20161219

Pablo Vicente: una entrevista que deja más preguntas

Data Estel·lar esteloide Diumenge 20161218

Pablo Vicente ha sacado un libro sobre Editorial Bruguera: Auge y Caída de una Historieta.
Es que no hay más. Hubo uno de homenaje, un par de nostalgia y pseudosociología, y fin.
Aquí todo se ha movido vía web, vía foros, vía blogs.

No estamos ante una entrevista al uso. No me dio la gana de imbuirme de las energías de los grandes entrevistadores de los que he leído, oído o visto entrevistas. Tampoco me hubiera venido mucha más inspiración que la ilusión que he tenido de lanzarle unas cuantas preguntas a un viejo ciberconocido en webs, foros, blogs y ezines.

Hemos editado la entrevista un montón. Y faltan cosas.

Hemos preguntado lo que hemos querido y ¡lo que habrá en el tintero! Pero no queremos tampoco exprimirlo del todo.

La entrevista se ha hecho si tener ni idea de lo que hay escrito en el libro pero sabiendo casi a diario lo que ha volcado en los internetes esos.



La maginoteca 1.-¿Por qué un libro sobre Bruguera?
Pablo Vicente 1: Todo viene de un día que busqué una foto sobre las manifestaciones de los trabajadores de Bruguera para ponerla al lado de las viñetas de Al centro de la Tierra, para comparar «Llauna en lucha» con «Bruguera en lucha». No encontré las fotos en internet, así que pensé que en las hemerotecas habría algo. Cuando empecé a buscar, me encontré noticias y más noticias sobre esos años que me llamaron mucho la atención. Les fui ordenando hasta que me salió un relato que me apasionó y no había leído hasta entonces. Ése sería el origen de todo.



Aquí abajo: Unas imágenes de uno de esos folletines que sacaron los huelguistas. De algún ignoto sitio de Internet del 2008. Nótese el gato negro, símbolo de la editorial, pero erizado y en guardia:











Nota maginotécnica:  Por “vejación” querrían decir “dejación”. La dejación puede ser una vejación.
Coop57 es una cooperativa surgida de la lucha sindical en el conflicto laboral de Editorial Bruguera. Derivó hacia la autogestión e incluso hacia la banca ética. En la maginoteca fue denominado “finanzas éticas bactrianas”.

La maginoteca 2.-¿Por qué no ha habido más libros sobre esta editorial? Ni más textos teóricos, artículos, etc. Te lo pregunto como alguien que ha buceado específicamente para este libro y que ya estaba sumergido hace años en cosas sobre comics.
Pablo Vicente 2.-Yo creo que sí hay una bibliografía. No es extensa pero sí que profundiza en diferentes aspectos de Bruguera: los libros de Toni Guiral sobre la editorial y algunos de sus autores, los libros de historia del cómic de Antonio Martín, el de Jordi Canyissà sobre Raf, todas las revistas y fanzines, todo el trabajo que hace Tebeosfera… En comparación, por ejemplo, sobre TBO y sus dibujantes apenas hay material. Tenía muchas ganas de leer el libro de Jordi Manzanares, el que ha paralizado Ediciones B, y de los que que vendrán después del suyo.

En realidad es muy subjetivo decidir si la cantidad de libros sobre un tema son pocos o demasiados. Habrá temas irrelevantes para los que el hecho de que haya un solo libro ya será excesivo.

 Nota maginotécnica: no tengo el libro de Apuntes al lado pero he encontrado tres enlaces más amarillentos que los escaneos que ponemos en este blog para que os empapéis de antoniomartinismo:  

La maginoteca 3.-¿Por qué un libro específicamente sobre el final de la editorial?
Pablo Vicente 3.- El libro trata realmente sobre toda su trayectoria, aunque profundiza mucho en el final de la editorial. Le he dado importancia a ese final porque las explicaciones sobre la quiebra de la empresa siempre habían sido un poco superficiales. Malas decisiones económicas, una crisis y fin. De esos años había una información que me parecía interesante y que justificaba la existencia de un libro.

La maginoteca 4.-¿Consideras, como dice Jordi Canyissà en el libro Raf. El gentleman de bruguera que que existió ese “día en el que murieron los tebeos”?

Pablo Vicente 4.-Me suena mucho esa frase, pero ahora mismo me cuesta encontrarla en ese libro. Creo que la idea es correcta, pero matizable. Efectivamente hay un día en el que el cómic, entendido como revistas periódicas de historietas, desaparece por diferentes motivos. En algunos casos por un capricho de la persona que está al cargo, y en otros porque no dan las cuentas para mantener una revista en los quioscos y que los autores puedan vivir de ello al mismo tiempo. Desde ese momento el cómic español (de autores españoles en editoriales españolas) ha buscado reinventarse para seguir siendo un medio de vida, no sé si con éxito para todos los casos. Es decir, se siguen publicando tebeos españoles, tenemos muchísimas más editoriales de tebeos que en la época de Bruguera y un catálogo también más variado.

 

En la parte que estoy de acuerdo en la idea del “día en el que murieron los tebeos” es en que las editoriales han dejado de apostar en los cómics como medio popular, de masas, de bajo precio, con un contenido descaradamente evasivo. O dicho de otra manera, el que crea industria y puestos de trabajo. Por eso los autores de Blacksad (que ha sido traducido a más idiomas que Mortadelo) tuvieron que buscar editoriales fuera de España, porque aquí ninguna quería apostar por ese enfoque. En este país tenemos muchísimos lectores a los que les gusta este tipo de cómic, ahí están las ventas que tienen los tebeos de superhéroes o los mangas japoneses, o las audiencias de ciertas series de televisión y la taquilla de ciertas películas. A pequeña escala, en el mundo de la autoedición hay cómics de este tipo que están funcionando muy bien dentro de sus posibilidades. Quiero decir, sin los medios económicos para poder invertir en distribución en librerías y en promoción hay cómics como El Vosque (de Morán y Laurielle) o Estoy hecho un cocinicas (de XCar, Azagra y Revuelta) que tienen unas tiradas que las grandes editoriales se morirían por tener. Seguramente es cuestión de tiempo que estas editoriales quieran volver a apostar por este tipo de producto.

 

XCAR, etc: Del grupo de Malavida y Editorial Cornoque, habituales bregadores saloneros. Entrevista sonora a los autores.

 

   Una respuesta de Juanjo Guarnido que habla bastante sobre lo que es una editorial en España o en Francia. Fuente: entrevista diario ABC de 20160715: Muchos guionistas españoles, entre los que usted se encuentra publican en Francia. ¿España llegará alguna vez al nivel del cómic francés? ¿Qué debe pasar para que pueda ocurrir esto? No hay tantos. Es posible que no lleguemos a la docena en un mercado que produce más de 5000 novedades al año. Es un porcentaje insignificante. En cuanto al  desnivel entre España y Francia es generalizado en todo lo que tiene que ver con la cultura, no sólo el cómic. Es un país que protege y fomenta mucho más la cultura que el nuestro a todos los niveles. Eso tiene un reflejo no sólo cultural, sino también social y económico.

 

La maginoteca 5.-¿Cómo es que una editorial accede a publicar un libro sobre otra editorial? ¿Fue fácil que te compraran la idea?

Pablo Vicente 5.- Hace bastantes años escribí una serie de posts en mi blog sobre los últimos años de Bruguera, desde la suspensión de pagos en 1982 a la creación de Ediciones B y el final de las revistas de quiosco. En aquella época quería hacer un libro sobre todo aquello, investigar más, darle cuerpo y ofrecerlo a una editorial, pero no tenía tiempo. Pensé que subirlo a internet vendría a ser lo mismo y ahí quedó (ahora esos artículos ya no están en el blog porque parte de la información era errónea y por respeto a mi editor).

 

Hace un par de años Javier Alcázar, de Tebeosfera, me comentó la posibilidad de convertir esos artículos en un libro, una propuesta que me entusiasmó (La legislación sobre historieta en España, editado por ellos, puede ser el mejor libro teórico sobre cómic de los últimos años junto con el de Jordi Canyissà que has mencionado). Poco después por casualidad coincidí con el editor de Léeme Libros y le mencioné este mismo libro que había empezado a escribir. Le interesó y me hizo una oferta mejor. Hablé antes con Javier para saber si estaba conforme y me dio su bendición, que es algo que siempre le agradeceré.

 

¿Por qué se interesa Léeme por este libro? Es decir, una editorial que no está especializada en estudios teóricos sobre el mundo del cómic. Creo que porque su catálogo precisamente no busca especializarse en un tema concreto. Tiene libros sobre el peligro de las pseudociencias, sobre periodismo, fútbol, DJs, series de televisión, la comedia inglesa, antropología… Me parece que positivo que una editorial con este perfil vea el cómic español como una materia con el mismo interés que el resto de su catálogo.

 

La maginoteca 6.-Aunque hablamos de relativamente pocos años que podemos señalar entre 1979 y 1986 o directamente 1985-1986, la cantidad de información es tan apabullante como inaccesible ¿Cómo te aclaraste para localizar la información?

Pablo Vicente 6.- En las hemerotecas hay muchísima información y accesible, he acudido principalmente a ella: El país, ABC, La vanguardia También he tenido una biblioteca cerca de casa y he comprado de segunda mano los libros que me interesaban. Si me encontraba un libro por accidente que me parecía servir, lo compraba por si acaso. La bibliografía de los libros que ya existen en el mercado me servía para buscar esas fuentes, el buscador de Google…

 

 Ups: siempre salta algo nuevo: Joaquín Grau Martínez, director de colecciones de libros en Bruguera entre 1960-1969 ¡fue el promotor del rollo de las caras de Bélmez!

 

La maginoteca 7.-¿Cómo podaste dicha información?

Pablo Vicente 7.- Con tiempo y ganas. Me interesaba quedarme sobre todo con lo ameno, con lo interesante.

 

La maginoteca 8.-Has entrevistado a bastante gente. ¿Te ha resultado fácil acceder a ellos? ¿Qué te decían cuando les llegaba lo de “es que quiero consultarle unas cuestiones sobre la Editorial Bruguera”?

Pablo Vicente 8.- Pues es realmente más sencillo de lo que parece. Los trabajadores de Bruguera tienen buenos recuerdos de aquella época y quieren compartirlos. Hace unos días precisamente me llamó Julia Galán para hablar sobre el libro, le había gustado mucho, y pude hacerle varias preguntas. Por ejemplo, me contó que Víctor Mora desapareció de la redacción de Bruguera el mismo día en el que murió Carrero Blanco y no volvió al país hasta tres años después. O una anécdota de Vázquez: le hizo creer a ella que no podía ver y que necesitaba un adelanto. Se había puesto un colirio en los ojos y tenía las pupilas tan dilatadas que ella se lo creyó. A las pocas semanas, Vázquez entregó unas páginas del tío Vázquez en las que el personaje usaba el mismo truco.

 

Principalmente he preguntado a dos personas: Joaquín Miñano, que ocupó el cargo de Francisco Bruguera cuando éste tuvo que dejar la empresa por una enfermedad, y Paco Hernández, que fue uno de los trabajadores que acabaron fundando Coop57. En los dos casos, me han ayudado mucho y les estoy muy agradecido por dedicarme su tiempo.

 

La maginoteca 9.-¿Cuánto tiempo y recursos destinaste?

Pablo Vicente 9.- He estado aproximadamente dos años con el libro, como «trabajo de las tardes». Recursos, la compra de bastantes libros y revistas.

 

La maginoteca 10.-Relacionado con lo anterior. Vuelvo a Canyissà, que es periodista, y comenta que su libro sobre el ninotaire Raf lo pudo hacer porque le apasiona pero que no será capaz de volver a intentar algo semejante, porque ocupa mucho tiempo, no es algo que dé dinero pero sí que consume recursos técnicos, días, horas… ¿Tú te ves con ánimos para volver a hacer algo similar? O la pregunta que se hace a los actores: ¿cuál es tu próximo proyecto?

Pablo Vicente 10.- De momento, seguir escribiendo en Canino Mag mientras la cosa ruede. En los ratos libres estoy traduciendo al español un libro relacionado con el mundo del cómic. Intentaré vender la traducción cuando la tenga avanzada, esperemos que nadie se me adelante.

 

La maginoteca 11.-Tú has tocado un montón de teclas en el mundo de la historieta. Desde fanzinero y e-fanzinero, bloguero, forero… y ahora autor de un libro teórico. ¿Qué te falta por hacer “en el mundillo”? (he dicho “mundillo”: ya he quemado una importante etapa)

Pablo Vicente 11.- Y te ha faltado “lector”. Lo que me gustaría es profesionalizarme de alguna manera.

 

La maginoteca 12.-¿Por qué sigue estando tan presente Bruguera tantos años después de su desaparición? Sea por recuerdos, sea por publicaciones de Ediciones B-Grupo Zeta, sea porque hay libros de Bruguera en cualquier mercadillo de segunda mano, en cualquier tienda.

Pablo Vicente 12.- Lo que pasó con Bruguera fue algo tremendo: era la editorial con mayor facturación de toda España, y ahora es una editorial de tamaño medio (Ediciones B) dentro de un grupo de comunicación con una influencia mediática media (el Grupo Zeta). Para mí la comparación con la editorial Marvel tiene todo el sentido del mundo. Si hoy desapareciese Marvel y la gran mayoría de sus personajes dejasen de publicarse, dentro de 30 años se seguiría hablando de ella, seguiría habiendo libros, coleccionistas…

 

La maginoteca 13.-Las mejores partidas de Ajedrez 1980… ¿Hubo algo que no fuera publicado por Bruguera?

https://pictures.abebooks.com/LRAIMUNDO/md/md7864796473.jpg


Pablo Vicente 13.- Publicando de todo es como llegó a ser la mayor editorial española. Los escritores de novelas en plantilla sacaban una novela a la semana cada uno, por ejemplo. Sacaban cromos, revistas de todo tipo, no sólo de historietas… En Apuntes para una historia de los tebeos Antonio Martín tiene la teoría de que si Bruguera hubiese abandonado la edición de cómics y se hubiese dedicado en exclusiva a los libros, habría sobrevivido. Quiero decir, para la editorial era tan importante los libros como los cómics, siempre que tuviesen un enfoque popular, para masas.

 

La maginoteca 14.-¿En el libro entras en las polémicas sobre censura, autocensura, si pagaban bien o no, si el coloreado o la edición era adecuada o un desastre…?

Pablo Vicente 14.-Había que hablar de ello aunque fuese de pasada. ¿Qué tipo de producto ponía a la venta Bruguera? ¿Cumplía las expectativas de los lectores? ¿Los trabajadores estaban satisfechos con su relación laboral con la empresa? Bruguera fue la mayor editorial de España, ¿está justificado que alcanzase esa posición? Es necesario aunque sea dar unas pinceladas.

 

La maginoteca 15.-¿Es cierto que te metes con el libro de Terenci Moix?

Pablo Vicente 15.-En parte. Los cómics, arte para el consumo y formas pop (reeditado en 2007 como Historia social del cómic) me parece un buen libro. Terenci Moix fue de los primeros escritores en España en reivindicar las historietas como materia de estudio, y en el caso de las historietas de Bruguera es muy interesante ver cómo las relacionaba con la realidad social del país. Quiero decir, Terenci Moix veía las historietas como un medio de expresión de la clase media de su época.

 

El aspecto en el que no coincido con él es en la fecha en la que decidió que la Escuela Bruguera pierde su carga crítica. Creo que Moix sentía demasiada admiración por los dibujantes que habían fundado Tío vivo como para ser imparcial: había recibido clases de dibujo de Escobar y había trabajado con ellos en Tío Vivo como cartillero. Si se perdió la carga crítica, el «realismo testimonial», en las historietas de Bruguera, la culpa no fue en absoluto de los nuevos dibujantes que contrató la editorial para sustituir a Escobar, Cifré, Peñarroya, Conti, etcétera. Hay otro motivo mucho más sencillo, la censura.

 

La maginoteca 16.-¿Se ha exagerado el mito “represaliados republicanos” en la editorial Bruguera? ¿Su influencia cubriría acaso todo el período?

Pablo Vicente 16.-Tal vez sea al contrario, se ha subestimado ese «mito». Tal vez con Francisco Bruguera y Rafael González fuera de la editorial pudo haber matices entre los cargos directivos, pero la gran parte de los trabajadores tenían una ideología de izquierdas. Incluso bajo el gobierno de Franco había anarquistas, comunistas, socialistas…

 

La maginoteca 17.-¿Ha quedado alguna herencia de Bruguera en el 2016 en el mundo editorial? ¿La hubo desde 1986?

Pablo Vicente 17.-No te sabría decir. Ya te he comentado que creo que lo que se ha perdido es ese enfoque de cómic popular. El Jueves fue un heredero muy obvio, una revista con historietas de una página, sin continuidad entre ellas, en las que cada una se reflejaba un elemento de la sociedad de su época con una visión crítica. Mister K intentó recuperar ese estilo de revista para jóvenes, pero no terminó de funcionar. A nivel de pequeños colectivos sí veo pequeñas editoriales, como la Asociación Cultural Malavida o Amaníaco, que tienen ese enfoque popular, pero no tienen los medios (de promoción y distribución) de ponerse a la altura de Bruguera.

 

La maginoteca 18.-¿Qué les dirías a nuestros lectores que quieran montar una editorial cuando sean mayores?

Pablo Vicente  18.-Tal vez: “Hay formas igual de interesantes de perder dinero”. A veces me pongo muy pesimista, pero creo que una editorial, especialmente en España, es de las empresas más complicadas de sacar adelante. Quien tiene una editorial, especialmente una editorial pequeña, es un héroe. En este país tenemos unos niveles de lectura muy bajos (no por una ignorancia genética, sino por culpa del buen clima), y el Estado no da ayudas para el fomento de la lectura o la inversión en bibliotecas.

 

Si alguien quiere montar una editorial creo que el mejor consejo es que hable con editoriales pequeñas, porque seguro que le iban a ayudar en todo lo posible. También creo que leer La cena de los notables, de Constantino Bértolo, le serviría para hacerse una composición de lugar del mundo editorial (autores, editores, lectores y críticos) dentro de la sociedad.

 

La maginoteca 19.-¿Hubo guionistas o dibujantes surgidos de entre los trabajadores o de los hijos de los trabajadores?

Pablo Vicente 19.-Por lo que yo sé, no parece, aunque no me parecería nada descabellado.