20081027

Renfe Cercanías: cosas estacionarias

Data Estel·lar estacionada Dilluns 20081027

Hubo una vez que oí que estaba prohibido hacer fotos en las estaciones. Eso fue cuando los periodistas y el público quería hacer fotos de alguno de los desastres de los años 2006-2007-2008... Me sonó a la propaganda que nos venden sobre Korea del Norte. Ese día quedaron claras dos cosas: la tecnología actual permite hacer fotos donde sea... y existe el deber de hacerlas cuando te dicen que no.

Desde el 2003 voy diciendo que las estaciones de Cercanías están sucias, desasistidas, y además se han quedado pequeñas. Estaciones que fueron construídas o remodeladas entre 1994 y 1996, e inauguradas (por el entonces Ministro Borrell, cuando aún parecía inteligente... es decir, antes de decir que votáramos que "sí" a la Constitución Europea pero que no la leyéremos por si nos entraban vahídos), son estaciones que, simplemente por el aumento de viajeros en transporte público, derivado de:

1.-del cambio de comportamientos sociales, de los cuales enumeraré algunos sin ser exhaustivo (qué manera de cubrirme más elegante de cubrirme ante las imprecisiones de mi forma de escribir):

1.1.-Para ir a las zonas de discotecas (no-lugares) se usan trenes. Aumento de uso durante los fines de semana en estaciones como Cerdanyola, Barberà o Sabadell Sud (Zona Hermética=zona de discotecas y bares, "de salir").

1.2.-Para ir a zonas de consumo de Barcelona se usan trenes. La creación de no-lugares (zonas de ocio-consumo), como son los centros comerciales (La Maquinista), o los barrios de tiendas de Barcelona (Gòtic, cercanías de la Rambla), por ejemplo.

1.3.-Muchos trabajos ya no se realizan en las localidades cercanas a Barcelona sino sólo en Barcelona. Muchas empresas de servicios, muchas empresas en general, fueron colocando sus sedes en Barcelona. Si alguien trabaja en algo de mancharse poco (como no sea con tinta de bolígrafo o de tóner de fotocopiadora), si alguien trabaja en algo para lo que se necesite haber hecho algo más que la EGB o la ESO, tiene muchas posibilidades de encontrar trabajo más en Barcelona que en otra localidad.

1.4.-Hacia el 2005, el Ajuntament de Barcelona ideó un sistema disuasorio de uso del transporte privado, vulgo coche, para la gente de fuera de Barcelona (aunque también afectó a los residentes). Fue una extensión de las zonas azules a las que denominaron "Àrea Verda". La idea era que la gente de fuera no entrara en Barcelona con su coche, para reducir la contaminación. Eso no fue, por supuesto, acompañado de ninguna medida de aumento del transporte público. Dicho simple y llanamente: la gente no va a Barcelona por gusto, no se pega 30, 40, 50 o 70 minutos de trayecto por autopistas-enjambre para ver la estatua de Colón cada día. Van porque trabajan allí (también sale mucha gente). De esa gente, bastantes entraron en la vía del tren. Y se notó. Oh, si se notó.


1.5.- Mucha gente barcelonesa ya no vive en Barcelona, sino que se fueron a vivir fuera pero siguen haciendo allí su vida. O tienen familia, o están acostumbrados a salir por allí, o aún trabajan allí (y se compraron piso fuera porque allí está muy caro... Dicho sea de paso: y aprendieron que los pisos también eran caros en la zona de poblados indígenas más allá del Besós, o traspasando las impenetrables junglas del Tibidabo). Este tipo de gente, lógicamente, va y viene. Acostumbrados, en principio, a hacer trayectos intrabarceloneses mediante bus y metro, es lógico que pensaran que el tren de Renfe Cercanías serviría a sus necesidades. No tardan muchos meses en desengañarse.


1.6.a-Los inmigrantes (esa gente rara que prefieren enviar el dinero a sus familiares de otro país en vez de comprarse coches) que llegaron de golpe sin que nadie, excepto Federico Mayor Zaragoza en 1993, y todos los demógrafos y sociólogos del país supieran que iban a llegar. Cumplen a rajatabla los preceptos de las confederaciones empresariales y de los mensajes de los políticos: hacen movilidad geográfica y laboral... Ah, amigo, pero las infraestructuras no están preparadas para ello, y han de salvar múltiples obstáculos. Un trayecto de 6 km, como ya he dicho en este mismo blog, puede convertirse en un trayecto de una hora y pico. Hacer transbordos en tren (de tren a tren) significa, mínimo, media hora de camino. Los inmigrantes, sobretodo, han añadido un aumento de usuarios del tren. Tal vez un 30% o más del aumento de usuarios en según qué años. Este aumento de usuarios no ha sido tenido en consideración jamás por la Renfe. Tampoco por la ATM en conjunto, ni por los autobuses (Sagalés, Sarbus, Font, etc.)

1.6.b.-Los inmigrantes, además, han devuelto al tren su uso antiguo, de los años40-70, el de gente que llega a la ciudad cargados de maletas. Los trenes de Cercanías, excepto algunas unidades antiguas que sólo usan los días de lluvia porque no se fían de los trenes nuevos, no están preparados para llevar maletones. No es que sea incómodo para ellos o para los demás. Es, ni más ni menos, que no hay espacio. Los trenes de Cercanías fueron pensados para ser "tranvías interurbanos"... Los trenes Civia -tan polémicos durante el 2008- van un paso más allá: son "metros" (para ir de pie, no sentado... en trayectos de 20, 40, 60 o 90 minutos, por supuesto, y con frecuencias de paso de cada 15 o 30 minutos, cuando no 75 minutos -línea C3-).

Es evidente que lo mismo podemos decir de los viajeros del bajocoste y lastminute, de auge de los viajes baratos, o de los chinos que llevan sus fardos a las tiendas (años 2003-2007, ahora ese fenómeno ha remitido). Los trenes están pensados para ir uno con su chaqueta y su mochila, y poco más.

En el mismo saco podemos meter a los que llevan carritos con niños. Los trenes no están preparados, ni las estaciones. El espacio es insuficiente. No están preparados los trenes ni jamás lo estarán. Por supuesto, se ha tratado en los medios de comuniación el tema de la gente que va con sillas de ruedas. No hay voluntad política para mejorar su acceso. Pero, ojo, aunque pudieran acceder técnicamente, que sepan que no tendrían espacio para entrar, porque el espacio disponible en horas punta es de 50-80 cm de anchura por persona. Y eso no tiene visos de cambiar.

Pero quería hablar de las estaciones, no de los trenes.

Todo ese aumento de viajeros que ha habido desde el año 2000 en adelante, con mucha más progresión que en años precedentes, ha tenido un impacto negativo sobre las estaciones. Se han quedado pequeñas, obsoletas, se han desgastado más en diez años que en los cien años anteriores. Añadamos la falta de mantenimiento como estrategia política del Partido Popular entre 1997 y 2004 (para fomentar su degradación con vistas a impedir críticas negativas a una privatización incitada por la Comisión Europea, donde estaba Pedro Solbes; es decir, ellos pensaban que la población diría que mejor privado que destrozado, pero ese proyecto -¿conspiranoia?- nunca se llevó a cabo). En 1996 entra el PP pero continúa el Presupuesto del último gobierno PSOE; lo mismo para el 2004.

Esas estaciones se tendrían que haber vuelto a remodelar.
Añadamos el vandalismo de los borrachos de fin de semana, que ha causado estragos en varias estaciones de la C4. En Montcada-Manresa, por ejemplo, las máquinas de picar billetes siempre están rotas, porque los que se cuelan para ir a la discoteca no pagan nunca. En Cerdanyola del Vallès, en la misma línea C4, es sabido que decenas (grupos de 10-30 adolescentes) saltan las vallas de la calle; semana tras semana, las vallas, las baldosas, los ladrillos, la pared... no agunta. Y eso pasa también en otras zonas, como la estación de Barcelona-Plaça Catalunya... pero ahí se abren las puertas a partir de cierta hora -21h30', 22h- de la noche de los viernes (es decir, sólo pagan los que van a trabajar, los que viajan de día, pero no los borrachos ni los drogatas... huy, que esta palabra está proscrita, digamos más bien "los consumidores").

El grado de degradación, obsolescencia o incapacidad (frente a la marabunta de viajeros) sea más visible en las estaciones de la línea C2: la C2 Sur tiene un uso intensivo como si fuera una línea de metro Passeig de Gràcia -Sitges/Vilanova i la Geltrú, y se va recorriendo gente en cantidades importantes a lo largo de todas las estaciones desde Calafell, por lo menos. De la C1 no puedo hablar porque lo desconozco pero últimamente se comentaba en la prensa que, antes de llegar a Mataró, ya no hay sitio para sentarse, a veces subirse, en el tren que va hacia Barcelona por la mañana, y eso me incita a pensar que el desgaste de esas estaciones debe de ser notable.

¿Qué quiero decir con desgaste? Baldosas despegadas por doquier, luces que no funcionan, bordillos desgastados (romos... pero que son relativamente nuevos), esa capa como de ceniza-chicle del suelo, bancos (dos, tres, a lo sumo, cuatro por estación) depintados (pero que habían sido pintados hacía 3 o 4 años), paredes de separación del exterior de la estación, o barandillas, o que tabiques en mal estado que dan a terraplenes, barrancos o escaleras, sitios donde apoyarse, en suma, que se tambalean, zócalos arrancados, papeleras oxidadas,
Interesante diseño de papelera. El suelo tiene un trozo blanco es una pequeña regata o canaleta que recorre el lado derecho del andén -es un andén grande-; para algo de electricidad. Dejaron el cemento blanco pero no pusieron las piezas de suelo. La foto es de octubre de 2008, y eso está desde verano del mismo año.

barandillas oxidadas, despegadas de su soporte... Pero, repito, no por el vandalismo, no siempre por el vandalismo o no únicamente por el vandalismo, sino porque por esas barandillas, paredes, etc. se apoyan o se recuelgan centenares de personas cada día, por esos suelos caminan, esperan, están de pie plantón, centenares de pasajeros. Otros casos de desgaste son las puertas giratorias (peligrosísimas jaulas de metal) que no giran, o las máquinas de picar que están rotas (por el propio uso). escalones rotos...

Ese escalón no se parte porque no lo pisamos pero está desenganchado.
Estación de Montcada, línea C2. Octubre 2008.

Cuando digo "roto", "despegado", "oxidado", "caído"... son adjetivos más del tipo epíteto ("blanca leche" porque suele ser blanca) que del tipo puramente calificativo. Es decir, el roto escalón siempre está roto, y no ha sido objeto de arreglo, y menos de arreglo serio en años. Igual se puso una escalera nueva en el 2001, pero jamás se hizo un mantenimiento. Igual se puso una pared en 1995... pero jamás se ha comprobado que no se caiga a trozos.


La rota canceladora de billetes de la estación de Montcada-Manresa (línea C4).
Esta máquina aparecía rota cada día desde que la pusieron en el 2001, coincidiendo con el empeoramiento del servicio: cristales por el suelo, etc. Años 2001-2008. El 20081024 vi que el espacio donde está estaba cerrado (tiene una puerta de garaje, como para que no roben las máquinas, que es lo único que les importa, porque el resto de la estación está hecho mistos). Sospecho que están arreglando esas tres máquinas de billetes para obligar a que la gente pague de una vez en esa estación. Hay bastante gente que lleva su billete, y esa honradez es detestada por la Renfe Cercanías/ADIF (ya lo odiaban los revisores que en gloria estén).

Lo único en lo que la Renfe Cercanías/ADIF/GIF/Ministerio de Fomento toman cartas es en pintar las estaciones. Es necesario pintarlas. O pintar los túneles (aún hay bastantes pasos a nivel por donde viandantes coches, camionetas, motos, bicicletas, trenes de cercanías, regionales, deltas, talgos y euromeds, pasan alegremente). Pero es curioso: suelen pintar con más celeridad las pintadas de tipo político que las otras (sean tontás, obscenidades -cada cual lo interprete como quiera- o garabatos de arte urbano).


Un buen ejemplo de lo anterior. El cartel de los horarios no se ponía nuevo desde el 2005.
Total, para lo que sirven los horarios. En marzo de 2008 pusieron horarios nuevos, pero los horarios cambian hacia septiembre otra vez cada año, y de eso no se hace mención. Y en septiembre aparecieron esas pintadas. En el otro lado hay más. El género narrativo sería neomarihuano. Nótese la falta de vidrios en las máquinas de billetes: están rotos. Esa caja grande de la pared lleva rota desde el 2007.


Bonito claroscuro qe nos demuestra lo cerca que estamos de ahorrarnos una zona.
Recordemos que está así desde el 2001/2002



En algunos sitios, los ayuntamientos, que no tienen competencia legal para ello, han hecho alguna chapucilla para evitar que los ciudadanos se partan las narices. Ahora mismo recuerdo el caso de las escaleras de Barberà del Vallès, que fueron arregladas meses antes de las Elecciones Municipales de 2007 (pusieron una baldosa vertical, pegada con cemento, en varios escalones).

Cosas estacionarias en las estaciones: cosas que permanecen.


Mi estampa preferida. Es la estación de Montcada (C2). Este túnel fue remoledado hacia 2002. La jaula de la izquierda elimina la mitad de anchura del pasillo... para que la gente no se cuele, que es lo único que les importa. La otra mitad hace de paso a nivel para pasar al otro lado de la calle (Montcada i Reixac es una localidad cuarteada por las vías). Esto reduce el espacio para que la gente camine... o corra para coger un tren que pasa cada media hora. La Renfe, ADIF/GIF jamás se plantearían hacer un túnel más ancho. Ese túnel es insuficiente para la cantidad de gente que pasa a ciertas horas.
El otro punto para destacar son la escaleras. Evidentemente, no hay rampa ni ascensor, ni en el otro lado del túnel tampoco (como en tantas estaciones, como Arc de Triomf o El Clot-Aragó, Sant Vicenç de Calders, Montcada-Bifurcació... por ejemplo)
Y lo demás es la mancha de roña que está ahí desde el 2003. Son las caras de Belmez de la Renfe de Montcada. Una muestra de la suciedad que el Ministerio de Fomento extiende por el territorio. Esa mancha jamás ha sido saneada, limpiada ni barrida. Lo sé porque el señor de la limpieza (dos estaciones al día) a duras penas daba a basto para barrer arriba el andén, y recoger la basura de las papeleras... Y si esta frse está en pretérito imperfecto es porque desde el 2006 no veo a nadie que limpie en esa estación.


La mayoría de fotos son del mismo sitio pero no es un caso puntual. Si la Renfe Cercanías, ADIF, el GIF o el Ministerio de Fomento consideran que son casos puntuales... ¡qué ocasión tan estupenda para eliminar esos puntos negros, vilmente escogidos por alguien que se dedica a a ensuciar su image, y que desvirtúan una gestión inmaculada del servicio público!

2 comentaris:

El Bitxo ha dit...

Nada tu tranqui, que cuando Montilla se haga cargo de las cercanías todo va a cambiar... En lugar de funcional mal funcionarán "malament". En lugar de tener problemas con los andenes demasiado bajos tendréis problemas con "andanes massa baixes" y en lugar de llegar tarde a los sitios, simplemente "fareu tard"... Y si no que se lo digan al gran Giuseppe de Lampedusa cuando dijo lo de cambiar para no cambiar nada y se quedó tan pancho.
¿ves, aquí en Córdoba no tenemos conflictos de ese tipo ni polémicas sobre traspasos: simplente, los cercanías no existen, y se acabó el problema.

Agur

JL ha dit...

Has dado una imagen muy fidedigna de la situación actual en Rodalies de Barcelona. En líneas generales, no hay planificación en la materia, sino que se actúa a golpe de necesidad puntual y alarma social. Y eso es siempre peligroso. Porque no se tomarán cartas en el asunto en serio hasta que no se produzca una desgracia que haga salir el tema en los medios.

La estrategia de Renfe y Adif los últimos años es introducir la técnica a costa del capital humano. Algunas de las consecuencias son las que tú cuentas tan bien, y quizá la más importante es el desamparo del viajero en las estaciones, que ha perdido claramente en seguridad e información.

En estas estaciones de las que hablas, en algunas de ellas el personal que trabajaba hacía faenas en muchas ocasiones incompatibles, para desmotivacion del personal y desagrado del viajero, porque no se podía a tender a éste como deseaba. Fue la excusa perfecta para quitar al personal de las estaciones e introducir las máquinas expendedoras, la megafonía centralizada y el telemando de las señales de las estaciones.

Por cierto, veo que conoces muy bien Montcada i Reixac. Seguro que nos conocemos, aunque sea de vista.