20140404

La moda del juego musical de los vasos

Data Estel·lar plocplasplasplocploc Divendres 20140404

¿Quién contó por primera vez tal chiste? ¿Quién envió la primera carta de una cadena o el primer correo electrónico encadenado de esos de "si no lo reenvías te defuncionas"? ¿Qué recorrido geográfico sigue una moda? ¿Cuánto tarda en llegar a donde estamos?

Las respuestas a esas preguntas indicarían la distancia social y cultural entre dos puntos: el punto Inicial y Creativo y el punto de reproducción o destino.

Cabe pensar en el ingenio humano como para que algo haya podido ser creado en distintos lugares.

La experiencia, incluso en entornos que uno sospechaba mentalmente activos, ingeniosos, aptos para la innovación, es que cuesta muchísimo poner en marcha una novedad. A lo sumo, un pequeño vocabulario para un grupito de amiguetes. Todo lo demás va fuera. Y por empirismo, incluso algo minúsculo, sea un detalle de la ropa o lo que sea, no será aceptado, y será causa de censura posterior, pese a una aceptación inicial. La innovación grupal o individual se ve impedida por los recursos sociales contra el desmembramiento de la tribu. El conservadurismo de las costumbres y las modas parece favorecer el gregarismo.

Pero llegan las modas. Los cambios de peinado. La ropa... aunque ya hace años que eso es inevitable en tanto es casi imposible no comprar la ropa, dado que la anterior hubiera de reponerse porque estuviera estropeada, y que esa nueva ropa no sea de moda, porque no hay otra. El capitalismo lleva a eso: a la inexistencia de oferta. ¿A qué os habían dicho lo contrario? Pueden ser cambios en costumbres o en expresiones o locuciones o en trastería y consumismo o en la forma de afrontar el ocio: unos años tocaban las masias y casas rurales, otros fueron las sesiones de películas y series pirateadas y otros el sillón-ball, pasando por los viajes que se llamaron "escapaditas" y con toda una justificación bochornosa del tipo "ir a Roma es para un fin de semana" o algo así. El relato, que dicen, la explicación, la justificación, que acompaña a la moda del momento, todo forma parte de la misma moda.

Uno tiene la hipótesis equivocada de que los chistes vienen todos de algún sitio de Sevilla, de la Sevilla de esos zanganos aristócratas señoritingos, no de la Sevilla curranta. Se lo explican, se hacen gracia entre ellos y, al ser de capas elevadas, se derrama sobre el resto de la sociedad. Es una idea que me sugiere la panda de gente que vive sin hacer nada y que salen en revistas, diarios y teles, durante décadas y décadas.

¿Pero y los juegos?

Marzo del 2014 acababa con una imagen insólita: unos niños de 12 años jugando. Esto ya es insólito en sí mismo. No era fútbol, no era coreografía grupal (gregaria, otra vez). Y no era el móvil. Tenían un vaso grande de plástico y una niña (suelen ser las introductoras de las modas) iba tirando el vaso al suelo y dando palmadas. ¿Intentaba ver cuántas palmadas se pueden dar antes de que el vaso tocara el suelo?

Abril del 2014 mantiene la moda de las gomitas con las que se hacen pulseras y collares, en una variante de los escubidubis que ya estuvieron de moda en el 2013 o en el 2012; y no sólo en 1984; nadie se crea que "ay, los niños ya no juegan al trompo" porque se juegan cuando la empresa correspondiente lo pone a la venta o sale en una peli. Es escribir esto y ver en una tienda: "comienza la temporada" con una foto de trompos o peonzas.

Pero el juego de los vasos avanza durante la primera semana.

Para entonces ya he visto varios vasos de colores con varios niños y veo que ya se individualiza su uso: muchos llevan su vaso. Y entonces me fijo que estamos ante algo musical. Disney Channel sabe lo que hace cuando llena sus teleseries de niñatas insorportables cantanturrentas y bailonas: hay un segmento inmenso de niñas que quieren eso, que hacen coreografías... y esto de los vasos, resulta que vuelve a ser una coreografía, algo musical, además de un juego de habilidad manual y de equilibrio. Es una especie de cajón flamenco (15 años de cursos de cajones flamencos en ayuntamientos nos contemplan...).

Y se me ocurre buscar por Internet.

Creo que es la primera vez que me parece haber encontrado el origen:

El fenómeno viral de “la canción del vaso” ya ha aterrizado en España

 La noticia sale publicada en RW o ReasonWhy en 20131023. Pero no es hasta una seman después, el 20131029  que se publica el disco y la promoción del espectáculo de donde viene derivado: por la cantante Paula Rojo que, como no podía ser menos, es una versión supletoria de la versión original en inglés estadounidense: When I'm Gone, y sale en una peli llamada Pitch Perfect, traducida como Dando La Nota, y que lleva fecha del 2012.



Con estos datos tenemos de sobras.

Gracias a ReasonWhy, creo que he podido saber el origen de una moda que se va popularizando, por primera vez en general y desde que existe Internet (fecha que otorgo en datos reales como 1997-1998 y no en datos míticos).

No podemos saber cuánto durará. Si llegará al verano. Si quedará como un conocimiento habitual.
Tampoco si ha llegado ya a su máximo de expansión. Pero en otra hipótesis equivocable, estas modas van de barrios culturetas-urbanizaciones de clases medias con economía autónoma y hacia abajo. Así que, por los barrios donde lo he visto, ahora se inicia su máximo de población implicada, y el declive. No me molestaré en comprobarlo.


2012 para la peli en Estados Unidos. Finales del 2013 para el disco y el vídeoclip en España. Y primavera de 2014 para el Área Metropolitana de Barcelona. Esa es la distancia actual entre el origen y el punto de llegada de una moda. Entremedias, mucho dinero invertido en tecnología y cine.



1 comentari:

Novela Grafica ha dit...

En 2009 salió la versión original, que es la que Kendrick versiona en Pitch Perfect.

http://youtu.be/DWCOYJg9ps4