás candidatos. El mensaje es claro: no importa el debate a dos. Lo que importa es restar espacio mediático a los demás competidores, que además tienen menos dinero. Barça y Madrid contra el resto de equipos de la Liga. Ellos dos se reparten el dinero de la tele con el dueño de la empresa de comunicación que los gestiona. Esos tres actores se ayudan, mientras que los demás han de luchar por no ser eclipsados; los de "la liga real" por los siguientes puestos, como decía un periodista el RCD Espanyol, guionista e imitador en Polònia, cosa que pongo no para hacerme el interesante sino porque no recuerdo su nombre).

Ahora estaría bien: analizar cuatro cosillas de los partidos que ya tienen representación y de los otros. Temo que no podré. Por si acaso, un avance.
(ideas dispersas, sí)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada