20090325

El test de R

Data Estel·lar de las páginas ocultas del diario de Rosaklindo Dimecres 20090325

Como veo que tooooodo el mundo habla de la película de Watchmen, voy a poner mi bit de arena.

Resulta que lo que más me gustó de la película fue el papel humorístico, no cómico -hay una diferencia pero no la sé así que diré que "no es el lugar para explicar esa diferencia"-. Este papel es el de Rosaklindo o algo así, un tipo que va con la cara tapada, al final de la película veremos que con razón, con un trapo viejo de esos de haberle cambiado el aceite al coche cuando no sabemos hacerlo y nos manchamos del todo.

El actor que más fascinó, sin embargo, fue el... bueno, uno que matan... bueno, es que matan a tantos... el del principio. Es que parece alguien real en su aspecto, en su forma de actuar, de moverse y de gesticular. Reconozco que los actores, incluso los que ni siquiera hablan, parecen realmente existentes, como si la película, sea o no fiel al tebeíllo o esté bien o mal traída (ha sido mi deber usar conceptos cinematógraficos que, temo, no esten al alcance de todos ustedes), lo cierto es que parece un documental o algo realizado a partir de imágenes de archivo, como aquellos programas de las hormigas blancas pero con gracia y sustancia. Si tras la película hubiéramos tenido un debate de los del Jordi González (o, mejor, si nos hubieran comunicado que en esos momentos en los que el magodeozimanías miraba la tele en la Antártida, él estaba en Manhattan) hubiéramos tenido un digno colofón.

Lamentablemente, el cine es lo que es y no más, así que me conformo con Rosalindo, a quien, con estas imágenes, homenajeo pero sin plagiar (que ya es difícil en los últimos lustros):




Psécólogo: -¿Qué ve en esta imagen?
Rosaklindo (con voz grave como arrancando una moto vieja con relente de madrugada): -Veo un lindo gatito encaramado a un árbol jugando con una bella mariposa [pensando: él con un cinturón de goma-2, ella con un kalashnikov; acaban de arrasar como el ejército israelí a todos los gorriones del árbol]



Psécólogo: -¿Qué ve aquí?
Rosaklindo: -¿Es usted oftalmólogo o psicólogo? Veo un bonito paisaje, un lago iluminado por la luna del mediodia en un día lluvioso [con gente aullando como en El Grito, de Munch, que nadie diga que la película era mejor que el cuadro, pero en feo y diseñado por Agatha Ruiz delaPava]


No nos equivoquemos: estamos ante el Tlest de Roña

2 comentaris:

capitanhelecho.wordpress.com ha dit...

Se me acaba de ocurrir una idea que, así, a bote pronto y en caliente, me parece genial. Una versión española y cañí del personaje, pero en lugar de llevar una máscara con manchas simétricas, que lleve una donde se vayan apareciendo las caras de Bélmez.

maginelmago ha dit...

Oooooh... ¡Qué gran ideaaaaa! ¡Eso tengo que verlo!

Oh, se me acaba de embozar el cerebro de ideas tontas: le pueden salir los símbolos de la quiniela, mil cosas...