20090308

Dette: Un dramón sobre la felicidad

Data Estel·lar carillonica Diumenge 20090308
Tercer mensaje del día...
He visto, no del todo, por supuesto, una película francesa titulada Odette, una comedia sobre la felicidad
Ya he temblado cuando he visto el subtítulo. Si me tienen que indicar que es una comedia, es que saben que no me voy a reír. Efectivamente, ni una sonrisa. Sí, en cambio, ganas de llorar en lo que es un dramón.
Sospecho que esta película con tintes de libro de autoayuda es de esas incriticables, de ese tipo de cosas que a todo el mundo le HAN de gustar.
Es la típica película europea: lenta y aburrida. Se hace un poco soportable si la paso con el >> del DVD porque la primera velocidad me permite oír lo que dicen y el movimiento y el ritmo se acerca a algo soportable.
En principio parece querer ser una especie de película tipo Mary Poppins (ahora seguro que estoy siendo un hereje total... pero si en una película se canta y vuela una mujer y no tengo derecho a decir que se tendría que parecer a Mary Poppins, no sé qué hacer). Enseguida, desgraciadamente, tiende hacia esa especie de realismo sucio donde descubrimos que los currantes son currantes en todos los sitios de Europa, todos son traidores y enemigos entre ellos y todos están machacados por capas de inmundicia. Sin embargo, el propio trailer dice que es "realismo mágico". Si recordamos infausto libros de García Márquez que la incompetente autoridad educativa obliga a leer para que odiemos la lectura desde los 17 años, no sea que acabemos pensando y cuestionando el mundo, resulta que efectivamente tenemos esa especie de descripción de las inmundicias pasadas por un tamiz de humedad tropical. El que sobrevive las 23567 páginas tiene la obligación que el libro está bien, y que es una obra maestra... lástima que hay quien sobrevive y no comparte esa obligación.
Si hago la comparación con Mary Poppins, es porque se parece a una película Disney por el lado apestoso: aquí también los protagonistas son huérfanos.
Esta película tendría que ser una especie de Encantada (La Historia de Giselle), otra película de Disney... pero eso en Europa es imposible. Es un problema de mentalidad, no de diferencia entre las sociedades de ambos lados del Atlántico.
Así pues, no hace gracia, por lo tanto, pese a lo que digan los cánones de los géneros literarios: eso es un dramón y no una comedia.
Entonces podríamos pensar que si alguien vuela y tal... estaríamos ante algo relacionado con la imaginación, la fantasía, es decir, Encantada: no es obligatorio que pase lo mismo, hablo de la idea: de alguien con una capacidad de cautivar para llevar la felicidad a la gente, que consiga que todos canten las canciones de Eurovisión por la calle y todo eso... Por supuesto: "pero no".
Si alguien vuela y estamos ante un producto europeo, y lo unimos a la felicidad y a la comedia... ¿estamos ante unos amigos de Gianni Rodari? Tampoco.
Estamos simplemente ante una película lenta y triste.
Cualquier parte de "felicidad" o de alelamiento va seguido de un golpe tipo anuncio del FROM ("algún día el mar te devolverá el golpe").
Es decir, si las partes bonitas son realmente bonitas... también son escasas.
Y lo que queda claro es que las partes desagradables son extremadamente desagradables. Seguremente, no me cabe duda, esta película ha sido realizada por ese tipo de eurointelectual sin problemas que se ve en la necesidad de plasmar espectros de desdicha por doquier. El ejemplo en los comics lo tenemos en las novelas gráficas gafapastas. Por suerte, esta película no es del todo así.
Hay demasiados problemas, para ser una comedia. Es un peli de tristezas europeas. Llegamos a la ratificación de que las pelis europeas son rollos tristes.
Además, el final deja varios conflictos sin resolver.
Por otro lado, estamos ante una película del siglo XXI, del 2007... y ¿sabéis algo sobre uno de los personajes? ¡Es un peluquero homosexual! Es decir, algo que Alfredo Landa ya hizo en los años 70: No engañarás al vecino de quinto o algo así. Lo que inventan como algo moderno y tal... resulta que es de la época de la sopadeajo2.0.
Me dicen que la protagonista no lo hace mal, que parece que está en el papel. No lo voy a discutir.
También me dicen que no ven en el papel al coprotagonista porque han puesto a uno que se parece al Conde Lequio con sus ojos de rana.
El personaje de este último es inversosímil. Resulta que es un escritor al que el editor no lo quiere porque los críticos dicen que es un "escritor de cajeras, peluqueras y dependientas". La réplica es: ¿y qué? En muchos sentidos "¿y qué?" Es una visión dualista de la sociedad en la cual, hay gente que no se merece leer porque para que lean "eso" o para que "te lea esa gente". Pero es que además es absolutamente inverosímil porque todo el mundo sabe que, mientras se venda y de beneficios económicos, al editor no le importa ni que el libro esté en blanco.
Es sólo uno de los boquetes (agujeros negros) que tiene la película.
Tiene algún punto importante, pero que vuelve a demostrarnos que estamos ante un drama y no ante una comedia, y que los currantes lo son en todos lados, por más que nos hayan hecho creer durante décadas que en Europa se vivía muy bien: sale una mujer maltratada (estamos en Valonia, Bélgica) (no resuelto; por comparar: en Sor Citröen sí lo resuelven), sale un caso de mobbing (no resuelto), sale el caso de la hija de la protagonista que encuentra trabajo de dependienta: "Avec les diplomes que tú tienes y vas a trabajar en la sección de sostenes... pensaba que al menos te cogerían de dependienta" (frase aproximada) (y luego nos tenemos a Sarkozy y su sarkozité y los demás cuando dicen que nos formemos... mentiruscos). En fin, nada nuevo: problemas y miserias.
Otro tema no resuelto es la aparición, y sobretodo, la desaparición de Jesús. La primera que sale uno se pregunta si será el mismo que viste, calza y perdió las sandalias... Y: sí, es. [esta última frase me encanta: conjunción copulativa, dosp untos, adverbio que nadie sabe de qué es, coma verbo con el pronombre elidido, punto]. El tema es que, como sabemos, muere... pero en esta ocasión NO resucita. ¿Por qué dejar este cabo suelto?
Y encima, el final: [POSIBILIDAD DE DESTRIPE SIN QUE QUIERA DECIR QUE LO SEA]: Yo creo que ella muere.[/POSIBILIDAD DE DESTRIPE SIN QUE QUIERA DECIR QUE LO SEA].
[DESTRIPE]Resulta que Odette arregla los problemas familiares del Conde Lequio, su mujer y su hijo, y se van juntos... pero luego éste vuelve con Odette. ¿Qué pasa? ¿Se trata de un caso de esos de tener rodados dos finales pero se equivocaron y pusieron el que no era porque no pega con lo anterior? [/DESTRIPE]
Supongo que esta película debe de rallar la maestría, dado que hay tantas cosas que no se entienden.
Y luego las letras del final: ilegibles ni con los ojos pegados al cristal de la tele. Alguien tendría que tomar cartas en el asunto: más vale eliminar las letras si las propias empresas productoras no están interesadas en poner letras que se vean. Aunque yo optaría por volver a los años 30 y poner letras inmensas. Total, van a durar mucho y el 90% de catet... de asistentes al cine se van a ir en cuanto parezca que la película se ha acabado. Y más de una vez se pierden el final de verdad.
¿Cómo tendría que haber sido esta película? Pues con todos los personajes saltando y bailando al ritmo de Odette, quien resolvería los problemas de la gente o les daría felicidad. Digamos que veríamos antes el problema y luego la felicidad, y no al revés, como pasa en la película. Y el realismo no sería tan sucio... o tan pringoso... vamos, un poco de esperanza. Y nada de subtítulos: si es una comedia no es necesario decir que es una comedia, digo yo... porque los elementos graciosos nos lo demostraran.
No quiero acabar sin decir lo siguiente: la historia comienza ambientada en Bélgica-->Valonia-->Charleroi. Y tiene colaboración del gobierno valón (no se dedica sólo al fútbol... ja-a). En los primeros y eternos cinco primeros centones, digo minutos de la película: Si entramos en unos grandes almacenes en la ciudad de Charleroi, ¿qué muñeco esperamos encontrar en la sección de muñecos? ¿Un Marsupilami? ¿Un Spirou? ¿Un Gaston? ¿Un pitufo? ¿Una Burbuja? No: un Astérix (francés, no belga). A partir de ahí, la película no puede ir bien cuando no se promocionan los productos locales en vez de los de la competencia.
Y luego, es cierto, sale un pijama del Marsupilami. Aquí no hay cosas de ésas.
Algunas críticas sobre Odette y el trailer (vrrooooooom).

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada