20170610

¿La primera firma de F*Ibáñez en Ediciones B-Grupo Zeta?

Data Estel·lar lasnousonlesonze Dissabte 20170610

La preguna adecuada es : ¿cuándo fue la primera firma de F*Ibáñez en Ediciones B-Grupo Zeta?

Los medios de comunicación e información son muy especiales. Informan sobre los demás pero se callan y ocultan lo propio.

Para leer que en El País echan gente te tienes que ir al Mundo y luego al Mundo para ver que sucede lo ídem en el El País. En el diario Público bastaba con leer los comentarios de su página de Internet. y casi nadie que lea El Periódico de Catalunya se ha enterado de los cambios accionariales clave que han convertido a la familia Lara en unos de sus accionistas de referencia, tanto que meten noticias basura para su clan sobre luchas por el control de alguna empresa de quinta fila, por ejemplo, y tampoco te enteras de la crisis del Grupo Zeta leyendo ese diario...

Pues algo así pasa con los pleitos judiciales entre Ibáñez y otros dibujantes (nunca sabemos si iban juntos o cada un por libre) y el Grupo Zeta tras la compra de Ediciones B por uno de esos precios simbólicos, de una peseta durante la primavera de 1986, que nos recuerda al "1 euro" por el que el Banco Santander compra, en junio de 2017 el Banco Popular (a su vez fusionado con el Banco Pastor... para eso tantos años huyendo del Banco Sabadell). A cambio se quedan con la deuda de la antigua empresa... en el caso de Bruguera le cambian el nombre por "B" de Bruguera y siguen con la mala praxis de considerar que los personajes son marcas industriales que les pertenecen, y de ahí los líos, con Ibáñez al que se le prohíbe dibujar a sus personajes estrella. Supongamos que los dibujantes y guionistas les tengan cariño a sus personajes, más allá del cariño a los billetes que esos personajes les meten en los bolsillos. Si es así, tiene que ser un duro golpe.

Ya desde 1985-1986, Ibáñez y otros dibujantes como Escobar, Raf o Segura montan la revista Guai! con Ana M. Palé, exdirectiva de Bruguera al frente. Falta una biografía clara sobre ese tipo de personajes y su incidencia en los tebeos: Palé, etc. Se crean nuevas series como Chicho, Tato y Clodoveo de Profesión sin empleo y 7 Rebolling Street, dos series que no tendrían que ser malas pero que el autor abandona enseguida a los negros: etapa denominable Merienda de Negros para encontrar una acepción lógica a esa extraña expresión popular.

Muy de tanto en tanto aparecen en la cola del paro los agentes de la TIA.

Cuando la sentencia judicial le es favorable, Ediciones Junior s.a.-Grupo Editorial Grijalbo parece dispuesto a lanzar un mordisco de tiburón al sector de los tebeos, así que saca al mercado Yo y Yo, con Mortadelo y Filemón en la portada y el interior... pero sin poder usar sus nombres propios en la cabecera: de ahí lo de Yo y Yo, y eso es lo más cerca que ha estado Filemón de tener cabecera propia.

La empresa dura poco, porque enseguida llega el pacto con el Grupo Zeta. Se abandona Yo y Yo, y se integra Ibáñez a Ediciones B-Grupo Zeta.

En breve, Grijalbo abandona las revistas que pasarán al Grupo Zeta bajo el sello Tebeos, s.a. que no es más que una marca sin mayor contenido. No entendemos a qué viene lo de meter otro sello. ¿para separar que tenían más material francobelga? Ni idea, oiga.

Sabemos que la portada clave es la de la revista Mortadelo del "23MF", en febrero de 1988. 

Las portadas mejoran, claramente, porque ahora hay algo ¿todo? de Ibáñez. Al menos, los bocadillos de los chistes tienen sentido, gracia y precisión cosa que ni el Bruguera Equip ni el Equipo B, y me da igual que estuviera Casanyes en algunas portadas, supieron ni aprendieron.

Sin embargo, realmente no podemos decir que mejorara el contenido de las historietas. Para empezar, el color es pálido y confuso (no deja ver bien el dibujo), lo que es un lastre, las historietas son de continuará pero sin resumen de lo anterior, y suelo notar que van sin título, como pasa con las de los números 52, 53, 54 que tengo ante mí.

Aunque parece que hay mano de Ibáñez en algún lugar difuso, sea algo del guión (¿quién dijo que dictaba los guiones a una grabadora de sonido? eso sí que se debería publicar porque seguro que es gracioso). A veces parece que hay algo en algunos bocetos, composición de la página porque la técnica parece más adecuada. Los personajes ya caben en las viñetas sin problemas, y no como en la etapa anterior, pero hay varias caras y expresiones raras ¿negrísimas? que nos irán recordando a Chicha, Tato y Clodoveo o a 7 Rebolling Street donde se nota más. No funciona ese dibujo.

Los textos de los diálogos es donde sí se aprecia al Ibáñez (o,como decían unos premios de ADLO, "al señor que firma como Ibáñez"). Son diálogos precisos en su vocabulario, en su ritmo o en su ocasional rima, rápidos, con interpelaciones, etc.

Lo malo es que ya ha comenzado la primera etapa escatológica.

Por tanto, el resultado no es de lo mejor. Sospechamos que se aprovechen ideas anteriores del Equipo B o que tanto los unos como los otros usaran argumentos pre-establecidos años antes en Editorial Bruguera, a partir de los cuales Ibáñez los habría pulido.

Aquí tenemos una página de lo que podría ser la primera firma. Como si hubiera ido con el abogado y la sentencia y lo hubieran sentado a firmar páginas. La firma parece realizada con un boli, rápido y con cierta prisa ¿desgana? Como diciendo, "con esto se legaliza lo realizado hasta ahora".

El caso es que habrá una nueva firma, la de la etapa más negrísima porque encima va con firma del autor: "(c)FIbáñez88", la de la etapa de Los Sobrinetes (la historieta potable de la época, pero floja y muy por debajo de todo lo publicado en la etapa de Bruguera tanto por él como por Casanyes o Redó o... ) y Las Tacillas Volantes (birriosa)... ¿eso es de Ibáñez por algún lado?

La hipótesis que lanzamos es la siguiente: a la vista de la firma que pone Ibáñez, Ediciones B impone una firma-tipo o firma-tampón (el palabro lo leí hace muchos años en Interet). Será la que lleva el añadido "1988" o "88".

En este caso firma de manera turbia pero legible como "(c) F*Ibáñez 87".

La página la encontramos en Super Mortadelo número 30 con fecha mayo de 1988, lo que nos retrotrae ¡5 meses! a la reconciliación entre Ibáñez y el Grupo Zeta, y casi recién iniciada la revista Yo y Yo.

Nos sirve para conocer los ritmos de publicación: 5 meses antes se habría firmado y por tanto realizado, dibujada, entintada la página.

LA firma está en la viñeta 3 de la página 38A, en la viñeta de la báscula, donde aparece la señorita Irma que pasa de ser la enamorada de Mortadelo a un vil objeto sexual, en tanto asistiremos en breve a la degradación total de la señorita Ofelia, en los citados Mortadelo 52, 53, 54. 

No citamos los nombres de las aventuras para recalcar el desastre editorial que se vive: sin títulos en las historietas ni nada. Uno se pregunta seriamente a qué se dedicaba el "Editor: Miquel Pellicer" o el "Director: Josep Llastarry" o el "Realizador: Arturo Pascual" o el "Asesor artístico; Jaime Pla" o la persona de "Montaje: Elvira Ortín" (etendemos que "montaje de las revistas")... y el "Asesor literario: Víctor Mora" no apareció toda la larga etapa de 1987 cuando los chistes de las portadas eran ilegibles... 

Cuando la portada de febrero de 1988, ya hace unos dos meses, tal vez más, que las relaciones entre el dibujante de los agentes y la empresa Grupo Zeta se recomponen, con un juez mediante. 

Eso nos plantea realmente muy pocos meses de revistas de Ediciones B-Grupo Zeta sin Ibáñez de manera legal. Nos plantea un Ibáñez alejado de sus personajes desde algún punto desconocido para nosotros de 1985 (por voluntad propia, por enfermedad denominada por el fandom como "cuellitis" y porque no le pagaban)  y así hasta  diciembre de 1987 (puede que antes) en el contacto de los Mortadelo y Filemón de Ediciones B, pero hasta la primavera de 1987 en el dibujo de sus personajes en Ediciones Junior, puesto que la revista Yo y Yo de Ediciones Junior-Grupo Editorial Grijalbo sala de cara al verano de 1987, y contemos unos 3 meses entre la elaboración y la publicación. Hablamos de casi dos años, de una horquilla entre año, año y medio, dos años, que no es realmente tanto tiempo, más allá de la angustia interminable sobre si puedes recuperar u obtener por fin los derechos sobre tu obra, cosa que nos tememos nunca sucedió del todo por parte de ningún dibujante o guionista que pasó por Ediciones B-Grupo Zeta ¿o no os parece raro que ninguno de ellos haya dibujado para otras editoriales o como autoedicion a su sus personajes, cuando menos en nuevas historietas si no en las antiguas -que podríamos entender a regañadientes que fueran de Ediciones B?

Siempre choco con una extraña entrevista (que nos costó localizar pero que lo hicimos e insetamos en la maginoteca allá por el 2005) realizada para el suplemento El Dominical de El Periódico de Catalunya, del Grupo Zeta. Se entrevista a Ibáñez cuando se supone que no está en Ediciones B (¿entrevista apócrifa? las respustas son intercambiables con cualquier entrevista anterior y posterior) y comenta que Ediciones B volverá a sacar las revistas Mortadelo, ZipiZape, Superlópez o Pulgarcito (datos que lo distinguen de otras entrevistas)... y habla sobre su idea de quitarle los disfraces a Mortadelo. En esas páginas escaneadas, aparece el personaje sin traje alguno, como sugiere aquella entrevista. Pero es una entrevista rara porque las historietas que se publican durante los primeros meses, durante 1987, no van firmadas ni mucho menos dibujadas por Ibáñez... y eso es misterioso. A la vista de esa página nos planteamos que igual fue, iniciada la fase de las revistas (ya planificadas, impresas o a punto, etc.) cuando Ibáñez y el Grupo Zeta llegan a un trato y a un necesario pacto de no agresión que durará hasta el final de la singladura de Ediciones B dentro del Grupo Zeta en el 2017 (venta a Penguin Random House). Ibáñez no hablará mal y echará pelotas fuera: "se solucionaron las cosas como tenía que ser" y ahí deja toda respuesta a la consabida pregunta sobre los problemas iniciales.

El título de la entrevista fue Mortadelo Resucita, y la fecha de publicación: 19870322, por tanto justo iniciada la publicación de las revistas. "Estoy en litigio porque quiero recuperar a mis personajes", dijo entonces. Y resulta que los datos de las nuevas publicaciones, sin nexo con lo de los litigios los da el "editor Pedro Pellicer", que ahí no se llama "Miquel" (puede llamarse "Pedro Miguel" o "Pere Miquel" pero apostamos a que es el típico error de los periodistas cuando hablan de tebeos). A Gosset lo llaman Gasset, y se mezcla la entrevista con lo que dice Pellicer y lo que dice Maikel y se mezcla con un final equívoco: "Ibáñez y Maikel coinciden..." y parece que están juntos en la entrevista aunque el segundo no tenga foto. También queda raro que Ibáñez acceda a esa entrevista para un medio propiedad de su opuesto en los juzgados y que encima ¡eso lo tiene que saber él y el bufete de abogados! que va a ser una entrevista de propaganda de las nuevas revistas donde se usarán sus personajes sin royalties para él.

Las revistas de Ediciones B-Grupo Zeta comienzan hacia febrero-marzo de 1987, que corresponde con cuando Ibáñez puede volver a dibujar a sus personajes y le damos 2 o 3 meses para que llegue al verano de 1987 que es donde se publican en la revista Yo y Yo, que dura unos 6 números, que se suponen semanales (junio 1987). Por tanto, duraría entre junio y julio de 1987. Eso nos hace pensar en agosto-septiembre con una nueva ofensiva de demandas por parte del Grupo Zeta o con los primeros acuerdos entre las partes.

Como vemos, la cronología no cuadra del todo, y sobretodo descuadra con esa extraña entrevista.
Penguin Random House puede hacernos cambiar de idea: puede realmente sacar a luz ese patrimonio, esas historias no contadas, esos tebeos perdidos, esos autores olvidados por la maquinaría capitalistac cortoplacista PERO NO CREEMOS QUE VAYA A SUCEDER.

1 comentari:

Anònim ha dit...

Apasionantes estas cosas que cuentas sobre estos temas tan poco explorados...
Y hay una cosa que me gustaría saber respecto a ti, si puede ser...¿tú de qué quinta eres? Yo del 75.
carlos