20170427

Evocando a Harlock

Data Estel·lar comenlunivers Dimecres 20170426

Sobre Capitán Harlock Dimensión Voyage, por Leiji Matsumoto (creador original de serie y conceptos) y Kouichi Shimaboshi:  


Será porque no me pagan pero no soy dado a hacer reseñas falsas sobre publicaciones actuales, que es lo que suelo leer en la mayoría de críticas de tebeos. Suelen ser básicamente positivísimas sin más: todo es maravilloso y de obligada compra o lectura. Supongo que por eso, prefiero pasarme por la página de ADLO, porque al menos la explicació que suelen dar es desintoxicante (con perdón).

Uno sospecha que, dado que es imposible materialmente leerse tantas cosas como uno ver reseñadas, de asimilarlas en caso de leerla y, viendo que las reseñas suelen parecer de "instancia de parte", hay no poca gente que se dedica meramente a decir "tá chulo" para quedar bien con ¿editoriales, distribuidoras, librerías? Me pasa no poco con reseñas saloneras o con noticias sobre el Saló del Comic, convertidas en meros copipegas de lo que se puede leer en la web o en el dossier de prensa, sin ningún añadido ni comentario... ni siquiera un "¡esto puede estar muy bien!" y menos un "¡más de lo mismo!"

Pero en lo que en la maginoteca deberíamos denominar los "tebeos que rondan los días del Saló del Comics de Barcelona" (dudo que se pueda inventar un término o vocablo más breve, ejem) y que constaría de lo adquirido dentro del mismo, pero también en rondas efectuadas antes o después, como ha sido el caso, tenemos este manga del Capitán Harlock, que es distinto del "tradicional".

Los tres tomos anteriores parecen haber sido reeditados, pero no vamos a entrar en ello porque ya los tengo en la edición de Glénat. Nota: se ve que está muy pero que muy mal pasar de la primera persona del plural a la del singular, y me temo que varios de ustedes se ruboricen por tamaño desacato a los libros de estilo, pero me da igual y nos da lo mismo,

Solamente diré que la lectura de Harlock tiene un sentido si procedemos de la serie de televisión que TV3 emitía a su manera (liada, con la sensación de que los episodios estaban mezclados y con repeticiones continuas sin que aparentemente hubiera primer episodio nunca, y sin ser anunciada con un "a partir del dia tal, torna el Capità Harlock"). El anime, como suele suceder, es superior al manga. Pues no te van a operar los callos en la Seguridad Social, te lo garantizo. Al menos, en la sanidad catalana, no, porque las listas de espera son de siglo y medio, dicen que por los recortes pero es también porque la ultraderecha neoliberal de CiU, con el aplauso orejero del resto o sin su frontal oposición, montó un sistema de prebendas paracorruptas en forma de mutuas y asistencias, así que no hay hospitales públicos suficientes, y sí una "XHUP" o Xarxa Hospitalària Unificada Pública o como le vengan en gana de llamarla ahora (hay gente que cobra pastas por inventar siglas, seguro, y no hablamos del gran Ibáñez), es decir, hospitales de pago que cobran del erario público, de manera insuficiente y controlados por empresas privadas, llamadas mutuas, continuamente rescatadas con dinero público (L'Aliança, Hospital General de Catalunya, etc., etc.). Nunca se ha podido cubrir a la mayor parte de la población con necesidades sanitarias, pero los hay que llevan décadas con la medalla colgada.

Así que sí, que el anime es mejor al manga, y suele ser así mal que os pese. Sonido, color insuperable, profundización en los personajes, sintonías con sus leit-motiv... en el caso de Harlock, los tres tomos evidenciaban su pobreza con respecto al dibujo animado, pese a ser atractivo como recordatorio. 

¿Por qué Joan Navarro no publicó Capità Harlock en catalán? Ah, amigo, es uno de esos misterios sobre las malas políticas editoriales. 

Los dibujos animados del Capità Harlock marcaron un cierto hito, antes del Son Goku, y justo antes de "los dibujos de la Arare"... pero forman parte de ese magma que se ha querido olvidar y que la maginoteca ya denominó como "los años 80 nunca existieron". Diréis: pero si solamente hay nostalgia ochentera... pensad en qué tipo de nostalgia y veréis que mucha parte es obra estadounidense tipo Star Wars y que tiene versiones actuales. Así que son unos "años 80" ad hoc para intereses empresariales y vehiculados para y por grupos burgueses, pero no para las masas, aunque lo hayan aceptado, como no podía ser de otra manera, porque para eso la masa no tiene mente.

Es un demérito su edición no en catalán. 

Norma Editorial, por lo que veo, vuelve al mismo grave error...

Y añade el de poner el nombre ese de Voyage cuando los mangas tienen que dejarlos siempre que puedan con títulos en japonés transcrito: Captain Harlock Jigen Koukai... Capità Harlock Jigen Koukai... si nos va dar la misma nula información que "Dimensión Voyage".

Sin embargo, resulta que la nueva versión... tuve que preguntarlo: "no será lo mismo". "No, si hay una edición conmemorativa de lo antiguo"... ah, la nueva versión es mejor que la antigua en cuanto a que es más semejante a lo que suena de los dibujos animados. 

Casi por primera vez me topo con un manga que tiene lo que espero de un manga: montones de personajes cada uno con sus motivaciones que no son explícitas, montones de situaciones, pasados tampoco explícitos, primeros planos pero también planos generales con escenarios, con naves espaciales, una cierta complejidad, como es la de explicar un mundo ciberpunk en decadencia que te queda claro desde el principio, pero no porque lo conozcamos de otras historias, sino, como pasó cuando se pudo ver la serie de anime, porque te lo cuentan y lo captas... "oh, un gobierno inoperante y corrupto incapaz de ejercer el bien común o de intentar mejorar la situación de los habitantes"... encima, como habéis notado, el mensaje es plenamente moderno. Es España, Grecia, Francia, Reino Unido, Siria, Turquía, Estados Unidos... y tantos otros lugares donde uno se plantea qué pasa con los gobernantes, de qué van ellos y sus voceros y se siente hundido, desinflado, sin aire desde el estómago, cuando aprende que es que hacen exactamente lo que quieren. Que no es Robert Dahl demostrando que no se sabe quién gobierna, sino que gobiernan como quieren, con algunas limitaciones, pero robando o amenazando o deprimiendo al personal porque les parece bien, en una contienda eterna donde lo de menos es que salte todo por los aires.

Leer el contexto de Harlock y el de Akira es bastante interesante, sin menoscabo de que se pueda encontrar lo mismo antes, durante y después de esas publicaciones, porque lo que ponemos en valor es la forma de presentarlo, de manera casi cotidiana. 

Lo más cotidiano de Harlock es ese gobierno corrupto, con ese gobernante corrupto.

Me descubro a mí mismo en una página sin darme cuenta de que son los típicos primeros planos que generalmente me aburren, pero es que, incluso con ellos y sus bocadillos, el texto avanza. No diremos "la acción avanza" ni diremos "se comprende todo más" porque no es exactamente así pero es que no es lo que quiero. 

Lo que quiero, y encuentro, como en los dibujos antiguos de Capitán Harlock es  EVOCACIÓN.

Pasemos a enumerar evocaciones de Harlock, como ecos de ese futuro, sensaciones implícitas en los dibujos y en los diálogos, pensamientos, monólogos... 

Por ejemplo, parece que todas las frases son a la vez banales y la vez son fundamentales. Algo así sucede con el Doctor Who de 2005 durante muchos episodios. 

Cada personaje parece proceder de otro contexto, con su pasado pero a la vez, un poco en plan Corto Maltés, es como si los hubiera pegado allí con celo o incluso con saliva, a ver lo que aguantan, porque son necesarios para contar algo. Cuando matan a alguien parece, asimismo, algo banal y fundamental, como en Blueberry, que cuando Giraud (antes de dedicarse a poner una empresa de trailers) se hartaba de un personaje lo mataba sin contemplaciones. Siempre parece que son monigotes (vuelvo a cierto Corto Maltés, el de Fábula de Venecia o como se llame) pero tambén parece que se nos roba algo, y es exactamente real, es la sensación de verosimilitud que el anime, "los dibujos chinos" como los llamábamos algunos en los años 1980, reflejaban partes de la realidad omitidas en otros mundos de ficción sin por eso dejar de ser aventuras estupendas donde uno podía sobrevivir a lo más complicado. 

Parece que esos contextos, esos pasados y esas frases nos pueden dar más informaciones, pero hemos leído muchos tebeos, e incluso muchos libros de ensayo o de libros que cuentas cosas de "la vida real" o hemos visto suficientes documentales como para saber que no suele suceder, que una frase favorita de todo editor y autor de artículo y de libros de mil páginas es la de "este no es el lugar para hablar de este tema", una frase a la que la maginoteca se opone con todas sus fuerzas, como habrán notado durante los últimos diecialgo de años.

De sopetón, aparece una periodista, que nos recuerda a ciertos momentos de los mejores del Universo Marvel, cuando a algún guionista le permiten no dedicarse a poner tiros y puñetazos... y con eso nos presentan a personajes... para luego dar un giro de guión tremendamente lógico. En la pasada oración  es fundamental el adverbio basado en el adjetivo "tremendo" .

Todo el primer tomo nos presenta a personajes sin parar a cual más disparatado o más evocador... ¿están locos o hay algo tras lo que parecen descripciones de gente fuera de sí, que actúan de manera absurda? Yo lo sé y, aunque no lo hubiera visto en los dibujos animados o en el manga original, me lo podría imaginar porque así es como yo entiendo que debe suceder, por ejemplo en la tripulación. ¿Los demás personajes por qué actúan así? ¿Pueden cambiar su actitud? ¿Qué sucedió para que a La Tierra se la llame Gaia? ¿Qué es la Federación Solar? Todo evoca muchos posibles cuentos que uno necesita que sean explicados pero ignoramos -y preferimos ignorarlo- si Leiji Matsumoto piensa contar ni que sea una parte de esos perqueños misterios que rodean a los personajes o a su contexto.

 Evocar a Harlock es también no encontrarlo durante montones de páginas. Puede que su aparición sea la de un fantasma, la de un eco. Continuamente se habla de él, de la calavera, de lo que sucedió antes. Incluso Queen Emeraldas aparece fugazmente para decirnos algo y luego, silencio. Y no sabemos ni quién es, pero es alguien, y salen varias naves espaciales con forma de buque pero de las que no sabemos nada... y la figura de Harlock es una mancha negra sobre fondo negro que, tal vez, la intuyamos en unas 20 de páginas, nada para un tomo de manga. Pero está ahí. 

Se supone que hay que identificarse con el chaval terrráqueo. Realmente, ¿te puedes identificar con el hijo del mayor científico de La Tierra solamente porque es joven y ajeno a lo que sucede y tiene que ponerse al día de lo que pasa en Gaia, en el gobierno, en la Arcadia y en el espacio?


Fijaos en la evocación que llega hasta a tener una musa con lira (extraterrestre), una nave espacial con timón... elementos que ya se vieron antes, en el manga original y en el anime (y no hablo de los otros animes sino de la serie setentera emitida en TV3 en los años 1980 pero, si os vale lo otro, pues ya sabéis de qué va)... y el manga actual nos esconde el timón con la mancha negra de la espalda de Harlock. Es como la evocación de la evocación. 

La cantidad de conflictos para ser debatidos que aparecen apenas mencionados en ese tomo 1 es apabullante, y la confrontación de los mismos me hace pensar en una adaptación teatral en plan plomo con la periodista hablando con el presidente, con el jefe de la Defensa de Gaia hablando con él, con el presidente hablando con el científico, con el científico hablando con el otro, con Cuzco (no suelo decir los nombres, pero también tienen su parte de evocación), el jefe militar hablando con el hijo del científico, o hablando con Harlock... son diálogos que podrían ser plomos.


Hay una evocación de la lucha para evitar ser destruidos... pero no hay slogans de victoria, sino que se aplica una "racionalidad ética", por la cual se hace lo que merece ser hecho en un versión de "es preferible morir de oi que vivir de rodillas", que es una frase revolucionaria y activista contra las injusticias clásica (tanto que se atribuye al Che Guevera, a Dolores Ibárruri La Pasionaria o a Benito Juárez).  Felipito, amigo de Mafalda, pregunta con clarividencia: "si sería muy deshonroso subsistir sentados" (esto salía en el examen, así que no me digan que no lo sabían). Y entonces sueltan lo de "la Arcadia de mi juventud".

Y piensas... ¡no! 

Y haces un esfuerzo final para notar que no es en color, que no hay sonido, música, sintonía con leit-motifs ni voces ni... pero que por fin un manga funciona prácticamente tan bien como el anime. Si no son capaces de operar lipomas, esos callos pisados lo tienen peor, nenes.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada