20151123

Pecosa: Iñigo, Mariví Calvo, Susana y 3 páginas

Data Estel·lar mariviosa Dilluns 20151123

Una hora después de enviar el mensaje a Internet me entero vía latiacomforo que citan el twitter de viñetario del fallecimiento de Íñigo, autor del que hablamos en este artículo. Valga com homenaje.

Seguimos con la revista Pecosa, número 8, 150 pts, año I, MC Ediciones. Fecha: julio 1986.

Gracias a los colores variados y  con gradaciones, nunca una página dibujada por Íñigo había lucido tanto.

Íñigo (Ignacio Hernández Suñer) es el dibujante de la tierna serie de Trotamundo y su perro Chispas y que apareció en revistas Pulgarcito y otras durante los años 1980. No fue recuperado en Ediciones  B-Grupo Zeta. Tampoco obtuvo nunca un recopilatorio, colecciónole, etc. Es lamentable: aunaba humor, ternura, fantasía y ética. Además, estaba bien dibujado y desencasillaba a Íñigo de sus consabidas series de novietes y recién casados (Maripili y Leopoldino un matrimonio muy fino) que las hacían indistinguibles de las de otros dibujantes similares desde los años 1950.

Fue entrevisto para El Rincón del Taradete uno y dos.

La serie se llama Susana. Algún día alguien nos tendrá que argumentar por qué los nombres de series destinadas a personajes femeninos llevan nombres propios de chica, generalmente de una, y escasamente son nombre inventados: no existen "Mortadela y Filemona" sino que existiría Esther, Lily, Candy Candy, y mil otros.



El dibujo de Susana es casi igual que el de su serie  La Mujer Policía, una serie de los últimos meses de la Editorial Bruguera.

El guión es de Mariví Calvo, que ya había sido traductora de Trío de Ángeles como la maginoteca comentó, y que también había hecho guiones para Editorial Bruguera.

Ejem: la maginoteca también había escrito, por mediación de Laia Codina, que Mariví Calvo había sido efectivamente y como sospechábamos en el artículo anterior, la directora de la revista Pecosa. Gracias, memoria, por esos momentos ¿inolvidables?

Sin embargo, ¿tenemos un guión muy diferente del que hubiera escrito un guionista masculino? ¿Es más moderno que el que habrían hecho en la tradicional Editorial Bruguera? ¿Tiene razón el artículo del año 1988 de Alfons Moliné de sobre la perpetuación de esquemas? Ya no que sean tradicionales o repetitivos sino que uno lee el guión y le suena más paleolítico que los realizados un año antes en Bruguera.Otra vez el pueblo, los jamones y encima el arribismo social y económico: en esto me temo que, o sucedía mucho o comenzó a suceder mucho con el correr de las décadas.


Me parece importante destacar que la historieta es 3 PÁGINAS.

En Ediciones B-Grupo Zeta se optará con frecuencia por ese esquema. Diría que en Garibolo sucede lo mismo.

Se abandona con frecuencia el formato de 4 páginas. Me parece un error en 2015 y en 1987 o 1988 cuando leía esas cosas. Ni son dos páginas ni el guión se puede desarrollar tan bien. Sólo tendría una virtud: caben más historietas de más autores si pensamos que todas podrían ser de 3 y no de 4 páginas pero es que antes no todas eran de 4 sino que las había de 2 o de 1, igual que en la nueva etapa de 3 páginas.

Entiendo que es MC Ediciones la primera que cuela las 3 páginas. Se puede personalizar la innovación en la guionista y directora Mariví Calvo.

En Bruguera no hay historietas de 3 páginas, si no es tan excepcionalmente que no lo recuerdo. En otros sitios, tipo el Territorio Francófono Europeo, tampoco me suena.

Ah, pero ¿sabéis quién hacía historietas de 3 páginas? LOS BRITÁNICOS. IPC, DC Thomson y Syndication International meten episodios e 3 páginas en sus seriales. No se nota porque Bruguera y MC colocan varios episodios juntos pero suele existir un tajo entre dos páginas contiguas, y una viñeta mayor con un texto de resumen. También en Esther y su Mundo podemos ver esas viñetas grandes con un texto en ocasiones inmenso: son pistas para saber dónde comienzan los episodios británicos.

Vuelve arriba para disfrutar de ese color y plantéate por qué Bruguera decidió en 1985-1986 dejar fondos en blanco: lo hizo para ahorrar costes pero una editorial más pequeña apostaba por los colores y aguantó un cierto tiempo: 54 números ordinarios según tebeosfera.