20110316

De qué no hablan los mangas

Data Estel·lar patagang Dimecres 20110316

De qué no hablan los mangas ni los animes...

¿Cuántas veces no me ha dado la lata el grrrran magin sobre que los mangas hablan de todo? ¿De todo? ¿Sí? ¿Sale todo? ¿Son una guía fiable de cosas japonesas?

Desmintámoslo con dos cosas que no suelen aparecer en los manga, en los cuales, sin embargo, sí que vemos, una y otra vez, los edificios de los institutos, los uniformes de los colegiales y las colegialas, los boles de arroz, y la ropa preparada, niños pequeños disfrazados de animalitos (como pijamas), el monte Fuji, y varios elementos sociales como la hipercompetitividad y el individuo maximizado para actuar como engranaje perfecto en una sociedad o en un entorno grupal o económico.

Cosa número 1 que no suele aparecer en los mangas ni en los animes: TERREMOTOS HABITUALES. ¿Hemos visto muchas veces en tebeos de Taniguchi o de Toriyama o de quien queráis viñetas o escenas con leves terremotoso, habituales en Japón? ¿Referencias a que los edificios se mueven pero no caen? No me suena. En los dibujos animados, aún menos. Nunca hemos visto que llegara un supermalo que hiciera temblar el suelo, cuya llegada fuera confundida con uno de esos terremotos, molestos pero a los que ya estamos acostumbrados.

Cosa número 2 que no suele aparecer en los mangas ni en los animes: CENTRALES NUCLEARES. Uno de los Estados más nuclearizados. He visto en algunos casos presas o embalses. Aclararé para los legos en la materia que, mientras en una novela, tebeo, película o serie de televisión española o estadounidense, lo que se muestra suele ser casi exclusivamente aquello que tenga relevancia para la historia a narrar, en los mangas o en los animes (dibujos animados, generalmente basados en mangas), puede salir, como en la vida cotidiana, cualquier elemento, tenga o no que ver con la historia principal. Se puede detallar con la máxima precisión un palacio alemán del siglo XVII, si ello conviene a la producción, con todas las lámparas (gran labor de documentación). Pero ¿centrales nucleares? ¿Hablar sobre las mismas? Apenas nunca.

¿Por qué no?

Nada sucede en una de ellas, al contrario que en Tintín: Objetivo la Luna, donde aparece y se explica el funcionamiento de la energía nuclear, etc. Y en Tintín se suele ir al grano, a explicar aquello que el autor quiere.

La respuesta parece ser algo que dicen en el diario El País, el 20110316: EL TATEMAE. Viee a ser la autocensura o la hipocresia o el lenguaje políticamente correcto y que se interpreta como buena educación. Cita el diario que no está mal visto que un folleto turístico borre de manera absolutamente fraudulenta una central nuclear de una playa. Ya me imagino a los valencianos y catalanes importando el tatemae para borrar su bonita arquitectura playera (e ilegal) de los folletos turísticos dirigidos a los alemanes, holandeses, franceses o daneses (que ya tienen suficientes ciudades en sus países como empotrarse en más asfalto y hormigión cuando vienen de vacaciones).

Uno de esos estadounidenses que escriben libros a los que se hace caso porque el escritor es, precisamente, estadounidense, dice que eso es exclusivo de los japoneses, y no de los occidentales. A ver si alguien más también piensa lo mismo:


tatemae (pensamientos que se expresan en público y que no deben ofender a los demás) y honne (lo que se piensa de verdad, y que solo se emplea con gente muy cercana). Un ejemplo claro de uso del tatemae es que un "lo pensaremos..." en el ámbito de los negocios nipones significa en realidad "No insista, no nos interesa"

Puede que, con occidentales, se refiera a estadonidenses, que igual hablan más claro, pero es frecuentemente imposible intentar mantener una conversación mínimamente clara y decente sobre la mitad de temas en España/Catalunya (usando la convención de los textos maginotécnicos)

En GlobalAsia, Rubén Freixas lo explica. Literalmente, tatemae=fachada. Y los japoneses serían muy distantes aunque cordiales (¿os suena lo de "los catalanes son cerrados pero cuando los conoces son los mejores amigos" y otros tópicos del montón?). Dice que Japón es un paraíso para el turista, y tal vez para el extranjero, en el sentido de que todo son parabienes. Conocí a un pollo que me decía que su abuela le había dicho que "tú, haz siempre el parabién", y quedaba asimilado en aquel contexto a hacer la pelota. No a ser simplemente amable o educado, sino a hacerle la pelota (en aquel caso para conseguir algo). Por otro lado, no sería la primera vez que oigo expresiones del tipo: "están muy contentos cuando vienes, y más cuando te vas". Y ahí quería decir que te aguantan todo el tiempo que estés, pero sólo porque es provisional, luego, adiós; entre los del grupo, se pueden llevar a matar, pero a ti eso no te va a afectar porque tú eres un visitante. De ahí deduzco lo siguiente: los españoles son japoneses chillones.

Como dirían los sociólogos, "persona" viene del griego, y significa "máscara". Cada uno tiene su rol: el rol del japonés respecto a un extranjero o un ajeno a su círculo tiene esos parabienes, ese pelotilleo, ese dar rodeos y no decir nunca la verdad. Y todos saben que están actuando. De ahí aquello tan famoso de que tienen un montón de maneras de decir "no". Por cierto, en Nissan (Zona Franca, Montcada i Reixac) o en Yamaha (Palau-Solità i Plegamans) o en Sony (Viladecavalls) no tuvieron ningún respeto por la tradición: dijeron que NO, después de llevarse el dinero y las subvenciones (que a Nissan la untaron bien untada para que siguiera fabricando los coches más sucios del planeta).

El texto de El País venía a vincular el tateame, lo que se tiene que decir y lo que no, con la ausencia de pluralidad informativa en Japón. Así pues, por eso todos los canales (24horas, Intereconosuya o 3/24 están dando imágenes de la tele pública NHK, porque es todo lo mismo). Más aún, se reúnen en unos clubs para decidir las noticias (y la triada de diarios principales así lo hace).

Y eso va vinculado a un pasteleo entre las élites políticas, económicas y mediáticas para protegerse las unas a las otras. Intolerable... algo que no sucede aquí, por suerte. Y eso forma parte del honorable tateame.

Es decir, que el tateame les ha permitido a las élites japonesas mentir, robar, corromper, estafar y protegerse de los tribunales durante un siglo de nada. Y bien vistos. Ajá. Se ve que las empresas eléctricas llevan lustros falseando informes sobre averías, fallos, incidentes o accidentes de sus centrales.

Y ahora la gente se les está empezando a escapar del país porque no se fían ni una miaja de lo que les cuentan, porque saben que no es verdad. Da igual lo que digan, bueno, malo o pésimo: no lo es. Eso es como si Zapatero dijera que en Japón no pasa nada y que la Embajada de España en Japón está funcionando bien. Igual de creíble que el CSN, como quien dice.


Y, por volver a un tema anterior tratado por las orcas de la maginotca: Pyongpyang

Allí magin comentaba que era posible que la cerrajón de los norkoreanos fuera algo cultural, y no simplemente procedente de la monarquía pseudocomunista. Que ellos eran amables, que acompañaban a la gente a todos lados, no sólo porque fueran espías o dejaran de serlo, sino porque igual su cultura era así: amables, pero desconfiados. Solícitos pero de la línea no pases. Y yo, Pingüisí, estoy de acuerdo a la vista de esta revelación del tatemae.

Sobre el tatemae y lo nuclear, véase lo que dice para El País Kenzaburo Oé, premio Nobel de Literatura en 1994, literato japonés. No es que yo sea fan de los nobeles, la verdad, pero es interesante lo que suelta sobre cómo la letra y espíritu de la Constitución japonesa, en tanto que pacifista, ha sido torticeramente desvirtuado por la entrada de armas nucleares de origen estadounidense (en este caso, Japón a Estados Unidos como Cuba lo era para la URSS durante la Crisis de los Misiles). Y habla de una reescritura de la Historia contemporánea de Japón en relación a la relación o la exposición de los japoneses a lo nuclear. Y lo de tatemae: esto de que Japón, porque nunca se nos dice lo del rearme japonés ni lo de las armas atómicas:


Durante los 10 años que siguieron a la derrota, siempre me pregunté si el pacifismo constitucional, un elemento del cual es la renuncia al recurso a la fuerza, y luego los tres principios antinucleares (no poseer, no fabricar y no utilizar armas atómicas), reflejaban bien los ideales fundamentales del Japón de posguerra. (...)

Japón reconstituyó progresivamente una fuerza armada mientras que los acuerdos secretos con Estados Unidos permitieron la introducción de armas atómicas en el archipiélago, vaciando de sentido los tres principios antinucleares oficialmente anunciados


Es por el tatemae por lo que ciertas cosas no salen en los mangas ni en los animes.

De hecho, aparecen bombazos para-nucleares, con similitud a las bombas atómicas de 1945 (sobre Hiroshima o Nagasaki), se ven los acontecimientos post-nucleares, el post-apocalipsis, el hongo atómico, su luz cegadora (práctica para no tener que entintar)... pero jamás vemos centrales nucleares, porque no es bonito, porque no hay que hacerlo, porque es mejor no molestar a estos señores con esas tonterías...

Añadiremos algo más: si algo sale reflejado en los mangas y los animes, y que ya era conocido de antes (el harakiri o como se llame ahora) era lo del honor: que todos tenían mucho honor, y que se sacrificaban por lo que fuera. Lo que realmente tenemos actualmente es el sacrificio de la verdad durante un siglo, y también ante el primer ministro japonés durante la crisis nuclear de marzo 2011, y también el sacrificio de la seguridad desde que, en 1971, se dijo que Fukushima tenía un mal diseño (no mejorado), y así hasta llegar a otro sacrificio: el de la empresa Tepco, que sacrifica su actividad porque no sabe llevarla a cabo: Tepco actúa de forma irresponsable, como sabíamos que haría en ese caso toda empresa de ese tipo, . Habrá sabido bombear electricidad y defender la inocuidad y bondad medioambiental de la energía nuclear pero no ha sabido -ha sido sobrepasada y ha abandonado- gestionar una crisis nuclear (como dirían en el Foro Nuclear: apenas una crisis de entre cincuenta y tantas centrales).

Y he aquí las palabras de Tepco, en inglés:

Nuclear power generation forms the core of global warming countermeasures as a power generating method that releases no CO2 in the process of generating power.
While placing top priority on ensuring safety, TEPCO promotes nuclear power generation as a base load supply, to secure stable energy supply and contribute to realizing a low-carbon society.
Que os voy a traducir: la generación de energía nucelar forma el núcleo de las medidas cotra el calentamiento global como método de generación de energía que no provoca CO2 en el proceso de generación energética.


Siempre con la prioridad de asegurar la seguridad [sic, tanto en letra como en espíritu], TECPCO promueve la generación de energía nuclear como un suministro de carga básica, para asegurar el suministro estable de energía y contribur a conseguir una sociedad de menor uso del carbón.

Tepco es la empresa eléctrica más grande de planeta Tierra.

Si alguien cree que sus intereses por el medio ambiente iban a llevar a esta empresa a fortificar la resistencia de las centrales, no es así. Es disculpable, porque un país pobre como Japon, con una empresa eléctrica pequeña, y con tan poco tiempo (1971-2011) no ha tenido oportunidades para hacerlo.

Como tampoco ha tenido oportunidades de ir cerrando estas centrales. Al contrario, flipen en technicolor:

Nuclear power contributed approximately 28% to the total amount of electricity produced by TEPCO in FY2009. We plan to increase the share of nuclear power to around 48% by FY2019, through safe and stable operations of existing plants and the construction of new plants.


TEPCO teníal 28% de la cantidad total de electricidad de origen nuclear del total de su energía generada... y pensaba o piensa (¿pensaron alguna vez?) en pasar al 49% en el 2019.

Y te sacan datos sobre si la energía nuclear es mejor que la del petróleo, la eólica o la solar.

¿Eso es el mix energético, como le llaman, que quieren los foreronucleares? Pues van a pasar al 100% de energía nuclear. Y el zambombazo lo vamos a ver en todo el planeta (o lo vamos a tragar).

Una de las medidas para evitar el cambio climático y el calentamiento global sería reducir el uso innecesario de la electricidad... ejem... pero tampoco hacen campaña sobre el tema.
Ay, empresas eléctricas privadas... mucho mejor que si fuera pública.

Japón... y veías al profesor Norimaki y decías "qué gente tan seria hay en Japón".

¿Cuál es el seguimiento otaku sobre el tema terremotos-tsunami-catástrofe nuclear? Por lo que detecto, nulo. Curioso: siempre parece que a los otakus les gusta el manganime pero también la cultura japonesa de forma variada, el j-pop, la series... y el cómo viven. Y no encuentro apenas referencias.

Existe este interesante testimonio de La Arcadia de Urías (con fotos) donde demuestra que la mayor parte de Japón estaba en calma y bien abastecida cuando él hizo ese artículo. Pero parece ignorar su autor que la amenaza nuclear es grave, en tanto que no se circunscribe a una región. Y es lógico que los medios de comunicación traten el tema de cómo ha quedado la parte N.E. de un país que pasaba por ser de los más avanzados (y que resulta que en sus zonas pobres, estaban semi-abandonados, y encima le metieron una pila de reactores nucleares en cadena, defectuosos con aviso desde 1971, y en una zona de riesgo sísmico y con posibilidad de maremotos).

Luka, de los mangasdemivda realiza una exposición del 12 o 13 de marzo. Vale.

En Otakuhero pusieron imágenes de fuego y de Akira.

En Chikiotaku comentaban el terremoto el mismo día.

Casi lo mismo en zona-japonesa

Y casi igual, con ese gusto por las imágenes impactantes y sin opinión, ni comentario, ni análisis, ni nada, en teamotakufansub.

Por lo general, son descripciones con vídeos de cadenas de noticias, alguna palabra de apoyo o esperanza, y sin análisis ni prospección.

En Studio Natsume, casualidad, porque lo escribo justo después que el párrafo anterior, tenemos, ya no una descripción o un copipega de la prensa, sino una doble experiencia personal: el bloguero Natsume estuvo en una playa artificial vacía, porque la gente pensaba que era inminente un terremoto (no aclara si ha desaparecido ahora por el tsunami pero parece que sí); y el día anterior estaba jugando con la Wii a una cosa de terremotos.

Subaru, de Una Mirada Hacia Japón, será el más completo de los hallados hasta ahora (y es casualidad, voy en mi orden de ventanas abiertas). Habla tanto de noticias o datos copipegados ("qué pasaría en el peor de los casos") como de ojito con los estafadores que se hacen pasar por víctirmas en cadenas de correo, como de retrasos de proyectos de ocio (datoa relevantes en la esfera de interés otaku, digo yo), un testimonio de primera mano, y relación de blogs de famosos japoneses sobre el terremoto.

Anime-kudasai, de forma un tanto impersonal (aunque no es que el anterior fuera mas personal, volviéndolo a mirar) pone noticias, vídeos y fotos sobre Japón. Y un dibujo "rezar por Japón"-.

Otakucenter, según veo sólo nos habla sobre la cancelación de "Tokyo International Anime Fair 2011, a causa de los sucesos".

Pues esto es lo que hay. No sé si son blogs de los más vistos, pero son un reflejo de algo, de que pocos otakus están realmente interesados por Japón, por más que en los salones del manga y en la fanfarria oficial se nos diga otra cosa.

Por comparar, Marc Bernabé y su mangaland, nada (comparese con su libro Apuntes de Japón, esxcrito originalmente para niponeb.com). En su blog de Antena3, niponadas, comentó algo el 20110311

Espaciojapón vuelve a insistir en la desinformación de los medios de comunicación españoles en uno de sus temas destacados. Sin embargo, podría haber dicho "desinformación francesa" o "desinformación de la Comisión Europea". Aparte, tiene una larga lista de temas abiertos sobre la catástrofe, incluida la solidaridad.

MisionTokyo nos repite (a los que lo hemos leído antes, claro) la cancelación de la Tokyo Anime Fair 2011, y añade la solidaridad de los fabricantes de videojuegos con las víctimas.

Infotaku: nada

A seguir bien.