20140115

El 2013 según Democracia Real Ya

Data Estel·lar substitutiva Dimecres 20140115

DemocraciaRealYA, DRY (hay coches con esa matrícula). ¿Les suena? Pues se hizo famoso hace años como plataforma organizativa de las protestas de los Indignados, del 15M. 

Luego los politólogos y entorno asociado del análisis electoral dijeron que su influencia había sido nula porque no presentaron candidatura. Evidentemente, ningún partido político recogió apenas migajas de sus propuestas. 

Lo explica Ada Colau en su libro Sí se Puede, en relación con la Plataforma da Afectados de las Hipotecas (PAH), cuyas estructuras, funcionamiento y miembros activos impulsores son considerados (¿cierto?) como derivados del 15M/Indignados/DRY/etc. Les cuesta mucho reunirse con representantes públicos, con gente de los partidos, con decisores... en cambio, es muy fácil para los grandes empresarios o para los empresarios ratoneros municpales, los jefes de Burgos, los Pozo y poceros malos, comer, almorzar, cenar, merendar o hacer fiestas de cumpleaños con ellos para recordarles a los políticos su única función: pasarles toda la pasta posible, todas la prebendas y todas las subvenciones o les lanzarán unas campañas contra ellos que los dejarán tiesos. A cambio, dinero individual, una propinilla para todo lo que van a conseguir.

Los partidos no se reunieron con DRY ni recogieron sus propuestas ni aceptaron nada. Al contrario, fueron en sentido contrario, que es lo mismo que sucedió meses antes en Portugal con sus protestas espontáneas pero sus voto con mayoría absoluta dos semanas después a la derecha ultraliberal antisocial.

Así pues, Democracia Real Ya acaba el 2013 con un informe sucinto pero claro de la situación: todo ha ido a peor. Menos democracia, menos espacio para las protesta aunque hay más motivos para las mismas, y retroceso de derechos sociales, colectivos, individuales.

Les traduciré: la Constitución de 1978 está siendo suprimida, y no sólo en actos (cosa que Julio Anguita ya comentaba entre 1993 y 1996 con su frase de lean la Constitución y señalen todo lo que no se cumple... y no se cumplía apenas nada... También por medio de las leyes. 

Se hizo una nueva ley fundamental para suprimir el apartado social y económico, el que evita desigualdades: PSOE y PP y la actitud siempre rancia de CiU lo permitió, con la amenaza mafiosa de la Troika europea, de los ultraderechistas ultraliberales comisarios y euroarrimados y con Angela Merkel (líder ultraderechista alemana... lo que no obsta para que existan otras ultraderechas porque en la variedad está el disgusto).

No fue suficiente y se realizan nuevas leyes fundamentales para autodisolver la Constitución. 

Con las leyes fundamentales de Franco con una única ley fundamental adicional fue suficiente, o fueron más listos o les daba todo igual. Era 1977,


El año que termina ha sido testigo de un retroceso sin precedentes en los derechos y conquistas sociales de la ciudadanía, acompañados por una espiral creciente de autoritarismo represivo en la calle y en el marco legislativo impropios de un estado de derecho.
La corrupción generalizada sin asunción de responsabilidad alguna, cuyo máximo exponente ha sido la contabilidad encubierta con la que el partido gobernante ha financiado su actividad durante décadas, unida a los crecientes recortes en todo lo público, particularmente en sectores intocables como educación, sanidad o pensiones, terminan de dibujar el año más negro que se recuerda desde la llamada transición democrática.
Particularmente relevantes en este contexto han sido:
  • La imposición de una ley educativa en solitario, con la oposición del resto de fuerzas políticas y sociales, y el rechazo en pleno de la comunidad educativa, donde padres, profesores y alumnos han manifestado reiteradamente la necesidad de un amplio consenso en esta materia.
  • Las privatizaciones y recortes en la Sanidad Pública, que está siendo debilitada cuando no desmantelada como tal, cuando se pide al ciudadano que cofinancie algo que ya hace con sus impuestos, o que tenga que pagar tratamientos que alejarán la cobertura sanitaria universal, constitucionalmente reconocida, de las clases más desfavorecidas.
  • La rotura del consenso en las pensiones, con nuevos métodos de cálculo en plazos e índices que se alejan del IPC, con la pérdida de poder adquisitivo subsiguiente.
  • La profundización en una Reforma Laboral que atenta contra los derechos de los trabajadores, y precariza y empobrece cada vez más a la población, a la par que muestra su ineficacia para combatir el paro y dinamizar el empleo.
Este ataque a los pilares básicos de nuestro estado social, contra todo lo prometido en la campaña electoral, se une al enorme entramado de corrupción que el caso Bárcenas ha sacado a la luz, con sobresueldos no declarados, contabilidad paralela y financiación irregular, la escandalosa utilización de CajaMadrid puesta de manifiesto con el caso Blesa, el rechazo a una monarquía agotada, desprestigiada y salpicada igualmente por la corrupción, y tantos otros casos que han aumentado el clima de indignación y protesta en las calles.
Más grave aún es la ofensiva regresiva y reaccionaria en el marco legislativo y represora y violenta en las calles, que nos lleva décadas atrás en las conquistas y derechos civiles:
  • La Ley de Seguridad Ciudadana, verdadera Ley Mordaza que pretende acallar y dificultar las legítimas protestas ciudadanas, con derechos constitucionales que se ponen en entredicho con multas millonarias, nuevas figuras penales para intentar criminalizar las protestas, o conversión de vigilantes privados de seguridad en agentes de la autoridad.
  • Una Ley del Aborto reaccionaria y regresiva, que limita derechos inalienables de la mujer de forma intolerable.  Las recientes protestas #MiBomboEsMío y su injustificada represión convierten a Gallardón en el nuevo Torquemada de nuestro tiempo.
Gallardon Torquemada

Las carencias de nuestro sistema de representatividad, que aleja la democracia real de los ciudadanos, sujetos cada 4 años a la entrega de un cheque en blanco sin resortes legales o democráticos que permitan reclamar el cumplimiento de lo acordado a cambio, y el alejamiento del sistema judicial del ciudadano de a pie, sujeto a intolerables tasas sobre su derecho a la justicia, convierten hoy más que nunca la lucha en las calles en necesaria, imprescindible, paralela a las iniciativas en el frente judicial, para construir desde abajo una nueva alternativa constituyente, verdaderamente social, solidaria y democrática, que termine al fin con este sistema agotado y corrupto.
No queremos más mafia, necesitamos aire fresco, necesitamos defender lo público, porque no es suyo, sino de todas.
Hoy más que nunca necesitamos una Democracia real YA!