20120802

El Anderlés

Data Estel·lar a 40ºC Dijous 20120802

Cuando hablé de la Sección R, cité la historieta El Anderlés, que el traductor de Editorial Bruguera Arturo Pascual, a quien luego encontraremos también en labores editoriales en revistas de Ediciones B a finales de los 80, nos tradujo como Jugada del Destino. Tal vez sea lo único que me chirría de esta traducción, aunque desconozco la versión original salvo por el título: L'anderlechtois.


 De nuevo, en una revista Sacarino, el Extra de Verano 1978. De nuevo, en bitono rojo (tricolor blanco/negro/rojo y sus gamas intermedias), por lo que se evita el todo-color o la cuatricromía de la época... a diferencia de Todos contra Alicia, historia de la que hablaremos en un mensaje posterior.

Pongo un par de página. Se pueden elegir otras, pero las elegidas se lo merecen. 
 
Dije que este tipo de historietas de Sección R, de Raymond Reding, por lo poco que yo conozco, se mueven entre el género deportivo típico -gente chutando balones- y el reportaje o documental. Pienso que la gran viñeta con las gradas y la gente limpiándola nos aportan esa versión. La historia va tanto en lo que sucede - un jugador y entrenador a quien la gente miserable de un miserable pueblo le gasta una broma miserable- frente a lo que aparece en las viñetas: cómo es un estadio de fútbol y cómo funcionaría un entrenamiento, en unas épocas en las que los telediarios se abrían con tonterías en vez de con estafadores de Hacienda millonarios jugando y unos locutores diciendo que estos chicos se esfuerzan mucho los pobreticos. Por tanto, ese entrenamiento profesional era más desconocido.

Seguramente, los aficionados a Eric Castel, precisamente en esta historieta, vean más similitudes que otra cosa a su conocida serie. 

La otra página elegida tiene una primera viñeta que me encanta: es una estación de tren, y eso me permite añadir ipso facto una etiqueta "trans". Es el mismo tipo de estación tradicional que la Renfe tenía. Las mismas que decidió abandonar el Gobierno de Aznar, tras el paso de Mercè Sala al frente de la entidad, en su única fase positiva, con su renovación de trenes, estaciones, modernización de la infraestructura, limpieza, colorido en la pintura... Digamos, como si fuera de pasada e involuntariamente, que CiU en la Generalitat, obtuvo presuntamente unas competencias sobre lo que se dio en llamar Rodalies de Catalunya operada por Renfe: en realidad, fue un mísero pacto para privatizar las líneas a la orden de "hail", como ha confirmado el gobierno de la Gene de Artur Mas cuando el jefecillo del movimiento en Madrid lo insinuó a principios del julio de 2012: para julio de 2013, las líneas de cercanías serán privadas, es decir, otorgadas a algún podrido'dinero que no seré yo ni nadie que tenga idea sobre cómo hacer funcionar los trenes y será el fin del servicio público y del precepto constitucional de permitir la libertad de movimientos por el territorio... pero, ya se sabe que los "constitucionalistas" pueden triturar la Constitución cuanto puedan hasta llegar al Estatuto Real de 1832. Añadamos como por azar que las estaciones que CiU al mando de su cuartelillo de la Generalitat son del tipo ultramoderno, con interés, ya por parte de ADIF (la parte de infraestructuras que separaron de la parte de los trenes de la Renfe... divide y venderás... o sea, vencerás), ya tenía como objetivo declarado y conocido como rumor por Montcada i Reixac, la eliminación de estaciones del estilo antiguo y bonito. No remodelarlas, no convertirlas en museo, no donarlas a alguna institución, ayuntamiento, organismo sin lucro... no usarlas como entrada a una estación subterránea bien montada... no: destruirlas, tirarlas y especular con el terreno para hacer una estación... bueno, como la de La Llagosta... con unos porches que están donde el tren no para, con un bar, que no falte un bar (biblioteca de Bar-berà, que es un bar adosado a un sitio donde hay algunos libros pero no demasiados, que molestan... total, si Internet está ahí, ¿para qué libros?, dijo el Concejal de Cultura en pública asamblea antes de largarse a ser un jefazo en una localidad cercana), con muchas puertas de las que sólo se abre una o dos (eso de las puertas cerradas es una constante en este país... se odian las puertas abertas... no hay conserge que permita una puerta abierta en un sitio donde tiene que entrar gente constantemente durante 12 horas)... en fin.. una estación como la que tiraron en Montcada-Santa Maria, humilde edificio que podría haber servido de base a uno nuevo... o una estación con puertas de madera eterna, inmensas, como las que fueron trituradas o tiradas a la basura junto a los contenedores, en Montcada Manresa o Barberà del Vallès o Cerdanyola del Vallès, para poner portezuelas más pequeñas, de menos luz. Sí señor... esta viñeta es exceente porque nos indica que hay países civilizados, y que las cosas en Catalunya podrían haberse hecho bien pero que no ha habido ganas.



¿Qué más? Pues no sé.. a mí el resto de la página me parece chulo. Edificos. Un coche Mini de los años 70. 

Y una combinación imposible: la combinación de modernidad -el club de fútbol, con edificios más bajos, un poco tradicionales, con tejados de varias aguas... algo que en Catalunya ha sido poco menos que prohibido, y en el resto del área mediterrénea se puede decir que también.

Un aviso: los de espíritu sensible no vean jamás las teles alemanas o sufrirán al ver lo que allá es posible y aquí ha sido cercenado por gente "que sabe mucho" porque llevan traje, coches grandones y chillan.
 
Luego está la parte de ciencia-social-ficción: no me creo que un director de club de fútbol esté interesado en el fútbol, y menos aún que esté interesado en ver cómo juega un don nadie, alguien de quien no tenga informes -esto es, cromos de Panini- o datos fidedignos -esto es, que se va a llevar una pasta por endorsárselo al club-. 

Pero hay que creerse una ficción para avanzar en una historia.