20070727

Derrotado: Goliat contra los gigantes

Data Estel·lar avuinotocavaescriure 20070727

[ATENCIÓN: AVISO DE DESTRIPES A TODAS LAS ASTRONAVES... REPITO: AVISO DE DESTRIPES... WOOOO... WOOOOO...]

He sido derrotado... superado... aplastado... la velocidad del blog Poder Friki me sume en las simas que restan operatividad a toda mi acción. En suma, el bloguero autodenominado Enrique Dueñas González (tiene toda la pinta de ser un mote) habla sobre la película que destroza géneros: sobre Goliath contra los Gigantes... mítica obra de arte que se enfrenta a los esquemas clásicos, comenzando por la presentación, nudo y desenlace... y desmontando, deconstruyendo todo aquello que cualquiera podría pensar sobre cómo montar una aventura... Y, encima, lo hace con un DVD que seguro que es el mismo que vendían en el Carrefour... Ah, la falta de tiempo, como debería haber dicho alguien, origina el tiempo de la falta...

A riesgo de equivocarme (otra vez), voy a soltar lo que yo recuerdo sobre una película que TVE-2 (La2) emitió de madrugada a finales de los noventa, cuando decidieron liquidar de una vez por todas esa tontería de las películas en blanco y negro con letras. La verdad es que lo parecía una cosa rara, propia de lo que en esos tiempos aún no se sabía que originaría lo gafapasta, y me refiero al programa "La Mandrágora", cuando lo presentaba el tipo aquel de la barba (es falso que se atara los zapatos con hilos de la barba, no llevaba una barba tan larga)... pero sí es cierto que parecía una especie de necesario suplemento (¿son necesarios los suplementos? ¿no son necesarios los complementos?) a aquel estimable programa cultural que tuvo su momento de gloria y que, de alguna manera, catalizó ciertas fuerzas que nos convirtieron en lo que somos ahora (frase intercambiable por cualquier otro sintagma comodín).

La primera vez que vi la película... la grabé... porque era de madrugada... esas manías que tiene esta sociedad anomiante en hacernos currar y estudiar por las mañanas es lamentable pero la gente lo acepta e incluso lo justifica, lo ampara y lo potencia. De levantarse antes de que salga el sol para ir a trabajar y pasar a "1984" hay un paso. Y cuando vi la película (nunca recuerdo que puedo usar el sistema de escritura de José Saramago, el "sólo comas") noté que era diferente a todo lo visto en otra ocasión... Ese Goliath era un Hércules puesto que nos encontramos en un entorno griego y no palestino/judío (a alguien le suena la Biblia, supongo) pero es lo de menos. Los personajes tendrán que tener algún nombre... Tras ver toda la película, yo fui incapaz de
ver a ningún "gigante".

Pero ¿realmente son necesarios "gigantes" físicos cuando nos disponemos a luchar, cual Quijotes de la mayor vanguardia artística del siglo XX, contra los gigantes de toda mentalidad existente en la ficción literaria y/o cinematográfica en cualquier cultura? ¿No asistimos, acaso, a un combate de proporciones épicas entre el Cine de Aventuras que incorpora la verosimilitud frente al Cine que es Más Grande que la vida... "más grande"... como los gigantes?

No voy a hablar de detalles técnicos, porque eso ya lo hace el blog PoderFriki... Me referiré a otras cuestiones que se resumen en "Esta película siempre proporciona sorpresas." (citado de PoderFriki). Sí... la película te da sorpresas porque la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida...

Hasta ahora he hablado con cierto apoyo del blog hasta esa frase citada. Ahora me lanzo al vacío... y hablo de memoria... Ni el héroe es un protagonista aunque su presencia sea arrolladora y lo único continuo en toda la película, ni se cumple requisito alguno de cualquier pelicula, serie de televisión de imagen real o animación, historieta, novela de aventuras... nada... es un caso para ser analizado por el propio Vladimir Propp, si fuere posible... Todos mueren: el amigo del héroes ese más joven, el chaval tipo Crispín del Capitán Trueno, o la destinada a ser la princesa y mujer del héroe... y, por supuesto, cualquier ejército, comando o escuadrilla al que pertenezca el propio Goliat es destruído desde los primeros momentos de la películas... No son pocos los gigantes derrotados en estas escenas: el héroe es un mercenario, un condottiero, harto de guerras (si no me equivoco, Rambo tarda como 2 o 3 horas en decir eso, y en los años 80, mientras que Goliat dice eso en los primeros 5 minutos y en los años 60) que, de alguna manera, ansía la paz y la tranquilidad, como hará por esas épocas el Capitán Haddock (a Tintín aún le faltará hasta 1975 para admitir que las aventuras son un fraude). Es decir, que la aventura no es lo que quiere el protagonista, el grande y legendario Goliat.

Cualquier plan humano es superado, no ya por el guión, sino por los azares de la vida... tormentas, tifones, desiertos, guerras, víboras, cualquier elemento es válido en la película (y no digo que sucedan éstos en concreto: son ejemplos) para evitar que el "nudo" de la historia lleve a conclusión alguna... Ya nos pasa esto a menudo. El hombre propone y Dios dispone, dice la sabiduría popular... también dicen al freír será el reír y no le veo la gracia a que te salte el aceite hirviendo en el brazo, la verdad. Es otro gran gigante contra el que lucha la película, vinculado al anterior, bien cierto es, el de los convencionalismos de la ficción.

En realidad, si en la vida cotidiana no los hay, no es lógico plantearse "presentación, nudo y desenlace" en la ficción... Valientemente, "Goliat contra los gigantes", así lo hace.

Y además lucha contra otro gigante: el de la notoriedad. Nadie recuerda esta película, mientras que todo el mundo recuerda "El Nacimiento de una Nación" o "Un perro andaluz" o "Los 400 golpes" (golpe arriba, golpe abajo), aunque nadie las haya visto... La notoriedad, el afán de fama no van con esta película de "Goliat". Consigue pasar desapercibida. No fue citada jamás en "Qué grande es el cine", ni lo es en el programita ese de cine español de La2 ni lo será jamás en "Cine de Barrio"... No pertenece a nadie... Pertenece a una cultura planetaria que aún está por crearse.
El mensaje de la película es claro y meridiano: nadie es imprescindible. Ni siquiera la propia película. No queda ni el apuntador, quien seguro que hizo de extra. Iba a decir: "no queda ni la script-girl" pero luego todo son preguntas.

Fernando Rey aparece en esta película prodigiosa... pero no fue su única incursión en películas que son su propio género. Me refiero a su participación en la absolutamente impactante y antibélico film "Los Cien Caballeros", película en la que el propio título nos dice lo que no contiene.

Reconoceré que son propuestas muy arriesgadas pero ahora que ya nos hemos tragado la Bola de Drac 20 veces, ahora que la gente reivindica los Caballeros del Zodiaco y Campeones como si se tratase de la obra de John Steinbeck... ahora que hemos sobrevivido a oír que la telebasura "es un experimento sociológico", ahora que hemos leído mangas (a veces del todo, y encima los hemos entendido)... creo que ahora es el momento de retomar ese género cinematográfico.

Como película de aventuras es muy entretenida... pero como obra de altísimo contenido intelectual lo es más. Evidentemente, es irreivindicable ni por los gafapas ni por los degrás.

4 comentaris:

  1. Lo que no comprendo es cómo llegaron a echarla en la tele...

    No tiene mala pinta, pero me quedo con las de Hércules de Lou Ferrigno.

    Me apunto la memorable frase "películas que son su propio género" para anarrosearlo en futuras reseñas.

    ResponElimina
  2. El mundo entero merece realmente conocer esta verdadera joya, esta obra de arte. La única película que conozco que merece la pena de principio a fin.

    ResponElimina
  3. Estoy de acuerdo con todo excepto con lo de "no comprendo cómo llegaron a echarla en la tele" y "el mundo entero merece realmente conocer esta verdadera joya". No todo el mundo merece conocer lo que tal vez no sepa apreciar. Hombre, siempre podemos hacer Marketing de guerrilla hasta conseguir que la peli sea citada en anuncios de coches pero no es mi estilo

    ResponElimina
  4. Acabo de ver "Transformers" y es otra película de esas que son su propio género. No sé... es demasiado largo para exponerlo aquí, es más bien de foro. Creo que lo haré, pero otro día, cuando me reponga...

    ResponElimina