20180704

Lo vulgar contra lo maravilloso en las mujeres de Superlópez

Data Estel·lar amuntamuntifora Dimecres 20180704

Se nos plantea en el foro de Superlópez si no se podría realizar una historieta sobre feminismo a base de dotar de superpoderes a Luisa Lanas, por ejemplo, haciendo que el inquietante profesor Escariano Avieso, con una aplicación escarolitrópica de intercambio transneuronal, traspasase los poderes de Super a Luisa

Hum... ¿son feministas o no, o son antifeministas, buscan la igualdad o no las historietas de Superlópez?  Podría lanzarse una aventura de corte feminista, con la sospecha de que estamos ante una moda y otro fraude como el de las bolsas de plástico ("pagadlas", como si no se pagasen ya de antes en los costes de producción ocultos). Recordemos intentos fallidos o directamente negativos en los superhéroes de Marvel de los años 1980.

Pero cabe plantearse si Luisa quiere ser Superluisa o si Luisa es la adecuada para tener superpoderes. 

No sé dónde leí que Luisa envidiaba los poderes de Superlópez y por eso lo despreciaba pero no me creo eso. Quiere al ordinario Juan pero desprecia al extraordinario Superlópez.

Yo a Luisa más bien la veo como la típica mujer, la típica persona, a la que no le gusta que nada se salga de lo corriente. Se pone de los nervios cuando hay algo sorprendente, maravilloso, ajeno a la rutina.

Allá donde López hace pajaritas de aburrimiento (SHSL1) y hace volar su imaginación (tomo de Euredit), son los momentos para los cuales vive Luisa Lanas.

De un tiempo a esta parte sospecho que el mundo está repleto de "chicas Lanas" (léase Los Cibernautas... pensaba que ya lo tenías leído). Desde jóvenes, consiguen lanzar sus brazos tipo zombi saliendo de la tumba arrastrando a lo terrenal cualquier veleidad, en una pugna que suelen ganar para ampliar la vulgaridad. Lo vulgar como gran meta y como gran ideología. Si toca hacer una cosa, una cosa, se hará pero, cuidado, nada de salirse de la raya porque se desconcentran y rompen el tablero.

Se puede como el ying y el yang: a los vuelos de él se opone el apego en tierra firme de ella. "Toca de peus a terra" en expresión catalana. El problema, sin embargo, es que Juan López tampoco es que se deje llevar en exceso por esos vuelos, y solamente lo hace ocasionalmente, de tal manera que en esa relación hay más yang que ying, tres cuarta parte de "anclaje en lo vulgar" y una cuarta parte de imaginación, de volar, de aventura, de desfacer entuertos o de buscar caminos nuevos.

Me puedo plantear ahora que el gran superpoder y la gran supervillana de todas las historietas de la serie Superlopez es Luisa Lanas con sus poderes de mantenerse quieta, de lanzar bolsazos contra dinosaurios o contra extraterrestres, contra todo lo que no sea estar en la oficina. Y, visto así, que Luisa Lanas no se conviritiera externamente en cabecicuba denotaría que no cambia nunca, que es lo aburrido y la realidad asfixiante elevada a infinito.

Mientras Escariano, Superlópez o incluso el Jefe se divierten haciendo cosas excepcionales de tanto en tanto, ¿qué hace Luisa? Quejarse, chillar y extender una incultura galopante que podemos tomar por chistes del guión pero que, puestos siempre en su boca, me hacen pensar en alguien incapaz de salirse de los límtes del bordillo de la acera y mucho menos caminar por el mismo como si fuera una cuerda floja porque eso, señores y señoras, no es serio, y menos con tu edad. Y eso se extiende transgénero y se convierte en ley social

Vamos a otras mujeres de Superlópez: Lady Araña es casi lo mismo en el extremo delictivo. Si podemos encontrar algo de fantasía o de aventura, de buscar eso, en los delincuentes masculinos. Los inventos de Escariano, los ciberplanes de Nasty.com (que se supone que es familiar de ella)... la banda de Trapone con sus aspectos de película antigua, de Chicago años 1930... en cambio, Lady Araña, salvo por la sonoridad extravagante de su nombre, es una mujer-tiburón sin empatía, programada solamente para cumplir su misión, absolutamente física desde su primera aparición, que cuando toma un arma de fuego se nota que es letal. Compárese con los tiros de película de la banda de Trapone en varias escenas. Lógicamente, aquí también cambia con los años la forma de mostrar la historia por parte de Jan.

Pasemos a Martha Holmez. Cuando era tardoadolescente, se lanzó a la delincuencia juvenil de atraco de bancos para coleccionar sus bolsas... pero ¿y luego? Luego nada: es una aburrida artista que no quiere dibujar Heidis... que es lo chulo, oigan. Pero es que su evolución es hacia lo serio. Un toque de ONG, que digo yo que algo de cambiar el mundo debería tener (hasta que te cuentan cosas y aprendes que es un trabajo y que unos cuantos cobran bastante más de lo razonable) pero que podría tener un toque superador de la vulgaridad circundante. Pues no. Tampoco es que su marido. Chico Humitsec, sea la alegría de la huerta. ¿Le habéis visto algún gag a Martha o a su hija? ¿Y algún método de saltarse la realidad mas allá de meterse en una secta destructiva tiranosauria?

Contrasta con bastantes escenas de su padre, el Inspector Holmez, que se fue "enserieciendo" con cada nueva aventura pero que siempre espera uno que diga que el Inspector Dan es mejor, así que tiene un objetivo del mundo de la fantasía o de la imaginación, equivalente al de Juan López.

La Abuela Holmez está loca, así que se ha saltado la realidad y se ha montado una propia pero en la cual, ¡cuidado! no permite que entre nadie porque todos los otros le pisan sus geranios.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada