20150901

De Tánger al Valle de Moomin

Data Estel·lar funestíssima Dilluns 20150831

Nota previa: no preguntes si algo puede ir a peor. Estaba enmedio de grandes proezas de las de sudar y trabajar sin descanso y de ver como caen todo tipo de sucesos, nos preparamos a una idea divertida para luego escuchar algo mucho peor. Nos sobreponemos: ¿es posible?

Y decidimos hacer esta foto de la lectura de agosto 2015.


Me ha parecido curioso publicarla antes de guardar ¿dónde, dónde? estos libros y tebeos ¿y en qué orden?

Seguro que hay más opciones. Pero las bibliotecas marvel son perfectas para la playa. Para los Moomin uno precisa tiempo y una calma cada vez más imposible -he ahí el primer párrafo. Me apetecía leer esos superhumores. Los Jòvenes Castores eran algo que me quedaban sueltos de una lectura de "todoloquetengodeDisney" de un par de años antes. Aún me falta una cosa de Disney: un alfabeto para aprender a leer que es de lo primero que leí. Los tres tochos son libros de viajes. Los tres estaban comenzados y los tres se me acabaron haciendo pesados. 

 Hubo otras cosas: un par de diarios, un Tintalibre (no está mal para primeros lectores), algún Pronto, un par de Semanas: anda que no hacía años que no las veía. Me gustan los perritos que parecen de trapo de los chistes de Grecal, el original Jordi Labanda como me comentó un colega con toda la razón. Algunos folletos de propaganda pero pocos. También matrículas, carteles de autopistas y carreteras, rótulos de bares y de supermercados (hago vacaciones en un parque temático del gran consumo) y algún que otro mensaje de móvil, sólo el principio, para ser borrado, que aún se reciben.

Podría decir que aprovecho el verano, las vacaciones o agosto para leer pero es mentira porque muchas veces ni es verano ni hay vacaciones y eso de agosto igual no son ni tres semanas. Los que leemos, leemos todo el año. Porque nos gusta. 

Tras haber leído el primer manual de los Jóvenes Castores, y los Manuales de Patomas y de Ungenio Tarconi (gracias a Gambito) inicié una relectura de mis 3r Manual de los Jóvenes Castores (gracias, Reyes Magos de 1983), y el tomo uno de la Biblioteca de los Jóvenes Castores (gracias, papa) de Planeta-Agostini/Primavera, que fue una colección pensada con unos diez tomos, creo, con un dibujo en el lomo y montable en una estantería que se iría montando con cada entrega.

Lo leía muy rápido, en menos de dos días, y sin agobios. Una escritura rápida y ágil que permite comprender muchos datos. Los que eran difíciles con 8 años lo siguen siendo con 40, aunque menos. Bonitos dibujos y una redacción que nunca pierde de vista que escribe para niños y que escribe pensando en personajes de la revista Don Miki de Montena, a los que hace referencia ocasionalmente y de manera no forzada.

Me gusta más el estilo del 3r Manual y tiene más páginas. Sin embargo, supongo que es más fácil de localizar información en el tomo de tapas blancas dado que va separado por temas. 

El Super Humor de la portada de baloncesto es el tomo 24 de Ediciones B-Grupo Zeta (1ª edición: abril 1989). Aunque la portada lleve firma de Ibáñez y el dibujo de Filemón me haga pensar en su autoría, el texto es completamente anómalo y pesado como para no pensar que es del BrugueraEquip/Equipo B: "¡Grrr...! ¿Cuántas veces he de repetirle que aquí no se practica el baloncesto, y menos aún con una bola de esas de bolera...?" La efigie de perfil de Mortadelo es rarucha. Que igual es de Ibáñez, pero en fin... es de Edicions B que se pasó estafándome desde 1987 hasta 1992 cuando menos. 

El contenido, en cambio, es excelente. Y me recuerda por qué me lo guardé hace varios años para unos días de asueto vacacional y balconil: las historietas de Zipi y Zape son estupendas: incluye la titulada "La Familia Plómez" cuyos protagonistas son ... ellos mismos. 

Se me ocurre una serie con estilo de dibujo de Escobar y su estilo de guión para La Familia Plómez. ¿Ediciones B estaría interesada en publicarla? Historietas cortas de 2-4 páginas de esta familia de visiteo en otras casas.

Las historietas de Mortadelo y Filemón (en Ediciones B no daban para más: o te endiñaban mortadelos o zipiyzapes, así fueron erosionando el plantel de personajes de los Olés hasta reducirlo a lo mínimo) son ¡Contrabando! y  un Colección Olé de Casanyes.

En ¡Contrabando! p3B (p3v15) y p4A (p4v1-v5) localizamos una de las escasísimas referencias a la iglesia en formato campanario que un pueda localizar en Editorial Bruguera (algún Matías Guiu diciendo ayseñorseñor y poco más desde 1984). Me queda hacer un listadillo de menciones a la iglesia, o dibujos de iglesias en historietas. Casi ninguno. Tan pocos como obreros fabriles.


Eso sí, las historietas de complemento de los primeros tiempos de Ediciones B-Grupo Zeta insertaban algunas historietas del personaje principal (en total desorden, con historietas de Ibáñez o de apócrifos) y además de Sacarino (apócrifas) o de Carpanta en las de Zipi y Zape. Hay 

Casanyes publica Mortaelo y Filemón: ¡Vacaciones Achicharrantes! que podría tratarse de una primera versión de su Odisea en El Cairo, la aventura de Paco Tecla y Lafayette publicada en tres revistas y editoriales distintas (véase este mismo blog pero lo arrebusquetean ustedes mismos) y que se acaba con Quicky. Algún día alguien sacaré el integral de Odisea en El Cairo.

El SuperHumor 21 tiene miga. Lo compré durante una firma de Ibáñez pero le pedí que me firmara el 25 Aniversario y me dibujara un Filemón (lo hizo como un cabezón ancho). No había muchísima gente pero no quise atosigar con una firma en este superhumor. Me hizo ilusión tener ese 25 Aniversario pringado por un rotu de Ibáñez. Fue hace años y sólo en agosto 2015 me leo este Superhumor Mortadelo 21 (4ªedición: 2001). Inclye: Safari Callejero, Chapeau El "Esmirriau", El Sulfato Atómico, El Plano de Alí-Gusa-No y La Caja de Diez Cerrojos. 

Dos o tres de esas aventuras ya las tenía. El Plano de Alí-Gusa-No era de lectura obligada cada verano y, más de una vez, no crean. Es una versión de Benoît Brisefer (Benito Sansón, Benet Tallaferro): Los Doce Trabajo de Benito Sansón. Así y todo, es sorprendentemente ágil y divertida, y distinta de la aventura del  personaje de Peyo. 

Chapeau no lo tenía. Junto a La Caja, recuerdo haberlas leído, que estaban en el mueble del comedor de mi abuela, a la espera (uno o ambos) para ser regalados a algún primo. Los leí seguido y me partía de risa. El primer y el último episodio de Chapeau aparecen en el 25 Aniversario. con lo que calmaba el gusanillo. Simplemente son aventuras que nunca me topé en Colección Olé o en Superhumor. La Caja de Diez Cerrojos la llegué a confundir con A la Caza del Cuadro (que tampoco tenía completa, porque era de un tebeo de origen foráneo y ya leído y con hojas arranchadas y su semillita de tomate pegada porque en Catalunya los bocadillos van con pan con tomate restregado, no de pote). En un superhumor de Ediciones B de hacia 1990 aparecía esa aventura. Pero no me hagan decir cuál porque me llevo mal con esos superhumores porque están repletos de aventuras apócrifas vomitivas, mal dibujadas -las de (c)F*Ibáñez1988, etc. Osea que eran peores aquellas en las cuales Ibáñez daba su consentimiento que las anteriores. Leer para creer. 

La Caja de Diez Cerrojos acaba de manera sorprendente y abisal. Me dio miedo ese final de tanto miles de metros en el fondo del mar (como seguidor de las gestas de Picard, los batisfacos, y el mundo submarino, y los primeros cromos del álbum de Petete sabía que eso era prácticamente inalcanzable, y luego está la presión atmosférica...) Miedo, risa, curiosida y tristeza: resolvían el caso sin estropicios pero perdían la recompensa.

Esa última viñeta me parecía inmensa. Cuando la leí años después, era más pequeña: en cinco franjas de viñetas . Y ahora aún más. La primera vez era una viñeta de un cuarto de página, con muchos peces de las profundidades con sus linternas y fosforencencias. Eso es imaginación de la buena. 

¿Por qué Ediciones B publica en desorden esas aventuras, no poniendo El Sulfato en primer lugar? Pregúntenle a... no hay nombre de ningún responsable, director, ni editor. ¿Por qué la editorial que publica lo que más me gusta es tan desastrosa y astrosa?

Nicolas Vanier realizó un viaje en trineo de perros hacia 1999. Cita incluso la guerra de Kosovo. Es pesadito y hay un toque de chulería que me molestó y que no recordaba hasta esta segunda lectura. Lo tenía leído un tercio de hacía años y lo tuve que dejar no sabía ni por qué hasta que lo retomé El libro es de Altaïr y lo adquirí en Happy Books, una librería de presuntos saldos (en aquel momento sí, luego menos y en el 2014 se convirtió en una tienda de jamones del tipo ese que sabe tanto de jamones). 

Ibn Battuta es el célebre viajero musulmán de la Edad Media. No supe por qué Alianza Literaria publicó ese volumen a la vez que en catalán un programa de radio hablaba sobre una traduccción a dicho idioma. Lo peor, tanto en el libro de La Odisea Blanca como en el de Ibn Battuta como en el de James Cook del que hablaremos luego, es que los mapas son birriosos, cuando los hay. Faltan localizaciones, lugares por dónde pasa el viajero, etc. 

El libro de Ibn Battuta se pega un hartazgo de meter tildes raras superíndices y subíndices sin que nos explique nadie cómo se pronuncia: por tanto, un esfuerzo estúpido. 

Ibn Battuta sirve para desmentir que viajar abre la mente, o igual era muy cauto y procuraba no irse de la lengua. Son unas 700 páginas de las cual ya había leído unas 300 o casi. Añádase unas 110 páginas de introdución y mapas, y luego el consabido índice onomástico y otro toponímico. Es interesante el libro. Lo acabé leyendo rápido, en unos cuatro días, tras uno o dos veranos de intentarlo y de 9 de poseerlo. 

Considero que son libros de verano o de vacaciones. Me gustaría uno de estos libros con todo lujo de detalles, con mapas prolijos, con dibujos, etc. Imposible: siempre.

James Cook: Viaje hacia el Polo Sur y alrededor del Mundo. Es un libro que me regalaron sin que yo supiera que existía y sin que hayamos podido ver ni olisquear más títulos de esta colección "Relecturas Viajes" de Editorial Espasa. El capitán Cook no descubre Oceanía (ese nombre no aparece en el libro) pero deja claro que no existe un continente austral. Es un escritor muy preciso y del que se entiende todo salvo "N 54º E", que no es explicado por el editor de la edición española. Tiene pinta de ser una reedicción de un libro de principios del siglo XX, y tal vez así lo sea. Se juega con el formato de portada de libro antiguo y deteriorado en los bordes superiores. Incluye una sobrecubierta de papel, ese infame invento, que aquí se salva porque es idéntico a la cubierta de verdad, la que está pegada a la tripa. El libro se hace muy pesado hacia 553 y siguientes. Por suerte hay dibujos originales del ilustrador de la expedición. Retiré la sobrecubierta, así que la he perdido: eso por querer guardarla bien. 

Son libros de verano porque hablan de sitios fríos: La Odisea Blanca atraviesa el norte de Canadá, el gran Lago del Oso y los Grandes Lagos canadienses... y el capitán Cook va hacia la región polar sureña. También a las islas de Oceanía. Incluso Ibn Battuta habla de lugares fríos al norte del Caspio. 

El viajecito de Ibn Battuta no es muy distinto del de Marco Polo. Ibn Battuta se para más en la India, donde hace mucho arribismo social y político. Menuda chusma. Algún día a ver si lo explicamos pero de meterse el dinero en los bolsillos lo que sea y más.

Moomin: falta el tomo 1, que no he tenido el gusto... Creo que en el 2015 ya existe en castellano o en catalán pero en inglés se entiende bien si sabes inglés. Para lo único que es útil saber inglés es para leer tebeos: osea, para dejarse el dinero y no para obtenerlo. Los mejores tomos son los primeros. El libro La Familia Mumin está escrito por la misma autora de los tebeos, Tove Jansson (aunque la portada es de un amiguelo de la editorial que pasaba siempre por allí: el tal Riera Rojas que siendo Tove Jansson dibujanta ¿por qué meter a otro dibujante que lo hace distinto que su autora? Es un libro de la Colección Mundo Mágico de Editorial Noguer. Mi idea era leerlo todo seguido en orden cronológico pero notaba que no me cuadraba qué iba antes y qué después. Lo podría haber buscado por Internet pero me pareció extraño que el libro no hablase de los tebeos y los tebeos no mencionasen apenas los libros, cuando menos su inserción cronológica. 

El libro son historietas un poco autoconclusivas pero, en general más largas que las historietas "para adultos" del diario Evening News de London entre 1953-1959,. Y eso que las tiras de prensa suelen agruparse por 60, 80 o incluso 100 para una aventura que comienza y acaba. 

El libro es más lo que uno espera: una familia de trolls de Finlandia que viven su vida. En los tebeos, como es para adultos, la cosa se simplifica en extremo: son más bien británicos, hablan inglés, Moominpappa lleva una chistera para ser reconocible porque si no, todos son iguales, pese a que el libro dice claramente que hubo una chistera que se probó Papá Mumin pero que no la siguió llevando. Era una chistera mágica que cambia el aspecto de lo que se introducía. 

Tanto en los tebeos como en el libro hay una jungla. 

Como el libro es literatura infantil te endiñán episodios de 30 páginas, y luego uno se extraña de que la gente no quiera leer. ¡Los episodios tienen que tener 10-12 páginas y con dibujos! Al menos, Tove Jansson pone dibujos. Además, como es para niños, tiene que haber un personaje que se marche (y ya lo dicen nada más empezar). Es para dar pena, para hacer que los niños crezcan. Tonterías de ese calibre de la literatura infantil (peores son las de la literatura adultil).

Los personajes son los mismos, aunque los nombres son distintos en la traducción pero, sobretodo, su carácter es absolutamente distinto: en el libro uno es filósofo y refunfuñón y en el tebeo en un delincuente y traidor, aunque se considere amigo de la familia. En el libro unos personajes viven en la casa Mumin, pero en el tebeo, no. Snorkmaiden (Esnorquita) tiene un hermano en el libro que jamás aparece ni citado en las tiras de prensa. Otro personaje es considerado "un asno" (aspecto de canguro, asno o zorro) y muy jovencito, mientras que en el tebeo la edad no importa y su característica es su ansia de ganar dinero, siendo capaz de vender cualquier cosa.


Las bibliotecas Marvel son excelentes para leer en la playa, en la piscina (al lado, no dentro porque se mojan como las demás), en el patio, terrado, balcón, hamaca, suelo, sofá o sillón, parada de autobús, tren o metro. Polivalentes como ellas solas, ultra-resistentes (un único tomo, de segunda mano, se me ha despegado), ofrecen material a porrillo. Por razones que sí vendrían al caso sólo he podido leerme completas estos cuatro tomos: 9-11 de Iron Man y el 12 de Los Vengadores. Resulta que me compré el julio anterior al agosto posterior tres tomitos de segunda mano que llenaban huecos en mi colección. harto de no encontrar los tomos de Thor (se me pasarán las ganas). Cuando voy por uno de ellos me doy cuenta de que me hubiera ido bien tener a mano el ¿!1? de Los Vengadores. Cuando llego al 12 de Iron Man (año 1970-1971), lo dejo a medias porque va del Zodíaco y casa con el 12 y el 13 de Los Vengadores, que sí tenía previsto leer... El caso es que me he dejado la cosa a meidas: medio 12 de Iron Man, medio 13 de Los Vengadores... y la duda de cómo puede una aventura de Iron Man hacer referencias a dos de Los Vengadores como si fueran coetáneas a la del hombre de hierro cuando hay una gran diferencia de números y meses de publicación y yo diría que de tiempo Marvel en Los Vengadores. Tampoco se entiende que Thor o Iron Man aparezcan en alguna aventura de Los Vengadores cuando están en sus cosas. Sobretodo Thor que estaría viajando por el espacio en esos momentos y durante los años 70, alejado de Midgard como un conductor de la palanca del intermitente.

Cada bloque de lecturas es tan distinto del otro. Cada temporada, cada momento, trae sus tebeos, sus libros... vuelvo a La Ilíada y a su Neolítico.

Me gustaría dedicarle algún artículo a Cook o a Ibn Battuta pero dudo que sea posible porque el rimo de infernalidades y trallazos que caen sobre la vida de uno y de su los próximos lo impiden. 

 Si alguien considera interesante alguna de estas sugerencias de lectura -ahora lo son- que siga su instinto.