20120603

El Capitán Trueno en África

Data Estel·lar elsegoneraelprimer Diumenge 20120603
QUE NO LO TENGA QUE REPETIR: MODO DE CITA: CaPbVc, donde Ca es el Cuaderno (C) seguido del número del mismo (a); Pb es el indicativo de Página (P) seguida de su número b; Vc es la indicación de Viñeta (V) seguida del número de la misma.

El otro día hago un mensaje sobre El Capitán Trueno del tipo maginotécnico en el que explico tantas cosas de introducción para poner al día al que no sepa... cosas que yo no necesito que me digan porque me las sé... pero yo no soy el lector... ejem. Y todo venía porque pensaba hacer una comparación entre tres viajes al África selvática por parte del Capitán Trueno. Resulta que en tres etapas diferenciadas de su historia, ¡hola!, el Capitán Trueno y sus amigos han estado en África. 

No voy a hacer una enumeración exhaustiva... para empezar porque no me he leído todos los tebeos del Capitán Trueno... y son ese tipo de informaciones que uno utiliza para humanizar los mensajes pero que otros pueden interpretar como signos de debilidad, sea en blog o sea en formato voz. 

Comienzo por la primera vez que el Capitán llega a África. Es sorprendente, por lo que que tiene de rompedor con la trayectoria aventurera hasta ese momento.

Nos encontramos... en los primeros números. Para mí en el primer tomo apaisado de tapas azules y sobretapa también azulada, publicado por Ediciones B-Grupo Zeta en una segunda edición de septiembre de 2003, respecto de la primera de 1994. Es la época en que portadas e interiores son dibujadas por Ambrós y los guiones son de Víctor Mora. Nos encontraremos con alguna de las mejores portadas, a mi entender.

En el cuarto cuadernillo, El Fin de un Traidor, Mora nos muestra que él no es Gago... y eso no es bueno para la serie ni para el lector. Podemos pensar que tuviera órdenes de no eternizar las sagas, ir de cap a barraca que se dice en catalán, pero lo que nos encontramos es uno de los innumerables ejemplos de finales abruptos como los que Víctor Mora nos dará a lo largo de toda su trayectoria. Gago, para el que se haya perdido, es uno de los pocos individuos del planeta cuya escritura era haciendo tebeos. Su obra magna, El Guerrero del Antifaz, está compuesta de tramas, que pueden criticarse como repetidas y trilladas, pero en las cuales el guionista, el narrador... apenas se equivoca en lo que quiere contar, en dónde perder y dónde recuperar personajes, a lo largo de decenas de cuadernillos. Una novela-río, un culebrón. Es como si, por alguna extraña razón, la idea de Foster con su Prince Valiant se dividiera en dos, en el novelón-río inacabable de Gago y en el concepto de historia y personajes y forma de escribir los textos de Mora. Sabemos que Mora había leído el Príncipe Valiente porque lo ha dicho en entrevistas, pero dudo que hiciera lo mismo el autodidacta Gago , quien había empezado a dibujar profesionalmente de adolescente;  fue el dibujante más capaz en cuanto a hacer historietas repletas de fuerza,

Gran creador de personajes carismáticos, incluso los que son fugaces, de los que aparecen sólo en una aventura, caracterizador rápido de situaciones, Mora mantiene la tensión, el humor y un tono ético y épico constante. Su debilidad, sin embargo, es la de no saber acabar las historietas. Lo habitual tal vez es dejar colgadas las tramas, y tal vez sea herencia de haber leído el Príncipe Valiente de Hal Foster, de quien debe tanto en ideas, en situaciones, personajes y en parrafadas (viñetas sin bocadillos pero con explicaciones a lo Foster que surgen esporádicamente a lo largo de toda su trayectoria). Tampoco tiene más importancia, si tenemos en cuenta que es tan usada la coletilla "adiós, amigos, volveremos a vernos" sea en películas, series de la tele, dibujos animados o tebeos, cuando se refiere a volverse a encontrar con aquellos compañeros de aventura en un episodio... a los cuales [AVISO DE DESTRIPE] jamás volveremos a encontrar si no es releyendo esas historias [/AVISO DE DESTRIPE]. O aquello tan molesto de  La Historia Interminable, de Michael Ende: "esto es otra historia" (palabras aproximadas). Tal vez esto moleste más en el Corsario de Hierro: personajes que tienen potencial y que parece que realmente están pensados para reaparecer en un futuro y tener un papel importante en las historietas, y eso que estamos ya en una época en la que los animes se abren paso (Heidi, Marco) con su estilo culebronesco de personajes que aparecerían en un futuro, en una tendencia creciente tanto en la ficción para todos los públicos como la adulta o la infantil. 

Repito que esto es aceptable, si uno considera que es lo que suele pasar... pero acabar de golpe y porrazo con una historia que se supone épico-religiosa, la del cáliz, los vikingos, el hampa de San Juan de Acre (Acra)... ¡el hampa, señorías!, las persecuciones en bajel... y entonces llega El Fin de un Traidor, y se nos queda la historia cortada... El Capitán tiene en sus manos el elemento que luego Indiana buscará en unas ruinas por Palestina... ¿Casualidad? Sí, para el que crea en ellas. O simplemente ese cáliz será el que se conserva en Valencia (Corona de Aragón, de donde es caballero el Capitán Trueno)... Pero el objeto como tal no vale nada. No sirve para mover la Historia. Un naufragio en la en la p11 (contando las tapas) del cuaderno y la llegada a una playa repleta de náufragos acribillados por flechas (¿cómo será en la versión de Trueno Color? Ni idea, porque ahí comenzaron por Los Normandos de Osfold y un mazacote de texto increíble). La última viñeta nos demuestra que estamos en África: "En aquel momento, el Jefe de los Guerreros da una misteriorsa orden... ¡Kemba!", una palabra que sólo puede ser africana porque lleva las letras "k", "m" y "b".

En este texto se denominará "negros" a los humanos africanos que suelen habitar zonas subtropicales y tropicales, muchas veces en sabana o zonas próximas a las selvas ricas en humedales, pueblos de rasgos étnicos denominados tradicionalmente "negroides", melanina oscura y narices anchas.

Como sabemos ya ahí, se trata de unos negros emplumados como los indios norteamericanos que matan despiadamentente a los pobres náufragos... o igual es que defienden sus costas de los enemigos, porque no sabemos qué ha sido de su historia anterior. Igual están hartos de que vengan a desvalijarlos... todo es posible, y se me ha ocurrido en la relectura para este texto. 

En el cuaderno 5 (C5) ya estamos plenamente en África. Su título es: Los Feroces Kadori. Fieles a una norma no escrita, el título y el dibujo van cada uno por un lado: vemos un gorila agresivo, que NO es un kadori. Se subtitula: "¡Iban a caer prisioneros de la más salvaje de las tribus!" De nuevo, añado que los gorilas no son la tribu terrible

El Capitán Trueno inaugura aquí una doble insana costumbre: la de naufragar. Barco que toma, barco que hunde. Y la de perder a sus compañeros. 

No son los kadori estos africanos de las flechas de los que, enseguida huidos , sin embargo,  no sabremos nada más... la violencia por la violencia sin explicación. Y lo digo por poner un poco las cosas en su sitio, porque se nos dice mucho que si los héroes de Víctor Mora, y se sobreeentiende, sus historias, eran más humanas. Que si las pelis y los vídeojuegos posteriores son demasiado violentos... pero aquí tenemos una agresión sin explicación, que yo interpreto como defensa costera, pero que cuesta muchas vidas, y que da la sensación de los negros africanos son bárbaros sedientos de sangre. 

Vienen luego... y llevan prisioneros en pequeñas jaulas... y fieras en otras... 

Sigrid comienza a aprender el castellano. Y la veremos evolucionar rápìdamente en este episodio y el siguiente.

Crispín encuentra un mono. Lógicamente es un gorila pequeño, y su familia sale a defenderlo... cosa que tampoco Víctor Mora considera necesario explicar. Así pues, los gorilas, fieles a la tradición de la incultura de masas, son unos animales sangrientos y asesinos de grandes dientes, quién sabe si antropófagos... hay que matarlos... y el resultado está en una extinción masiva, que ya había comenzado en esos años. El comic repite ideas y lugares comunes pese a que tiene la fuerza para proponer ideas mejores. Es encantadora la viñeta la p7 de este C5. 

El ritmo es excelente. La historia no decrece en interés. Los guerreros kadori se presentan gráficamente en primeros planos y en planos generales, parados y en movimiento. Se nos muestra un presunto idioma kadori.. 

Mora inaugura uno de sus hallazgos más recurrentes. Simla Kadori... el anfiteatro de fieras y esclavos, que tantas veces se ve en las pelis de romanos... y que aparecerá en toda cultura con un dictador sanguinario. 

Prisionero y todo, el Capitán Trueno defiende a una mujer y su hijo, esclavos de los kadori. Es un caballero andante. Como nos ha dicho mil veces Don Pantuflo: hay que mirar antes de cruzar la calle, tirar los papeles a la papelera, ayudar a los menesterosos, a las ancianas y a los huerfanitos.

El Cuaderno 6 (C6), se titula ¡La Terriuble "Simla"! Y se supone que lucha a muerte (extractado del subtítulo) con el reyezuelo dictadorzuelo de los kadori. 

Gran frase en C6p4v3 (contando las tapas):

 "Ahora verás lo que sucede cuando se golpea a un hombre libre". 

Es una frase que debería servir de algo pero que la burla de Egipto contra los revolucionarios demócratas de la plaza Tahrir, dándole apenas un estirón de orejas a la familia corrupta Mubarak (el mismo junio del 2012 en el que se escribe esto), y los bastonazos de la guardia pretoriana de Felip Puig  (CiU) en la moderneuropea Barcelona del 2011, y la miseria intelectual del ministro del Interior Fernández Díaz (PP), nos demuestra que esa frase no se ha interiorizado. Que se puede pegar a un hombre libre hasta convertirlo en un pelele esclavo. Ha sido así a lo largo de la Historia. 

Rasgo importante: El Capitán trueno, en C6p4v1 nos señala por medio de un bocadillo de pensamiento que él conoce ese dialecto de los kadori... lo entiende y lo sabe hablar. ¿En qué Escuela Oficial de Idiomas lo habrá aprendido? Tiene que ser algo de antes del primer cuadernillo. Algo sobre lo que yo ya tengo alguna pista, y que no creo que haya sido explicado en Silencios. La Juventud del Capitán Trueno, ni tampoco en Lo Tro d'Empúries (aquí fijo que no). 

A mí estas dos o tres cosas del principio de este episodio me han sugerido el origen del Capitán Trueno y parte de las aventuras antes de conocer a sus amigos. 

Goliath, en el anterior encuentro playero con la tribu costera de arqueros, se lamenta de no conocer el idioma... Sobre este tema espero volver.  Porque, si mal no lo entiendo, los cuatro amigos acabarán aprendiendo idiomas de los sitios por donde pasa, y así es mencionado ocasionalmente en las historietas. 

En este caso tenemos campanas de boda. El feroz rey de los kadori quiere casarse con Sigrid. Ella no dice que no. Y sobre esto espero también volver.

Lucha con fieras: los leones como animales peligrosos a los que hay que matar, pero con reservar, como veremos en el C7p5v1. El Capitán impide que Goliath mate a no de los leones del anfiteatro porque "¡Él también es un esclavo! Ha luchado valientemente y no merce acabar así... ¡Ya verás como busca la libertad!" Es una gran frase. 

Mi idea para unas aventuras actuales del Capitán Trueno es que Crispín tuviera un tanto de espíritu ecologista, que habría ido obteniendo a base de estas experiencias. Me niego a que sea un superespecialista ecologista megaconcienciado, sino que sepa algunas cosas, que quiera no matar por matar, etc. De todos modos, sabemos que para el guionista el buen león es el león muerto, y lo demostrará en montones de aventuras. Será más espectacular pero tiene poco del cambio social que se infiere de todo este episodio y de esta simple y gran viñeta. que acabamos de comentar.

Tristemente, como veremos este inicial respeto por el adversario será perdido en las posteriores reencarnaciones del héroe. A mí me pueden querer vender la tontá de "es más realista" o "el público es más mayorzote", pero sigue siendo un truco sucio y parafrauduluento.

De golpe y porrazo, otro cambio de papeles.  Ha habido una revolución de los esclavos. Muviro de los kadori ha sido derrotado... durante la primera parte del Cuaderno 7 (C7), titulado La Carga de los elefantes. subtitulado ¡Frente a las colosales huestes del rey Guru!... y lo son, como se ve en la gran portada con el Capitán y Goliath  dirigiéndose desde donde estamos nosotros, que vamos con ellos, hacia los elefantes tripulados por otra tribu de negros que quieren aprovecharse de la debilidad kadori... El Capitán corre, en lo que a mí me parece una visión difícil de dibujar,  que me demuestra la gran calidad de Ambrós.  Corre mientras grita algo a Goliath, con una expresión que se me hace muy de las portadas de Ambrós: de alegría frente a la aventura y no de desesperación, como en tantas portadas de tantos héroes. 

Los esclavos han sido liberados... pero irrumpe una nueva tribu, a matar al reyezuelo Muviru y yo sospecho que a volver a esclavizar a los esclavos... Pero eso no le importa ya al Capitán Trueno, quien dice en C7p6v6 que "no se nos ha perdido nada con esos N'Gawa o cómo se llamen... ¡Escapemos de aquí!" 

Los N'Gawa han venido porque se han enterado por espías que son más rápidos que el teléfono de la debilidad de los kadori por culpa del Capitán Trueno... así que el Capitán es responsable de esa nueva invasión. En C7p6v1, ya habían dicho que "ya va siendo hora de que pensemos en marchar". Era cuando los esclavos manteban al esclavizador... lo que viene a continuación es la típica justicia que se gastan los guiones de Víctor Mora, que siempre aceptan la pena de muerte del malvado como algo habitual. Lo matan los elefantes de los N'Gawa. No creo que fueran instrucciones de la Censura franquista eso de acabar siempre con penas de muertes. Es curioso que quien lucha contra Franco y su falta de derechos humanos, entre ellos, la pena de muerte como castigo habitual, también haga uso de la misma en sus guiones que supuestamente tenían que ayudar a fabricar un mundo mejor, por más pequeña que fuera la escala. Supongo que los lectores dirían y dirán hoy en día, como en las pelis yanquis, que "se lo merecía"... pero sería deseable otro final. .

Así pues, la historia vuelve a quedar tajada de golpe. De igual manera como el elefante sobre el que huyen cae a una trampa, así acaba la aventura en el África negra de nuestros amigos. Toman una canoa... naufragan, por supuesto, se pelean con algunos animales como cocodrilos o hipopótamos (El Capitán reconoce al animal... porque tuvo buenos preceptores o porque ya había estado antes en África, pero antes de conocer a sus amigos, porque Goliath desconoce el nombre y aspecto del mamífero).... y se encuentra con un mercader de esclavos musulmán. Pienso que será un bereber (amazight) libio porque habla del Sultán de Trípoli. 

En C8p6v5 (¿todo pasa en la página 6 o qué?) pregunta que "¿quién de vosotros habla español?".... entiendo que se refiere al idioma castellano, no al galaico (aún no separado el gallego del portugués) ni al catalán o a la algarabía o al vasco, al bable o al aragonés... o a otros idiomas que se hablaban entonces por tierras de Hispania. Concesión a la censura. Conveniencia por costumbre (por mala costumbre), la de la denominar "español" al "castellano"... pero sobretodo algo anómalo eso de que el Capitán Trueno no tuviera problemas para entender el dialecto kadori por conocerlo de tiempo atrás (anterior al cuaderno 1, claro) pero sí que no sepa árabe ni amazight, idiomas que se tenían que hablar en Al Andalus en la época... más aún viniendo de Palestina, donde, según parece se habría entrevistado incluso con Saladino (Salah-Al-Din Yusuf, el kurdo descendiente de esclavos de la corte egipcia convertido en emperador)...  En mi idea, el Capitán Trueno sí que sabe árabe y amazight y tal vez darija (árabe dialectal) . Pero aquí habría usado una estratagema para obligar a que los forasteros hablaran más despacio y por tanto él poder pensar más rápido cuando le dicen que son mercaderes de esclavos. Pero eso no lo sabía ni Víctor Mora, porque el Capitán ya había comenzado a actuar por su cuenta.

Y luego ya, con más prisa que nunca por cerrar tramas, se encuentran con el suegroseaser, devuelven el cáliz, llegan a España (sic) y a otra cosa. Ya hablé al principio sobre lo mal que suele cerrar los finales Víctor Mora. Estaría bien que algún editor le hubiera asesorado. O que algún otro editor le hubiera pedido que volviera a escribir esos finales.

Eso fue por 1956.

En los años ochenta Víctor Mora retoma al personaje. Estamos en Comics Forum. Es modernizado o directamente afeado por dibujantes, veteranos o no, que van de modernos, como Bermejo o Redondo. El interés de los guiones se centra en ver cuánta carne femenina puede aparecer. Es una opción de guión, pero que nadie espere que la respete. Hay ideas que no están mal, como el tipo aquel  viejo egipcio-musulmán que es malo y bueno, y que vive más de una aventura con los personajes.

Entonces Bruguera se pica y recupera al personaje, en aquellos litigios judiciales que uno ya nunca sabe si estaban bien o mal, visto como simple lector, que los derechos se los quedara la editorial o el autor. Por 1986, los personajes tienen revista propia en Bruguera, cosa que tendría que haber sido norma desde siempre. Nos encontramos simplemente ante la continuación de la revista anterior, con el papel liso de Bruguera en vez del papel rugoso de Forum. Y con una Bruguera en cierre -¡cómo pudo aceptar Mora regresar a un barco que se hunde metiendo en él al hunde-barcos del Capitán Trueno- Así que los fondos son pocos, y no se pintan para ahorrar color. Eso implica una gran pobreza. No hay comparacion posible con las etapas de Ambrós o del primer Ángel Pardo

Los dibujantes pueden tener mucho nombre pero no están acompañado. (¿qué habría querido poner aquí? así se queda)

Continúa una triste tendencia a meter viñetas inmensar donde cabe menos contenido gráfico y de guión que en la etapa de los cuadernillos. Si los superhéroes lo hacen así, nosotros también. Así y todo, estamos ante El Regreso del Capitán Trueno, álbum de tapa dura de Editorial Bruguera, el primero de una indefinida colección de 2 números. 1ª edición: abril 1986. Yo creo que ya pasó directamente al agradable mercado del saldo mercadillero. Huele como nuevo aún en el 2012. El guionista es Víctor Mora y el dibujante es Jesús Blasco. Sólo puede salir algo bueno de este choque de titanes... pero no es así. Ya vemos en la primera página de tebeo, que Blasco tiene dificultades para dibujar al personaje: ni su cara ni su gesto ni movimiento ni sus piernas son de él. El acierto es el de poner de una vez por todas las cuatro barras catalanas de la Corona de Aragón en el escudo del peto.

Ya ahí tenemos una tribu africana, en el sentido de "negra". En pie de guerra, una gente pacífica que se revuelve contra las incursiones de los mercaderes de esclavos. Es un buen punto de partida. Los negros no son malos porque sí. Tienen motivaciones. Y también luchan contra la esclavitud... Sgiue un flashback, recurso caro a Víctor Mora, que a mí no me queda claro, en relación a la primera página. En p3v2, el Capitán entiende a los bahutú antiesclavista pero ¡horror! en p3v5 tenemos a un Goliath que dice: "¡El Capitán os entiende, pero yo no!, cuando acabo de decir más arriba que todos han viajado juntos, que todos han pasado por esas experiencias.. 

¿Qué está pasando? Lo voy a decir bien claro. 2 cosas: el Capitán Trueno de los años 80 es menos moderno en su concepto que el de los años 60, porque sigue premisas estadounidenses, donde ya gobierna la ultraderecha desde 1979 (Reagan) y eso ha afectado a la ficción. En esas épocas, es cuando Los Nuevos Vengadores (West Coast Avengers), a mediados de los ochenta, se plantean que matar a los malos está bien, porque los tiempos son más duros... se plantea el debate de manera directa. Superhéroes que matan, que asesinan o que ejecutan penas de muerte. Eso se irá extendiendo, con la excusa de si el comic crece con sus lectores... será con los lectores imbéciles, con los incultos, con los retrógrados y con los de ultraderecha. Se está introduciendo de manera nada sibilina una ideología que no hace progresar al individuo sino llevarlo hacia atrás. Caen en la trampa Víctor Mora y sus dibujantes que no le corrigen o que, me temo, lo alientan,  y unos editores que no efectúan su labor jamás. De igual manera, el forzudo no puede ser listo, porque eso rompe no sé qué esquemas realizados por no sé quién..

Y la segunda cosa es un claro elitismo. Sutil en los años 60, y que se nota menos porque son historietas realizadas bajo una dictadura que está apoyando claramente a unas élites tradicionales de nobleza y alta burguesía... en los años 80, ya en democracia que plantea en teoría la igualdad de derechos y de acceso a los recursos... el elitismo de los guiones surge con un ímpetu brutal. Si Goliath no es un príncipe es un inculto. No puede saber nada. No tiene que tener interés por nada. Se le convierte simplemente en un tragaldabas. La frase de la viñeta acaba con "¡Mira que hacerme esto antes de desayunar,...!" Las clases subordinadas sólo tienen que alimentar el estómago. Tantas aventuras y horas con el Capitán no le ha ilustrado, en el bien entendido de que antes sería analfabeto porque eso era la Edad Media, y en España sólo ha habido educación universal de verdad ya entrados los años 80... porque en los años 70 simplemente NO había plazas escolares para todos, no había escuelas para todos. 

Pues es triste esa derechización de los guiones. Al final va a ser verdad que se vivía mejor  contra Franco. 

Por supuesto naufragan. Aparece un castillo y un último viejo caballero, que me recuerda al de Indiana Jones y la Última Cruzada (y ya van un par de referencias a esta película posterior). Y sale una bola de piedra inmensa como la de la Indiana Jones y el Templo Maldito. No descarto que se haya copiado de esa película, aunque no descarto que también fuera una idea clásica en las aventuras de los tebeos de todo tipo.

Aparecen gorilas. Otra vez... pero son buenos, porque cuidan de Lady Berenice. Dará igual: serán asesinado con ¡flechas! Otra vez. 

Como en la aventura anterior, la tribu negra desaparece. En este caso, sueltan a Crispín y Goliath, tras entender que no son mercaderes de esclavos. Pienso que es el papel que tendría que estar asignado a la tribu costera de los cuadernos primitivos.

Aparece una tarzana, que es mercader de esclavos. Se llama Tigris y va vestida con un chaleco y unacinta del pelo de piel de tigre... animal asiático y no africano. Es un error imperdonable en un guionista que lleva toda la vida haciendo guiones. En 1985-1986 ya han pasado montones de documentales por la tele sobre los animales de África. Ha habido colecciones de libros de naturaleza, en la propia Bruguera. Se han publicado curiosidades naturales en las guardas de los Trueno Color... que digo yo que algo de esto podría haber  leído o haberle llegado al guionista... o a un dibujante que lo tendría que saber. En realidad, su único papel es de dejarse ver. Víctor Mora desaprovecha la etapa democrática: en vez de aportar unos personajes femeninos interesantes y carismáticos sólo presenta modelos. Lleva dos negros gemelos que se llaman Muck y Mock, que no tienen ningún papel, más allá del que se pudiera sospechar de asesinos y guardaespaldas. De nuevo, Mora ha perdido el gancho de crear grandes personajes. 

Llegan a un valle de dificil acceso que hay tras la Sierra Virunga, donde hay unas caras grandes como las de la Isla de Pascua pero en África y con rasgos negroides. Una gran idea, no explicada. Y que sólo sirve de decorado. 

Y tenemos un momento típico de los guiones de Víctor Mora: hipnosis. A estas alturas ya hay en danza un montón de personajes, y tramas que sólo acaban al estilo Mora (si queréis digo al estilo Pratt) que es con la estúpida muerte por asesinato de todos. 

Un nuevo rasgo, que surge del Corsario de Hierro de los años 70, es que ahora todas las mujeres se enamoran del Capitán Trueno. Igual hace mucha gracia o ilusión a según quién. 

De nuevo un anfiteatro con un león y una pantera negra, que deriva en la portada realizada por un Bernal en baja forma para lo que tendría que ser un regreso apoteósico del mayor héroe de la editorial. Es un dibujo que podría ser, a lo sumo, de cualquier Trueno Color, pero incluso con menos dibujo y menos decorado. 

En la revista de la editorial, Mora dice que pondrá datos históricos. Es la época que en Francia la BD tiene un auge del género histórico. En realidad, esto se reduce a decir que en Córdoba había una universidad. 

Víctor Mora sucumbe a una especie de invisible invasión: la de que todo tiene que ser inglés (luego estadounidense) para ser bueno. Lady Berenice ya tiene nombre inglés, y sus caballeros andantes eran tenían trato de "Sir", aunque se encontraron allí en África, y no iban juntos, que podrían haber sido la una húngara y los otros portugueses... pues no... y su padre era musulmán, entiendo que cordobés, pero eso no se menciona, porque no era inglés, mientras que su mujer sí... era una cautiva inglesa... no castellana ni portuguesa ni leonesa ni aragonesa ni catalana ni siciliana ni occitana... Apesta a "esto es internacionalización para ver si lo vendemos mejor en el exterior". Y para los catetos que nos mandan desde los años 80, internacionalizar es poner un rótulo en inglés o decir algo de Estados Unidos o de Inglaterra (decir Reino Unido está mal visto en España).

Sale una cueva con un dragón. Ejem. Ya me dirás tú... 

Blasco dibuja de manera eficaz pero no pega para el Capitán Trueno en absoluto. No puede aportar nada al personaje. Pero sigue en la línea de la época. En su siguiente historieta, El Chacal de Bir Jerari, Blasco, sigue siendo incapaz de dibujar a los personajes; no le importa y no se esfuerza en ningún caso. El aclamado Luis Bermejo no es capaz de dibujar la misma cara para Crispín o para otro personajes que no sea Goliath., sin contar que sus proporciones dejan mucho que desear (véase revista El Capitán Trueno, números 8 al 10 de abril a mayo de 1986). Se echa en falta el uso de las viejas plantillas con las caras de los personajes, porque al menos sabríamos qué personaje sale. Víctor Mora, por su parte, abandona por completo a Crispín y a Goliath, que sólo salen hablando de comida y poco más. Ya no son compañeros ni amigos del Capitán, sino unos comparsas indeseables (por los autores), que no tienen su sitio. Aún más para Crispín, porque Goliath aún lo tiene de mamporrero imitador de Hulk si conviene.

¿Por qué ese acoso y derribo de los personajes? ¿Por qué tanta inquina? Cuando releo estas aventuras intento encontrar algo positivo.  Acaba siendo el color o alguna pose o viñeta o dibujo con el que olvido que estoy ante una aventura que debería ser del Capitán Trueno.

Por supuesto el final es repentino. Se mata al malo o puede que no y desaparece Tigris que, al ser una chica mona (menos al final, porque Blasco se olvida de cómo dibujarle la cara), no puede ser mala del todo, en un típico acto de guión que debería ser delictivo. En la última viñeta hay una especie de calabaza de Halloween que me tengo que creer que es Crispín.


Alguien dirá: y si no te gusta, ¿por qué te lo compraste? Porque no sabía que era así. Porque confío en el Capitán Trueno, y en Víctor Mora.. Y... yo no he dicho que no me guste o me disguste del todo. Si lo critico es porque lo he pagado pero bien y otros lo cobraron también bien. Y el resultado ha sido bastante mejorable.

1991. El Nuevo Capitán Trueno. La Reina Bruja de Anubis. La portada es birriosa... Nada bueno se puede esperar. Nos equivocamos. Se trata del dibujo de John M.Burns bajo  guión de Víctor Mora (si no fue del dibujante). Releído, da la sensación de que ¡Burns! intenta contener la viejoverdez de Mora. Con eso reconduce, en cierta medida, la historia hacia donde conviene a un personaje al que Víctor Mora está condenando a ser una copia de Manos Guerrero Indómito más que de Conan, que ya sería triste, y todo por una especie de presión del mercado. En la entrevista a Víctor Mora de la sección de Javier Coma, TamTam Noticiero del Comic, el guionista o el que lo cita miente desde el titular: "eludo violencias gratuitas y pseudoerotismos" (que sea menos que en otros sitios no quiere decir que no tenga gusto por eso) pero confiesa que va por el camino de meter cosas de superhéroes de ese tipo. En realidad, aplasta la tradición del heroe racionalista bajo la magia, los talismanes y la superstición. Burns dibuja bien a ratos, y otras veces dibuja bastante mal.  El color siempre lo aplica magistralmente. Hay que repintar todo el Trueno así. Pero con el traje naranja.

En esa misma sección se comenta algo sobre los gustos de los lectores. No sé si porque Bruguera intenta buscar alguna idea genial para dar el campanazo y evitar un cierre que no lo salva toda la calidad que ha atesorado durante décadas y aún en 1986. Entre lo más estimado o buscado o comprado por los lectores aparece Conan. De eso me he fijado en el 2012, al leer estas revistas de 1986, que yo tengo desde el 2009 aproximadamente... pero no me parece nada ajena a una especie de idea insidiosa que he tenido la desgracia de escuchar demasiado, sobretodo, cuando se daba vueltas a la bazof...película del Capitán Trueno: que había que dirigir al personaje hacia la espada y brujería tipo Conan El Bárbaro. El tomo 2, sin embargo, lo lleva hacia la Ciencia Ficción, cosa que considero más acertada. Si hay que morir de algo, que sea por desintegración por pistola de antimateria. El Capitán Trueno es un heroe racionalista que repudia la superstición que surge en forma de magia, así que su entorno no es a Espada y Brujería y las conanidades... y eso que hemos visto historetas de Conan que son como del Capitán Trueno/Jabato pero con una mopa puesta como de bañador. Es más parecido cierto Conan al Capitán, que a la inversa, y que a Purk El Hombre de Piedra, de Gago (fastuosa serie reivindicable).

La historia comiena con un anciano narrador, que nos resume lo básico, de manera magistral, Es lo mejor. El Capitán Trueno ha desaparecido.  así que estamos un poco com al principio de la otra historia, en la que está perdido por un pantano. Sería chulo saber si es así como consecuencia de la última aventura en Bruguera... vemos a Goliath y el Capitán lanzándose una mirada de complicidad (pVv1, con la tapa y con la numeración tal como viene, en la versión del Dominical de El Periódico de Catalunya), con la que Burns me demuestra que él sí ha comprendido a los personajes, mejor que otros dibujantes de los años 80. Es una galera de esclavos y ellos lideran la liberación, de nuevo. Es como si se hubiesen dejado capturar para divertirse.

Una pantera. Un Goliath algo más espabilado que el de los años 80. Un Crispín bastante desaparecido. Un malo que debería ser carismático pero que no lo es. Y una mala que, de nuevo, como es una mujer no puede ser mala del todo, y encima tiene que servir para llevar sábanas rajadas. .

La mala es egipcia. Se puede hacer una relación de historietas con egipcios en el Capitán Trueno. Me salen al menos tres, a cual más estrafalaria. Egipcios de las pirámides y de Anubis, me refiero, en el siglo XII, en plena Edad Media, tras siglos de poder musulmán, cristiano, romano y griego. Que igual sí, pero no es por documentación, si es cierto o se parece, sino por la chiripa. Pero es una mujer, repito, así que en este apartado nefasto, una mujer no puede ser mala oficial total, lo que será su perdición.

Naufragan. Otra vez. Tendrían que pelear contra tiburones pero no es así por e poder de la reina bruja, lo que lo diferencia de los hipopótamos y cocodrilos del primer viaje a África.

En la misma costa salen unos pigmeos (negros, y con aspecto que asusta) ... violencia extrema en una viñeta inmensa y roja. Hay violencia dura, aunque sea apenas mostrada pero sí de alguna manera recreada.en pV, pXV, pXX, y eso desmiente las palabras de la entrevista. 

En pXXI ya tenemos otra vez una cohorte de negros -criados o esclavos- que se unen a una reina de la selva que se quiere casar con el Capitán Trueno,  en pXXIV una ciudad perdida, Anubis Zan, en medio de la selva, 

La Sigrid de Burns tiene la cara demacrada, porque seguramente habrá hecho alguna dieta peligrosa. 

De nuevo, Mora intenta mezclar tramas, la del pirata esclavista Turján Pachá con la del capitán traidor a Sigrid, con la historia de Sigrid buscando a Trueno, con Trueno y la Reina Bruja en la ciudad perdida...  Demasiadas cosas y pocas viñetas por página para explicarlo bien todo.En la entrevista mencionada, Mora habla sobre The Phantom (El Hombre Enmascarado; en América Latina, El Fantasma) con ocasión del 50ºAniversario. Me parece claro que esta Reina Bruja descendiente de Reyes Brujo sea una versión malvada de ese personaje.

Hipnosis. Y Crispín y Goliath fuera de juego todo el rato. Como no aparecen no se puede decir que hayamos estado ante una aventura del Capitán Trueno, aunque hayamos estado en África.

Hemos visto varios detalles repetidos en tres historias de tres décadas distintas (años 50, 80 y 90): naufragios, panteras negras (la de la última historia no parece que se salve), leones (el primero se salva), malas que no lo son tanto enamoradas del héroe, intentos de boda en la selva africana, esclavos y mercaderes, tribus de esclavistas o de antiesclavistas, ríos y fieras, anfiteatros donde ver el espectáculo de la masacre de los esclavos por fieras...

Lo dejo así. Si un día de estos me apetece igual pongo imágenes.


Me temo que después de lo que he escrito no vale la pena que envíe mi propuesta de origen del Capitán Trueno a la editorial. Aunque es excelente.












1 comentari:

Anònim ha dit...

Hola, la verdad es que muy interesante esta reflexión.
A ver si os gustan estos tres vídeos que he subido a YouTube. Supongo que os traerán recuerdos.
Criaturas extrañas en Capitán Trueno:
https://www.youtube.com/watch?v=c3XU-nYFKKw

Castillos en Capitán Trueno:
https://www.youtube.com/watch?v=qlKNcoH23n0

Barcos en Capitán Trueno:
https://www.youtube.com/watch?v=jWYM2gBUOyk

Un abrazo