20130221

Fukushima: los culpables no pagan

Data Estel·lar pssssssssssssss  Dimecres 20130220

Notícia que me da el Perrito Piloto, corresponsal aéreo de esta santa casa: las empresas General Electric, Hitachi y Toshiba no pagarán ni un yen por su atentado antiecológico en la catástrofe de la central nuclear de Fukushima del 2011.



Durante meses fue portada el Chernobil japonés que sucedía a cámara lenta. El proceso no se ha acabado, ni mucho menos. Decenas de kilómetros a la redonda donde está prohibido acercarse, con toda la gente que ha perdido su casa y posesiones y recuerdos de esa zona, con animales y plantas contaminados, con el agua del Océano Pacífico contaminada porque ahí se tiró el agua con el que enfriaban o enfrían (¿alguien lo sabe?)

Se demostró para el que lo quisiera entender -muchos otakus optaron por cerrar los ojos, los oídos y la mente- que Japón es un país muy corrupto, muy inútil, muy chapucero. El gobierno progresista acababa de entrar, tras muchos años,  y decidió  acabar de golpe con la energía nuclear. Evidentemente, luego ganaron las Elecciones los de tradicional derecha, el Partido Liberal Democrático, tradicional porque son los mismos tiparracos peligrosos que sembraron de muerte atómica las islas japonesas. ¿En qué estarían pensando los electores al lanzarse en manos de sus enemigos? Se ve que la prensa -los medios de presunta información- tienen bastante culpa pero ¿acaso no existía Internet o el sentido común, la educación formal o las conversaciones informales para darse cuenta de los peligros nucleares? La energía atómica vuelve a ser una opción en Japón, de la mano del gobierno de la derecha. En la fecha 20121227 sale publicado que  "El nuevo ministro japonés de Industria, Toshimitsu Motegi, reveló el jueves que el gobierno estaba dispuesto a relanzar la operación de los reactores atómicos considerados seguros por la Autoridad Independiente de Regulación Nuclear." Puede ser una bravata más, pero podría haberla lanzado diciendo que pondrá centrales solares seguras y descentralizadas: nunca lo hacen. 

Hasta el 2006 o por ahí uno pensaba que el medio ambiente, la ecología, era un tema transversal, que tanto derechas como izquierdas podían estar de acuerdo con sus planteamientos, adaptarlos e incorporarlos parcialmente a su discurso. Tras los de Aznalcóllar, lo del Chapapote, el Foro Nuclear, lo de Fukushima... queda claro que por la vía tanto de los hechos como de las decisiones legislativas la derecha odia la ecología. CiU, por ejemplo, optó por eliminar la limitación de velocidad de la contaminada área metropolitana. Seguramente 70 u 80 km/h es poco, y que lo hiciera un gobierno (el Tripartito) , que subvenciónó loscoches de Nissan (fábrica en Zona Franca) que son los más contaminantes (todoterrenos ineficientes energéticamente). No eran coches eléctricos ni solares, ni autobuses (transporte colectivo) lo que se fabricaba. No optó, sin embargo, CiU, en su regreso al Govern de la Generalitat, por mejorar esa normativa, sino por suprimirla tras años de una campaña que caló hondo entre los tontacas: ¿ir más lento? buaaaaaah, qué tontería, si mi coche me pide más... No, es tu cerebro que no da para más, el que pide más velocidad y más contaminación. Triste Catalunya donde las generaciones de los años 70 y 80, a las que se educó en el medio ambiente, sean las más antiecologistas y ajenas al medio ambiente.

Lo de Japón, visto desde Catalunya, no asombra ni sorprende ni escandaliza: es lo habitual que una empresa cualquiera contamine y encima se la premie. Recordemos las contaminaciones de los años 90 de un empresario apellidado Puigneró y vinculado al president Jordi Pujol. Pero uno entonces aún pensaba que la ecología podría ser cosa de todos

En el 2013, el gobierno de Artur Mas ha dado muestras de ser totalmente antiecologista. Si ya decíamos que no era reciclar eso de tirar la basura en tres o cuatro contenedores diferentes... Nota: en mi barrio no lo hace apenas nadie. E incluso alguna vez a alguien que trabajaba en un taller le había oído decir que en su nave, él separaba las cosas, hasta que vio repetidamente cómo los de la basura lo mezclaban todo en el mismo camión. Dejó de hacer ese esfuerzo (¿mínimo?) de separación tanto en el trabajo como en casa.

En el 2013, Artur Mas se sacó de la manga unos anuncios estridentes con unas anunciantas molestas que cantaban: "Envàs, on vas? Si no saps on vas, pregunta on vas, envàs"... en realidad, estaba pagado por Ecoembes i Ecovidre, el duopolio del reciclaje, empresas de esas "sin ánimo de lucro" (sintagma que ha venido a significar empresas opacas descontroladas), que exigían (y también vimos anuncios parecidos a nivel español y únicamente de ámbito catalán) que sólo se tiraran en el contenedor amarillo las cosas que a ellos les iban bien para usar como materia prima gratuita, conseguida con mano de obra peor que esclava, puesto que pagaba su trabajo mediante impuestos y amenaza de multas o de subida del servicio de recogida de basura si no se reciclaba (a finales de los años 90, así lo amenazó el Ajuntament de Barberà del Vallès, entonces gobernado por el PSC, y luego seguramente que también, por ejemplo, en cartelitos puestos por algunas calles).  Materia prima gratis, mano de obra gratis... desarrollo de técnicas de reciclaje nulo y apoyo total sumiso del gobierno que ataca y no defiende ni al Medio Ambiente ni a los ciudadanos.

"Envàs, on vas"  se opone a la mínima estrategia de separación de basuras y al reciclaje. Se traslada completamente de manera inmoral, aún más que antes que ya era mucho, toda la responsabilidad al ciudadano y ninguna a la empresa de reciclaje ni a la empresa fabricante.

En fin, que lo de Fukushima no alteraría la vida de un catalán, puesto que es lo habitual eso de la empresa sucia que encima recibe subvenciones, apoyos públicos, prebendas y sumisiones.

El rearme nuclear es claro: con el PSOE de Zapatero básicamente contra no cerrar nucleares caídas a trozos y con el PP suprimiendo los apoyos a la energía limpia (y eso que Iberdrola es de los suyos y que lo montaron en sus feudos de Navarra y Galicia con esa corrupción público-privada de tú eres de los míos y esto te lo soluciono yo) pero dándoselos a la energía sucia, como la nuclear: Almaraz. O

Y la inoperancia de los controles también: el Consejo de Seguridad Nuclear no sirve porque está podrido por su connivencia empresarial. Se puede decir que es un ejemplo más del fracaso o agotamiento del modelo modélico de la Transición. El caso de Garoña sirve para este párrafo y el anterior.

Volvamos a Japón: 

Las primeras estimaciones cifran los daños de la catástrofe de Fukushima en 250.000 millones de dólares (1). TEPCO, el operador de Fukushima, fue nacionalizado porque no estaba en condiciones de cubrir los primeros costes.

Bajo el actual sistema de responsabilidad, los proveedores de TEPCO (General Electric, Hitachi y Toshiba, que proporcionaron reactores basados en un diseño defectuoso) no están obligados a pagar nada en concepto de indemnización. Los contribuyentes japoneses, incluyendo a los evacuados, pagarán la mayor parte de los costes de la catástrofe.

El ciudadano paga con vidas, sufrimiento, impuestos y subvenciones adicionales todo aquello que la industria privada, privatizada y nuclear destroza. Podríamos poner otro adjetivo antes que "nuclear" pero el daño que ésta causa es aún más persistente en miles de años.

La industria, las empresas, en cambio, pagan poco con respecto a sus costes o externalidades, osea, pagan una miseria en relación al daño causado:

En la mayoría de los países con reactores nucleares, un operador nuclear podría tener que pagar en concepto de daños entre 350 a 1.500 millones de euros. Esta cantidad es pequeña si la comparamos con los costes de un desastre.



Nada que objetar desde una España cuyo ministro dijo una vez que el aceite adulterado sólo tenía un bichito tan pequeño que si, se cae de la mesa, se cae. Festival de Humor y Muerte. O de unos ríos que, como hemos dicho bajaban contaminados por el amiguet Puineró, pero cuyas aguas freáticas contienen purinas de las granjas de cerdos para parar trenes, balsas de productos químicos en minas abandonadas o simplemente en alguna fábrica de lejía que, al ser puesto en marcha el proceso (con objeciones por parte de la Generalitat que no quiere que le agüen la legislatura) ha decidido poner en la calle a unos 200 trabajadores: Ercros, de Flix, a orillas del río Ebro, tras el último gran embalse que podría parar la porquería, donde estuvo mandusqueando, por tanto, poniendo trabas a la limpieza, Josep Piqué (el ministro de Industria y luego de Exteriores que se postró ante el emperador Bush II y que luego se fue a la empresa de aviones Vueling, tras ponerse una barbita trotskista). ¿Qué relación hay entre trabajar en una fábrica química, una de aviones y reserva de viajes, los asuntos exteriores y el ministerio de industria? No respondan sin tener a mano la sal de frutas para el estómago. ¿Pensarán abrir con un nuevo nombre para evadir impuestos? Despedirán a 156 personas de las 207 que trabajan en Flix, una localidad pequeña, en la zona que la burguesía de Barcelona con el apoyo caciquil de las Terres de l'Ebre tiene para poner toda la basura (la que no han podido colocar en la Región Metropolitana de Barcelona): centrales nucleares, pueblos olvidados y sin apoyo, industria química, malas o nulas comunicaciones... y sin alternativas, osea, que lo único que hay es la industria sucia química de lejía. O la industria sucia nuclear de Ascó, allí al lado.

Vale la pena colocar el texto del Ajuntament de Flix: 

Davant l’anunci de la companyia ERCROS de presentar un ERO de 156 treballadors sobre els 207 de la factoria de Flix, l’Ajuntament de Flix vol manifestar el següent:
- Expressar el total suport al Comité de Treballadors d’Ercros i els representants sindicals de les empreses auxiliars que es puguin veure afectades per la mesura.
- Denunciar que la mesura no es pot presentar com un Expedient de Regulació d’Ocupació més sinó com el que realment és: el desmantellament de la major part de l’estructura productiva a Flix i la condemna al tancament total de factoria a curt termini.
- Remarcar que l’impacte sobre la producció fa que l’afectació vagi molt més enllà dels treballadors d’Ercros tenint un impacte sobre les empreses auxiliars no menor a 80 treballadors acomiadats més.
- Denunciar la manca de sensibilitat social de l’empresa al no avaluar l’impacte d’una mesura d’aquest tipus en un municipi de 4.000 habitants en una comarca d’interior, on tindrà un efecte multiplicador devastador.
- Resaltar que, de tirar-se endavant tal i com està plantejat, es condemna tota la estructura de treball i de serveis de Flix i pobles del voltant a un decadència sense pal·liatius, donada la manca d’alternatives.
- Manifestar el malestar per l’escassa o nul·la repercussió que un ERO pretesament plantejat com a nivell de Grup té sobre la gran majoria de centres de treball exceptuant Flix i Cartagena, que acumulen el 90% dels acomiadaments.
- Recordar l’alt preu pagat per la factoria de Flix en totes les reestructuracions d’ocupació d’Ercros en el passat tot i el paper cabdal que la factoria ha tingut en el sosteniment general de la companyia en els anys més crítics.
Davant tot l’exposat instem a la Direcció d’Ercros a recapacitar i no presentar l’ERO sense abans haver avaluat suficientment la mesura i les alternatives que de ben segur existeixen.
Flix, 20 de febrer de 2013.

He intentado corregir algunas faltas de ortografía, porque se ve que es preciso ser un analfabeto para trabajar haciendo textos en varias Adminstraciones Públicas.

Por otro lado, nótese el sintama nominal: "manca d'alternatives". Lo he leído después de escribir algo parecido en un párrafo anterior.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada